Movilidad en Bici

Consejos prácticos

 

DECÁLOGO PARA CIRCULAR EN BICI POR LA CIUDAD

La importancia de ver y ser vistos

La entrada en vigor de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas está cerca. Debemos acostumbrarnos a circular por el sitio natural de la bicicleta que, en ausencia de carril bici o vía ciclable, es la calzada.
Para ello, presta atención a los diez consejos que te proponemos:

  1. Respeta las normas y señales de circulación. Si queremos que nos respeten, debemos respetar nosotros también las normas establecidas.
  2. Sitúate en el centro del carril por el que circules. Si la bicicleta se sitúa a la derecha del carril, con la intención de "molestar menos" a los vehículos motorizados, transmite una señal confusa para éstos, ya que puede incitarles a adelantar sin mantener una distancia prudencial durante el adelantamiento. Además, si hay coches aparcados, circular demasiado próximo a ellos puede suponer un peligro añadido por quienes abren la puerta del coche sin cerciorarse de que no pasa nadie.
  3. Avisa con antelación los movimientos que vayas a realizar. Para que tu conducta sea predecible para el resto de los conductores, debes conducir en línea recta y marcar debidamente con tus brazos los cambios de dirección que vas a realizar. Haz las maniobras siempre progresivamente y con seguridad.
  4. Circula por el carril de la derecha. Normalmente, el ciclista es el vehículo más lento y por tanto los vehículos motorizados no esperan encontrar una bicicleta en el resto de carriles. No obstante, si tienes que girar a la izquierda, es mejor que lo preveas con antelación y te sitúes en el carril de la izquierda con tiempo suficiente. Recuerda que no está permitido circular por los carriles bus.
  5. Prioridad para los peatones. Cuando circules en bicicleta por zonas de uso compartido señalizadas o zonas de prioridad peatonal que cumplan los requisitos de la Ordenanza, debes tener en cuenta que tú no tienes la prioridad. Adecua tu velocidad a la de los peatones y conduce de manera prudente sin incomodarles en ningún caso.
  6. Asegúrate de que eres visible para todos los usuarios de la vía. En condiciones de baja visibilidad, utiliza luces y elementos reflectantes que te hagan suficientemente visible. En cualquier caso, busca siempre el contacto visual con el resto de conductores, es la mejor forma de asegurarte de que te han visto.
  7. En caso de viento o lluvia, extrema las precauciones y ten presente que los riesgos aumentan.
  8. Busca un itinerario seguro. Merece la pena emplear un poco de tiempo en pensar la ruta que vas a seguir antes de salir de casa. Seguramente paralela a la calle que sueles utilizar cuando transitas a pie o en vehículo motorizado, exista una calzada pacificada, un carril bici, un paseo o central o cualquier otra alternativa más favorable a la circulación en bicicleta.
  9. Mantén tu bicicleta en buen estado. Es importante hacer revisiones periódicas de los frenos, cambios, neumáticos y luces.
  10. Para tu tranquilidad contrata un seguro de responsabilidad civil. Un seguro de responsabilidad civil te será muy útil para hacer frente a los daños que pudieras hacer con la bicicleta a terceras personas.

Y RECUERDA: aunque tengas la razón, la integridad física es lo primero.

Consejos

 

SEGURIDAD

La bici es un vehículo frágil y el ciclista no queda protegido por ninguna envoltura física, por eso es tan vulnerable. Por lo tanto, moverse con seguridad significa vigilar e ir siempre con mucha precaución.
Es mucho más peligroso, por ejemplo, moverse en moto o ciclomotor, ya que se viaja igualmente poco protegido pero a mucha más velocidad. La seguridad del ciclista aumenta si tenemos en cuenta los siguientes consejos:

Circula por el centro de tu carril, y hazte respetar.

Este es un consejo imprescindible. Aún hay mucha gente que circula arrimada a la acera, tanto en el carril de la derecha como el de la izquierda. Si lo haces te arriesgas a:

  • Que te adelanten sin respetar la distáncia de seguridad. Si eres conductor/a sabrás que una bicicleta que ocupa todo el carril te obliga a frenar, y esperar el momento oportuno para cambiar de carril y hacer el adelantamiento correcto. En cambio, una bicicleta arrimada despierta la tentación de adelantar, tanto si se puede dejar una distancia prudencial como no. Y si quedas "empanado" entre un coche y la acera, cualquier imprevisto puede ser fatal.
  • Que un coche aparcado abra las puertas sin mirar. Es un accidente frecuente, y que se debe evitar circulando por el centro del carril. Además, si ocurre, el responsable legal puede ser el ciclista.

Circula a la velocidad adecuada.

Aunque a veces sea incómodo, en la medida de lo posible tienes que adaptar tu velocidad a la de la calle donde circulas. La solución está en escoger calles tranquilas.

Por la carretera hay que circular por el arcén.

Hazte ver por la noche.

Es evidente, pero...¿por qué una buena parte de los ciclistas circula de noche sin luces?
Si no quieres gastar en pilas puedes instalar una luz de dinamo, que tiene la ventaja de ser potente y siempre está disponible.
Detrás es conveniente un reflectante y una luz roja intermitente, a pilas, que no se apague cuando pares en los semáforos.
En tiendas de bicis las encontrarás por 15 euros o menos.
Además existen diversos utensilios reflectantes, chalecos, tiras que se enrollan en los brazos o piernas, etc.

Casco

Plantéate si te conviene llevar casco; puede ser recomendable para los niños. La verdadera seguridad, no obstante, se basa en la moderación de la velocidad y en el respeto entre todos los usuarios de la calle.

En caso de accidente

No toques a los heridos y pide ayuda a personas experimentadas. Si el accidente lo has sufrido tú, no te muevas; espera que llegue ayuda médica aunque te parezca que no te has hecho nada.

CUESTAS

Si no hay más remedio que coger un recorrido con cuestas, ¡siguiendo estas indicaciones es posible que no se te haga tan difícil!

Si lo tienes que hacer habitualmente, mira mapas e intenta encontrar la ruta con menos pendiente aunque el recorrido se haga más largo.

Las cuestas se notan menos si las calles son estrechas y si hay poco tráfico mejor, podrás coger el ritmo de subida que quieras tranquilamente.

Los giros constantes de derecha a izquierda, cambiando a menudo de calle, hacen más distraída la subida.
Es recomendable que la bici tenga un buen cambio de marchas.
Y si te cansas demasiado... ¡déjate ayudar!

SUDOR Y FATIGA

Para mucha gente, la bici se ha convertido en una manera ideal de hacer deporte sin necesidad de cambiar los hábitos cotidianos.
Por lo tanto, nos cansamos más que con otro medio de transporte, pero también ganamos mucho más. Tenemos que pensar también que cuanto más cogemos la bici menos esfuerzo nos costará hacer el mismo trayecto.
Cuando nuestro cuerpo esté en forma haremos el mismo trayecto pero nos cansaremos mucho menos. Dependiendo del ritmo en que circulemos y del calor que haga lo más natural es que el cuerpo sude.
Es inevitable y depende mucho de cada persona, pero si tomamos algunas precauciones podemos evitar que ésto nos suponga un problema.
Siempre podemos llevar ropa de recambio en la bolsa, pero si no podemos hacerlo, tendremos que evitar los tejidos sintéticos y llevar varias capas de ropa para sacárnosla a medida que entramos en calor durante el trayecto.

LLUVIA

Cuando llueve, puedes optar por utilizar cualquier otro tipo de transporte, pero debes tener en cuenta que las cortas distancias de los trayectos urbanos, la ropa y un material adecuado reducen considerablemente los inconvenientes meteorológicos.

¿Cómo tengo que circular cuando llueve?

  • Reduce la velocidad: Bajo la lluvia es más difícil maniobrar la bici ya que las calles resbalan y es más fácil caer.
  • Frena con más anticipación: Los frenos mojados tienen unos tiempos de frenada más largos. Una manera de secarlos es frenar varias veces seguidas.
  • Instala unos guardabarros en la bici: Evitarás ensuciarte la ropa.
  • Utiliza ropa de colores brillantes: La visibilidad de los ciclistas disminuye mucho con la lluvia. Para ir bien preparado no es necesario que nos gastemos ningún dineral. En principio un buen impermeable es más que suficiente.
  • Otros: Existen otros artículos que también pueden ser de mucha utilidad para ayudar a protegernos de la lluvia, como las capuchas (a menudo ya incorporadas en la chaqueta), los zapatos impermeables o las fundas de plástico para cubrirlos y la cinta reflexiva para hacernos más visibles a los automovilistas.

ROBOS

Si vamos siempre con mucho cuidado y tomamos precauciones podremos minimizar los riesgos.

  • La primera recomendación y la más importante es siempre asegurar la bici, aunque la dejes sola medio minuto, ¡ésto ya es un tiempo más que suficiente para cualquier ladrón!
  • Apárcala en un lugar donde circule mucha gente y esté a la vista de todos. A los ladrones no les gustan los lugares concurridos, o sea, evita siempre las callejuelas y los lugares escondidos.
  • Básico, básico... ¡átala bien! Utiliza los aparcabicis, y en caso de que no tengas uno cerca asegura la bici a algo que esté permanentemente clavado en el suelo, que sea rígido y difícil de romper.
  • Un ladrón hábil es capaz de abrir cualquier cadena (también las de forma de U o las de tipo "pitón"), pero tenemos que intentar dificultarle el trabajo lo máximo posible. Ésto quiere decir que es mejor usar dos cadenas: Una que abrace la rueda de delante y el cuadro con un elemento rígido e inmóvil, y otra que coja el asiento con el cuadro y la otra rueda.
  • También tenemos que controlar los dispositivos de fácil apertura del asiento y las ruedas. Cualquiera puede abrirlos, así que lo mejor que podemos hacer es cambiarlos por tornillos tradicionales que, como mínimo, requieren un tiempo y una llave para abrirlos.
  • En un lugar donde estén aparcadas varias bicicletas, los ladrones siempre escogerán las más nuevas y caras para llevarse, así que, no es mala idea usar una bici de segunda mano si la tenemos que dejar durmiendo en la calle.
  • Guarda la factura de compra de tu bici. En caso de robo será la única prueba que tendrás para demostrar la propiedad y te servirá para recuperarla.
  • Te recomendamos que le hagas una marca personal, escondida y resistente, para facilitar su identificación. Otra medida complementaria para facilitar la recuperación de la bici en caso de robo es hacerle una foto y tomar nota de todas sus características.
  • Si te roban la bici, tienes que hacer una denuncia a la Policía, dándoles todos los datos de la bicicleta, la factura, la foto y las circunstancias del robo.

Prevenir riesgos

 

Cómo prevenir diez situaciones arriesgadas

Adaptación del texto How to not get hit by cars, de Michael Bluejay, www.bicyclesafe.com

Una queja típica sobre las guías de seguridad ciclista habituales es que suelen aconsejar poca cosa aparte de que lleves el casco y respetes las normas de tráfico. No confundas llevar un casco con ir seguro. Más vale prevenir. Lo mejor es que no te atropellen.

El consejo "sigue las normas de tráfico" por sí solo no es muy práctico porque es demasiado evidente: la mayoría de la gente es consciente de que es estúpido saltarse un semáforo en rojo cuando hay tráfico cruzando.
El otro problema con el mensaje "sigue las normas de tráfico" es que la gente puede pensar que éso es todo lo que necesita hacer. Pero seguir las normas no es suficiente para circular con seguridad, ni mucho menos.
Ahora vamos a aprender cómo evitar que nos atropellen.

Diez formas de evitar atropellos:

  1. CRUCE POR LA DERECHA
  2. LA PUERTA
  3. SEMÁFORO EN ROJO
  4. GIRO A LA DERECHA
  5. CRUCE A LA IZQUIERDA
  6. ATROPELLO POR DETRÁS
  7. GOLPE EN UN PASO DE PEATONES
  8. DIRECCIÓN CONTRARIA

Tipo de choque nº 1: CRUCE POR LA DERECHA

dibujo choque nº1 dibujo choque nº1

Éste es uno de los tipos de choque o de posible choque más habitual. Un coche sale de una calle lateral, de un aparcamiento o de un acceso por la derecha. Date cuenta de que en realidad hay aquí dos tipos de choque posibles, bien tú estás enfrente del coche y éste te atropella, bien el coche te sale enfrente y tú te lanzas contra él.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

  1. Consigue una luz delantera.Si circulas por la noche, debes usar una luz frontal, sin dudarlo. Lo exigen las normas de tráfico, de todas maneras. Incluso para circular de día, una luz blanca brillante intermitente te puede hacer más visible para los conductores que de otra manera pueden chocar contigo por la derecha.
  2. Toca el timbre. Consigue un timbre o una bocina y úsalos siempre que veas un coche que se aproxime (o esté esperando) enfrente de ti y a tu derecha. Si no tienes una bocina, grita "¡eh!". Puedes sentirte incómodo tocando la bocina o gritando pero es mejor sentirse incómodo que ser atropellado.
  3. Reduce la velocidad. Si no puedes tener contacto visual con el conductor (sobre todo de noche), disminuye la marcha lo suficiente para estar seguro de poder parar si es necesario. Desde luego que es molesto, pero es preferible a chocarse.
  4. Colócate a la izquierda. Fíjate en las dos líneas azules A y B del dibujo. Probablemente estás acostumbrado a circular por la A, muy pegado al bordillo porque te preocupa que te golpeen por detrás. Pero echa un vistazo al coche. Cuando el conductor mira la carretera para comprobar el tráfico, no mira a la trayectoria de la bici o a la zona más cercana al bordillo; busca otros coches EN EL CENTRO del carril. Cuanto más a la izquierda estés (como se muestra en B) más probable es que el conductor te vea. Esto tiene ventajas añadidas: si el automovilista no te ve y empieza a salir, puedes desplazarte INCLUSO MÁS a la izquierda, o puedes acelerar y apartarte de su camino antes de chocar, o rodar sobre el capó mientras el coche reduce la velocidad. Resumiendo, te da más opciones. Ya que si te quedas pegado a la derecha y vienen coches, tu única "opción" es ir directo contra la puerta del conductor.
    Por supuesto hay un inconveniente. Circular pegado a la derecha te hace invisible a los automovilistas enfrente de ti en los cruces, pero circular por la izquierda te hace vulnerable a los coches que vienen detrás de ti. Tu posición real en el carril puede variar dependiendo de lo ancha que sea la calle, de cuántos coches haya, de lo rápido y lo cerca que te pasen y de lo lejos que estés del siguiente cruce. En las carreteras rápidas con pocos cruces de calles, circula más pegado a la derecha y en carreteras lentas con muchos cruces de calles circula más a la izquierda.
 

Tipo de choque nº 2: LA PUERTA

dibujo choque nº2Un conductor abre la puerta derecha delante de ti. Tú te diriges justo contra ella si no puedes parar a tiempo. Si tienes suerte, el automovilista saldrá del coche antes de que tú te choques contra la puerta y, como mal menor, amortiguará el impacto.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

Circula por la izquierda. Circula lo suficientemente a la izquierda para no chocar con ninguna puerta que se abra inesperadamente. Puede que desconfíes de circular a la izquierda en el carril y que los coches no te puedan adelantar fácilmente, pero si se circula pegado a la derecha es MUCHO más probable chocarse contra una puerta de un coche aparcado que ser atropellado por detrás por un coche que puede verte con claridad.

 

Tipo de choque nº 3: SEMÁFORO EN ROJO

dibujo choque nº3 Paras a la derecha de un coche que está esperando en un semáforo en rojo o en un stop. No te puede ver. Cuando el semáforo se pone verde avanzas, y entonces el coche gira a la derecha directo contra ti. Incluso coches de pequeño tamaño pueden atropellarte así, pero esta situación es especialmente peligrosa cuando estás parado al lado de un autobús o un camión. El radio de giro es mucho más cerrado en las ruedas posteriores que en las delanteras y, aunque frenes, pueden aplastarte.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

No pares en el ángulo muerto. Sencillamente, para DETRÁS del coche en lugar de a su derecha, como se muestra en el dibujo. Esto te hace muy visible al tráfico por todos los lados. Es imposible que el coche que esté detrás de ti no te vea si estás justo enfrente de él.
Otra posibilidad es parar bien en el punto A del dibujo de arriba (donde el primer conductor puede verte) bien en el punto B, detrás del primer coche de modo que si gira no te toque, y lo suficientemente por delante del segundo coche para que te pueda ver bien. No es buena idea evitar parar a la derecha del primer coche si vas a cometer la equivocación de parar a la derecha del segundo. Cualquiera de ellos te puede hacer polvo.

dibujo choque nº4

Si eliges el punto A, arranca rápidamente para cruzar la calle en cuanto el semáforo se ponga en verde. No mires al automovilista para ver si sigue recto o gira. Si tú estás en el punto A y el coche quiere torcer, estás en su camino. ¿Por qué escoges ese lugar si no te apresuras a cruzar la calle cuándo puedes hacerlo? Cuando el semáforo se ponga verde, arranca sin más y cruza rápidamente. (Pero, por supuesto, asegúrate de que no vienen coches que se hayan saltado el semáforo de la calle que cruzas.)
Si escoges el punto B, no adelantes al coche que tengas enfrente cuando el semáforo se ponga verde; quédate detrás, puesto que podría girar a la derecha en cualquier momento. Si no gira enseguida, puede girar en un acceso o en un aparcamiento siempre de manera inesperada. No cuentes con que los automovilistas señalicen los giros. No lo hacen. Asume que un coche puede girar a la derecha en cualquier momento. (NUNCA adelantes a un coche por la derecha.) Pero intenta permanecer delante del coche que te siga hasta que hayas cruzado del todo, porque de otra manera podría echársete encima si girara a la derecha.

Aunque no defendemos saltarse los semáforos en rojo, ten en cuenta que, si no hay tráfico cruzando, adelantarte puede ser más seguro que esperar legalmente justo a la derecha del automóvil sólo para que choque contra ti si gira a la derecha. La moraleja no es que deberías saltarte las normas, sino que puedes sufrir un accidente fácilmente aunque las respetes. No olvides que, desgraciadamente, la mayor parte de las normas están hechas pensando en vehículos motorizados.
Además, sé muy cuidadoso cuando pases por la derecha a los coches parados en un semáforo en rojo.
Corres el riego de que un ocupante que salga de un coche te golpee con la puerta o que te aplaste un coche que decida inesperadamente girar hacia un espacio de aparcamiento en el lado derecho de la calle.

 

Tipo de choque nº 4: GIRO A LA DERECHA

dibujo choque nº4 Un coche te adelanta e intenta girar a la derecha enfrente de ti, o directamente contra ti. Los conductores creen que no vas rápido porque vas en bici, así que no se les ocurre pensar que no puedan adelantarte a tiempo. Aunque hayas tenido que reducir bruscamente la velocidad para no chocar, a menudo no creen haber hecho nada mal. Este tipo de choque es muy difícil de evitar porque lo normal es que tú no veas el coche hasta el último segundo y no puedas esquivarlo.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

  1. No circules por la acera. Cuando sales de la acera para cruzar la calle eres invisible para los conductores. Te arriesgas a un atropello si lo haces.
  2. Circula por la izquierda o por el centro del carril que ocupas. Ocupar el carril completo hace difícil que te adelanten los coches para cortarte el camino o echársete encima. No te sientas mal por ocupar el carril completo: si los conductores no amenazaran tu vida girando enfrente de ti o contra ti o adelantándote demasiado cerca no tendrías que hacerlo. Si el carril en el que estás no es lo suficientemente ancho para que los coches te adelanten de manera segura, tendrías que ocuparlo completo de todas maneras. El tema de la posición en el carril se comenta con más detalle más abajo.
  3. Mira por el espejo o gira la cabeza antes de acercarte a una intersección. Asegúrate de mirar bien antes de llegar a la intersección. Cuando estés ya atravesando el cruce, necesitarás prestar atención a lo que tengas enfrente de ti.

GIRO A LA DERECHA, 2ª parte

dibujo choque nº4 Estás adelantando a un coche que va lento (incluso a otra bici) por la derecha, cuando de repente gira a la derecha contra ti al intentar aparcar o entrar en un acceso o calle lateral.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

  1. No adelantes por la derecha. Este choque se evita fácilmente. Basta con que no adelantes a ningún vehículo por la derecha. Si un coche delante de ti va a 10 km/h, reduce también la velocidad detrás de él. El coche acabará por acelerar. Si no lo hace, adelántalo por la izquierda cuando sea seguro.
    Cuando adelantes a un ciclista por la izquierda, anuncia "por tu izquierda" antes de empezar a adelantar, para que no se eche a ese lado de repente y se choque contigo. (Por supuesto es mucho menos probable que una bici se mueva de pronto sin mirar a la izquierda, donde podría alcanzarla un coche, que a la derecha hacia su destino.) Si circula demasiado a la izquierda para adelantarla sin riesgo, anuncia "por la derecha" antes de pasarla por ese lado.
    Si hay parados un montón de coches en un semáforo, puedes intentar adelantar prudentemente, siempre preparado para el caso de que el tráfico se mueva otra vez inesperadamente, de otra manera podrías sufrir un Tipo de choque número 3: SEMÁFORO EN ROJO.
  2. Mira para atrás antes de girar a la derecha. Así evitarás chocar con ciclistas que violen el consejo número 1 explicado más arriba y que intenten adelantarte por la derecha. Mira detrás de ti antes de girar a la derecha para asegurarte de que ninguna bici quiere adelantarte. (Recuerda también que pueden aparecer desde la acera detrás de tí mientras tú circulas por la calle.) Aunque la culpa sea del otro ciclista por intentar adelantarte por la derecha cuando tú giras al mismo lado, y él se estampe contra tí, el golpe no duele menos en absoluto.
 

Tipo de choque nº 5: CRUCE A LA IZQUIERDA

dibujo choque nº5Un coche que viene hacia ti gira a su izquierda enfrente de ti o directamente contra ti. Esta situación es parecida a la que figuraba en el tipo número 1 más arriba.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

  1. No circules por la acera. Cuando sales de la acera para cruzar la calle, eres invisible para los coches que están girando.
  2. Consigue una luz delantera. Si circulas por la noche, deberías usar una luz frontal, sin dudarlo. Además es obligatorio.
  3. Es obligatorio llevar reflectantes de noche, pero no es mala idea llevarlos también de día. De noche también puede ser de ayuda llevar alguna prenda reflectante.
  4. Reduce la velocidad. Si no puedes tener contacto visual con el conductor (sobre todo por la noche), reduce la velocidad tanto como puedas para parar si es necesario. Es incómodo, claro está, pero evita que te atropellen.
 

Tipo de choque nº 6: ATROPELLO POR DETRÁS

dibujo choque nº6 dibujo choque nº6

Inocentemente, te echas un poco a la izquierda para esquivar un coche aparcado o cualquier otro obstáculo en la calzada; entonces te golpea un coche por detrás.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

  1. Nunca, de ninguna manera, te muevas a la izquierda sin comprobar tu espejo o mirar primero hacia atrás. A algunos automovilistas les gusta adelantar ciclistas a una distancia de centímetros, así que moverte inesperadamente aunque sea una pizca hacia la izquierda te puede colocar en la trayectoria de un coche.
  2. No circules por una zona de aparcamiento aunque no haya coches aparcados. Puedes sentir la tentación de circular por esta zona volviendo al carril con tráfico cuando encuentres un coche aparcado. Esto te pone en peligro de que te golpeen por detrás. En lugar de eso circula bien recto por el carril con tráfico.
  3. Puede ser útil usar un espejo en el manillar.

ATROPELLO POR DETRÁS (2ª parte)

dibujo choque nº7

Un automóvil choca contra ti por detrás. Ésto es lo que más temen muchos ciclistas pero no es el accidente más común (excepto quizás de noche o en viajes largos fuera de la ciudad). Sin embargo, es uno de los choques más difíciles de evitar ya que normalmente no vas mirando hacia atrás. La mejor manera de evitarlo es circular por calles muy anchas o por carriles bici, o por carreteras donde el tráfico sea lento. Los accidentes más comunes de este tipo suceden de noche, sobre todo por no llevar luces. Es infrecuente que se choquen contigo por detrás durante el día.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

  1. Consigue una luz trasera. Si circulas de noche, deberías usar una luz trasera intermitente, sin dudarlo.
    Las tiendas de bicicletas venden luces traseras intermitentes por 15 euros o menos. Estas luces usan normalmente dos pilas AA que duran meses (200 horas más o menos). Si circulas de noche, consigue una luz trasera.
  2. Escoge calles anchas. Circula por calles anchas cuyo carril sea tan ancho que quepan cómodamente un coche y una bici juntos. Así un coche puede pasarte rápido y no chocar contigo, ¡aunque no te haya visto!
  3. Escoge calles con tráfico lento. Cuanto más despacio vaya un coche más tiempo tiene el conductor para verte. Son más aconsejables las calles secundarias. Investiga cómo realizar tus trayectos por este tipo de calles.
  4. Utiliza las calles pequeñas durante los fines de semana. El peligro de circular los viernes y los sábados por la noche es mucho mayor que otras noches porque hay gente que conduce borracha. Si circulas en una noche de fin de semana, asegúrate de ir por calles secundarias antes que por calles principales.
 

Tipo de choque nº 7: GOLPE EN UN PASO DE PEATONES

dibujo choque nº8 Vas circulando por la acera, cruzas la calle por un paso de peatones y un coche gira a la derecha directo contra ti. Los coches no se esperan una bicicleta en el paso de peatones por lo que debes tener mucho cuidado para evitar esta situación.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

  1. Si circulas por la noche, deberías usar una luz delantera sin dudarlo. Además es obligatorio.
  2. Reduce la velocidad. Lo suficiente para que seas capaz de parar si es necesario.
  3. No circules por las aceras. Cruzar entre aceras puede ser una maniobra bastante peligrosa. Si lo haces por el lado izquierdo de la calle te arriesgas a que te golpeen como se muestra en el dibujo. Si lo haces por el derecho, te arriesgas a que te atropelle por detrás un coche que esté girando a la derecha. También te arriesgas a que te atropelle un coche que salga de un aparcamiento o de un acceso. Estos accidentes son difíciles de evitar, lo que es una razón de peso para no circular por la acera antes que nada.

Otro motivo para no circular por la acera es que amenazas a los peatones. Tu bici es tan amenazadora para los peatones como lo es un coche para ti. Por último, circular por las aceras es ilegal salvo que se especifique lo contrario. Si pese a ello circulas por ellas, que sea despacio, a ritmo de paso de peatón, y de forma EXTREMADAMENTE cuidadosa, SOBRE TODO al cruzar la calle.

 

Tipo de choque nº 8: DIRECCIÓN CONTRARIA

dibujo choque nº9

Vas circulando a contramano (contra el tráfico, por el lado izquierdo de la calle). Un coche gira desde una calle lateral, acceso o aparcamiento, directo contra ti. No te puede ver porque está comprobando el tráfico sólo a su izquierda, no a su derecha. Los automovilistas generalmente esperan ver grandes bultos acompañados de ruido de motor por lo que es fácil que una bici les pase desapercibida.

Peor todavía, puede atropellarte un coche que venga de frente a ti en la misma carretera. Tiene poco tiempo para verte y eludirte porque se acerca a ti más rápido de lo normal (puesto que tú vas hacia él en lugar de alejarte). Por la misma razón, si se choca contra ti el impacto va a ser mucho más contundente. Tu velocidad y la suya se suman.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

No circules en dirección contraria (o contramano) a no ser que esté expresamente permitido para bicicletas.
Circular en dirección contraria puede parecer una buena idea porque puedes ver los coches que te adelantan pero no lo es.
Éstas son las razones:

  1. Los coches que salen de los accesos, aparcamientos y calles que cruzan (enfrente de ti y por la izquierda), y que están girando hacia la derecha en tu calle, no esperan que haya tráfico en dirección contraria. No te verán y se estrellarán contra ti.
  2. ¿Cómo piensas girar a la derecha?
  3. Los coches se te acercarán a una velocidad relativa mucho mayor. Si circulas en el mismo sentido que el vehículo la velocidad del choque es la resta de la suya y la tuya, pero si circulas en sentido contrario, las velocidades se suman y el impacto es muchísimo más fuerte. Desde el momento en que os acercáis más deprisa el uno al otro, tanto tú como el automovilista tenéis mucho menos tiempo para reaccionar. Y si se produce el choque, va a ser diez veces peor.
  4. Circular en dirección contraria es ilegal (salvo que se especifique lo contrario y se reserve un espacio para ello) y, además del riesgo que corres te pueden poner una multa.

Campañas

 

Campañas divulgativas

Campaña Divulgativa 2012

2012

Peatón, ciclista, conductor, nos respetamos todos
Folleto(Documento en formato pdf) Tamaño 2,3 Mb
Campaña Divulgativa 2010

2010

Normas Básicas para Circular
Díptico(Documento en formato pdf) Tamaño 684 Kb

Ventajas

 

Tienes libertad de movimientos

La bici te evita atascos y no tienes que dar vueltas y más vueltas para aparcar.
Muévete con libertad por la ciudad, sin horarios, sin depender del tráfico

Es más rápida que el coche

La bici es más rápida que el coche en distancias urbanas cortas y medias. Está comprobado que, si tienes el centro de la ciudad como destino, la bici casi siempre es el transporte más rápido.

Ahorras tiempo y dinero

Te evitas los costes de un coche o una moto: gasolina, impuestos, reparaciones, aparcamiento. Además ahorras mucho dinero en seguros.

Puedes ponerte en forma y cuidar tu salud

Ir en bici es uno de los ejercicios más beneficiosos y ayuda a prevenir las enfermedades coronarias, la hipertensión, el colesterol y la diabetes. La práctica regular permite reducir la frecuencia cardiaca y respiratoria en reposo.

Es el único medio de transporte realmente ecológico.

La bicicleta es un factor clave para reducir los niveles de contaminación ambiental y acústica de las ciudades. La bici es el medio de transporte más eficiente en términos energéticos: consume 12 veces menos energía que un coche lleno, para llevar a una persona 1 kilómetro, y 50 veces menos que un coche ocupado por una sola persona.