Sin Barreras

El Ayuntamiento de Zaragoza incorpora libros de lectura fácil en todas las bibliotecas públicas municipales

26/10/2017.

El objetivo es garantizar el derecho a la cultura a personas con dificultades de comprensión lectora, por causas como discapacidad, edad o desconocimiento del idioma


El alcalde Pedro Santisteve y la concejala Arantza Gracia han presentado esta iniciativa junto a la Asociación Aragonesa de Lectura Fácil. Cada biblioteca municipal ha recibido 30 obras literarias, adaptadas en su forma y contenido

Las 26 bibliotecas públicas municipales de Zaragoza han incorporado a sus fondos una colección de libros de lectura fácil: obras adaptadas para personas que tienen limitadas sus habilidades de comprensión a causa de una discapacidad, de su edad, o de un escaso conocimiento del idioma.

El alcalde Pedro Santisteve y la concejala de Educación e Inclusión del Ayuntamiento de Zaragoza, Arantza Gracia, han presentado hoy esta iniciativa en la biblioteca pública María Moliner (plaza de San Agustín), en un acto en el que han participado también la presidenta de la Asociación Aragonesa de Lectura Fácil, María Luisa Cola, y miembros de la Fundación Cedes, entidad social que trabaja con personas con discapacidad.

Cada biblioteca municipal ha recibido una colección compuesta por treinta obras de ficción, algunas de ellas infantiles y el resto dirigidas al público adulto, disponibles para préstamo o consulta. Todos son títulos reconocidos, como Moby Dick, Romeo y Julieta, La vuelta al mundo en 80 días, El fantasma de Canterville, La isla del tesoro, Lazarillo de Tormes, El Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Drácula o Don Quijote de la Mancha, entre otros. La colección completa puede consultarse en la Guía de lectura fácil que ya está disponible en la web del Ayuntamiento de Zaragoza.

Las obras originales están adaptadas en su lenguaje, en su contenido y su forma, para facilitar su acceso a aquellas personas que tienen dificultades lectoras transitorias (inmigración, incorporación tardía a la lectura, escolarización deficiente...) o permanentes (trastornos del aprendizaje, diversidad funcional, senilidad...).

De esta forma, la red de bibliotecas públicas municipales de la capital aragonesa se convierte en una de las primeras de España en contar con unos fondos propios de lectura fácil en todos sus centros. Una medida con la que el Ayuntamiento de Zaragoza avanza en su objetivo de democratizar la cultura, garantizando este derecho básico a toda la ciudadanía.

Para ello, las 26 bibliotecas públicas municipales (a las que se suma el servicio de Bibliobús) constituyen un recurso óptimo, como un servicio de proximidad, con carácter de espacio público de relación, encuentro y de centro de referencia social y cultural en los diferentes distritos y barrios. En la actualidad, la red cuenta con 61.145 personas socias activas y 471.494 fondos documentales, de los que 378.326 (el 80,2%) son libros. A ellos se suman un buen número de materiales son documentos sonoros, audiovisuales, electrónicos u otros.