Ayuntamiento de Zaragoza

Juventud / CIPAJ

CONSTRUYENDO NUESTRA AUTOESTIMA

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la valoración que hacemos de nuestra forma de ser, es saber que eres una persona valiosa. Asimismo, engloba el conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran nuestra personalidad. Es decir, integra dos componentes, el sentimiento de capacidad personal y el de valía.

Con respecto a la autoestima, hay algo que tenemos que tener muy claro; los lujos materiales, el reconocimiento de las otras personas, las capacidades, las operaciones o el trabajo, entre otros, no van a generar nuestra autoestima. Esto significa que no necesitamos ser perfectos ni tener lo mejor para desarrollar una sana autoestima.

¿Cómo se aprende?

Este ejercicio de valoración comienza desde la infancia y va cambiando a lo largo del tiempo. La autoestima se aprende, por lo que podemos mejorarla.

A partir de los 5 o 6 años comenzamos a desarrollar el autoconcepto a través de nuestras personas más próximas.En definitiva, todo lo que nos rodea va formando una imagen de nosotros mismos, junto con nuestras experiencias en la vida.

Es en la adolescencia cuando nuestra autoimagenes más vulnerable. En esta etapa se pasa de la dependencia familiar a la independencia, a la autoafirmación y a la búsqueda del apoyo social que confirme nuestros valores. Razones por las que tenemos que estar atentos y configurar una imagen sana de nosotros mismos. Hay que tener en cuenta que la adolescencia es una etapa de miedos e inseguridades, así como de cambios en la imagen física, a la cual se le da especial importancia.

¿Cómo se siente una persona con autoestima positiva?

¿Quieres saber cómo se siente una persona con la autoestima positiva? Aquí tienes algunas pistas:

  • Igual que otras personas, aunque reconoce las diferencias que le hacen especial.
  • Reconoce sus principios y valores y no tiene miedo a defenderlos.
  • Fuerte y segura para reconocer que puede estar equivocada y modificar esos valores o principios.
  • Se centra en el presente, no preocupándose demasiado por el pasado, ni por lo que pueda ocurrir en el futuro.
  • No se deja manipular por los demás, aunque está dispuesta a colaborar si es apropiado.
  • Tiene confianza en resolver los problemas que se presentan, sin tener miedo a los fracasos o dificultades.

¿Y una persona con baja autoestima?

Las personas con baja autoestima tienen una forma inadecuada de pensar, una manera distorsionada de ver la realidad y, por lo general, incluyen pensamientos como estos:

  • Siempre fracasaré. Generalizan un hecho concreto aplicándolo a reglas universales.
  • Prestan atención a lo negativo y se olvidan de lo positivo..
  • Creencia de que si no es perfecto no vale, es el todo o nada.
  • No quieren, ni respetan su cuerpo. Tienen mensajes negativos hacia su persona y se compara negativamente con las demás personas.
  • Se dejan influir por otras personas y suposiciones sin tener evidencia real de ello: creo que piensan mal de mí.
  • Se autoacusan constantemente y piensan que culpan a los demás por sus defectos y fallos.
  • Se sienten responsables de todo y con todos o, por el contrario, no se sienten responsables de nada
  • Tienen un razonamiento excesivamente emocional: es verdad si así lo siento, si me siento tonta soy tonta.

¿Qué debes tener en cuenta para una sana autoestima?

  • Autoconocimiento. Es importante tener un nivel de conocimiento apropiado de nuestras acciones. Esto significa vivir aceptando los hechos, la realidad, el conocimiento y la verdad.
  • Autoaceptación. O lo que es lo mismo, tener la valentía necesaria para ser uno mismo. Esto supone aceptarnos como somos, con nuestras cualidades y defectos y es la base de nuestro desarrollo. Hay que tener muy presente que somos personas valiosas e importantes.
  • Autovaloración. Es necesario saber evaluar nuestra conducta de manera apropiada. Los pasos a seguir son los siguientes:
    1. Evaluar la conducta en cuanto a nuestros propios valores y no a los de los demás.
    2. Realizar evaluaciones con honestidad y compasión y ser comprensivos con nosotros mismos. Es recomendable tener en cuenta el contexto y las circunstancias que nos llevaron a obrar de esa manera.
    3. Tomar medidas en aquellas situaciones en las que verdaderamente nos sintamos racionalmente culpables para eliminar la culpa. Es sano admitir el error, perdonar y no volver a cometer el fallo, en lugar de aferrarnos al dolor pasivamente.
  • Autoconcepto. La imagen que tenemos de nosotros mismos, no solo la apariencia física sino las ideas y creencias.


¿Qué hacer para construir una autoestima saludable?

  1. No idealizar a los demás. Cuando lo hacemos, caemos en las comparaciones que nos perjudican porque no son realistas, todos tenemos cualidades y defectos.
  2. Evaluar tus cualidades y logros. Haz dos listas y tenlas muy presentes porque son tus puntos fuertes, además de un refuerzo.
  3. Si algo no nos gusta,cambiarlo y si el esfuerzo no compensa, siempre podemos aprender a vivir con ello, es un ejercicio más de aceptación incondicional. Mary Engelbreit dijo: Si no te gusta algo, cámbialo, si no puedes cambiarlo, cambia la forma en la que piensas sobre ello. Tenemos que aprender con buenos ojos. Por lo general, no son las situaciones sino los pensamientos que tenemos acerca de ellas lo que nos hace sufrir.
  4. Controlar nuestros pensamientos y cambiarlos, ya que influyen en los sentimientos y en el comportamiento. Por ejemplo soy un inútil, no sirvo para nada, no valgo...
  5. No podemos gustar a todo el mundo, no es necesaria la aprobación de los demás. En general, nos gusta que nos digan que lo hemos hecho bien, pero no debemos necesitarlo para sobrevivir. Tenemos que ser conscientes de nuestra escala de valores y aceptar que no vamos a agradar a todos.
  6. Afrontar los problemas con paciencia y sin agobios. Se necesita tiempo y disposición para buscar soluciones, valorarlas y elegir la más adecuada o simplemente aceptar que no podemos solucionarlo todo.
  7. Tomar las riendas de nuestra vida y llegar a donde queremos s llegar. No debemos dejarnos arrastrar por las situaciones y acontecimientos.
  8. Aprender de los errores para no volver a repetirlos.
  9. Ser justo con uno mismo y eliminar toda perfección que no existe y garantiza nuestra infelicidad. Aceptar nuestras limitaciones y ser comprensivos con nosotros, no pasa nada si un día estamos de mal humor o nos hemos equivocado.
  10. Acepta nuestros cuerpo y aprende a vivir con las cosas que no podemos cambiar. Es importante fijarse en lo positivo de las cosas y no únicamente en lo que no nos gusta.
  11. Ciudarse, somos personas únicas; tenemos que comer bien y hacer ejercicio físico. Sentirse bien favorece la "autoimagen".
  12. Disfrutar de los pequeños placeres, tomarse un baño relajante, ver la puesta de sol, pasear... Hay que buscar un hueco en el día para estas pequeñas cosas, son fundamentales para nuestro bienestar

Como bien dice Nathaniel Branden, de todos los juicios a los que nos sometemos, ninguno es tan importante como el nuestro. Por ello debemos entrenarnos en la aceptación de nuestros límites y capacidades. El aumento de autoestima hace que las cosas sean diferentes, cuando tengas claro en qué consiste esa diferencia, sabrás que merece la pena obtenerla.

Bibliografía relacionada

  • Branden N. Cómo mejorar su autoestima. Ed. Grupo Planeta.
  • Branden N. El poder de la autoestima. Ed Paidos.
  • Rojas E. El respeto hacia uno mismo. Ed. Paidos.
  • Rojas E. Superar la adversidad: el poder de la resiliencia. Ed.Booket.
     

Aroa Ortega
Asesora Psicológica del CIPAJ y de la Universidad de Zaragoza, desde febrero de 2016
 

Información actualizada en julio de 2017

 

DONDE ACUDIR

 

CIPAJ, Centro de Información Juvenil.. Casa de los Morlanes. Plaza San Carlos, 4. 50001 Zaragoza. Tel. 976 721 818. cipaj@zaragoza.es