Ayuntamiento de Zaragoza

Juventud / CIPAJ

Boletín del CIPAJ del 17/10/2017

Sin Problemas
El Sistema Arbitral de Consumo[Arriba]

    

El Sistema Arbitral de Consumo es una vía extrajudicial de solución de conflictos surgidos entre los consumidores y usuarios y los empresarios, comerciantes o profesionales, que tiene como principal atractivo el hecho de ser gratuita, al no necesitar abogado ni procurador y ser un procedimiento más rápido que el judicial.

En contra de lo que se piensa, las resoluciones que se dictan al finalizar un Arbitraje de consumo, laudos arbitrales, son de obligado cumplimiento, al igual que las resoluciones que se dictan al finalizar los procedimientos judiciales, denominados sentencias.

Otra característica importante del sistema es la voluntariedad de someterse al mismo. Empresas, comercios o profesionales pueden adherirse al sistema arbitral de consumo previamente a la aparición de cualquier conflicto, y por ello tendrán en la puerta de su establecimiento y en un lugar visible del mismo una pegatina indicando su adhesión al sistema.

Este hecho es una garantía mas para cualquier consumidor/a o usuario/a de dicho negocio, dado que la empresa voluntariamente admite y se adhiere a someterse a un sistema arbitral de consumo para resolver los conflictos que surjan en su establecimiento y acatar lo que el sistema resuelva dado que el laudo es de obligado cumplimiento.

Por el contrario, si un establecimiento no está adherido al sistema arbitral de consumo, el consumidor/a podrá igualmente formular una reclamación ante la oficina de consumo del Gobierno de Aragón solicitando someterse voluntariamente al arbitraje, pero si la empresa rechaza someterse al mismo, no le quedará otra solución que interponer una demanda ante el Juzgado correspondiente pidiendo la protección de sus derechos.

¿Cómo funciona el Sistema Arbitral de Consumo?

El Sistema Arbitral de Consumo opera a través de los Colegios Arbitrales de Consumo que se constituyen para dar solución a cada una de las reclamaciones planteadas, dictando el correspondiente laudo.

El Colegio Arbitral estará compuesto por tres árbitros designados del siguiente modo:

  • Un árbitro/a, que representa a los consumidores en general.
  • Un árbitro/a, que representa al sector empresarial, comercial o profesional implicado.
  • Un árbitro/a, que actúa como Presidente/a del Colegio Arbitral. Designado por la Junta Arbitral, entre personal al servicio de las Administraciones Públicas.

Una vez constituido el Colegio Arbitral, las partes son citadas para el acto de Audiencia. En el mismo, cada una de las partes podrá ser oída en defensa de sus intereses, pudiendo contradecir las alegaciones hechas en su contra. Asimismo se les concede la oportunidad de conciliación a los efectos de resolver por ellas mismas su propio conflicto.

En el acto de Audiencia, los árbitros no actúan en defensa de las partes pertenecientes al sector que representan.

Las partes no precisan de abogado ni procurador, para intervenir en el acto de Audiencia cualquiera que sea la cuantía de la reclamación.

Salvo que las partes optasen por un arbitraje de Derecho, el laudo dictado por el Colegio Arbitral para la resolución del conflicto será en equidad.

Principales características Sistema Arbitral de Consumo:

  • Voluntariedad. Sólo se pone en marcha por la adhesión libre de las partes en conflicto para resolver las reclamaciones formuladas.
  • Rapidez. El laudo arbitral deberá dictarse en el plazo máximo de 4 meses desde la designación del Colegio Arbitral.
  • Economía. Al no ser necesaria la intervención de abogado/a ni procurador/a, es gratuito.
  • Unidireccionalidad. Aunque sólo se inicia a instancia del consumidor o usuario y nunca de la empresa, comercio o profesional, a lo largo del proceso estos últimos pueden plantear cuestiones que estén directamente vinculadas con la reclamación.
  • Cuantía ilimitada. El objeto de la reclamación puede ser de cuantía ilimitada. Sin embargo, no pueden ser objeto de arbitraje de consumo las cuestiones sobre las que exista resolución judicial firme y definitiva, aquéllas en que las partes no tengan poder de disposición, deba intervenir el Ministerio Fiscal y en las que concurran intoxicación, lesión, muerte o existan indicios racionales de delito.
  • Eficacia. El conflicto se resuelve mediante un laudo o resolución del Colegio Arbitral que tiene la misma eficacia que una Sentencia Judicial.
  • Ejecutividad. Los laudos dictados por el Colegio Arbitral son ejecutivos y de obligado cumplimiento.

La Junta Arbitral de Consumo de Aragón, está ubicada en Vía Universitas nº 36, 6 planta, y el teléfono de contacto es el 976 715 610. Si has tenido algún problema como consumidor e usuario, con una empresa, comercio o profesional en relación con cualquier bien o servicio de consumo, puedes acudir a la Asesoría Jurídica del CIPAJ en la que se te informará de tus derechos y se te proporcionará ayuda para formalizar el impreso de inicio de reclamación del procedimiento arbitral.

Si quieres debatir sobre este tema y compartir inquietudes, el miércoles 18 de octubre, a las 17 h, en el CIPAJ hablamos D... El Sistema Arbitral de Consumo. Inscríbete en: http://bit.ly/2y3wDGw

Adolfo Cortes Eneriz.

Asesor Jurídico CIPAJ y Universidad de Zaragoza

DÓNDE ACUDIR

 

CIPAJ, Centro de Información Juvenil.. Casa de los Morlanes. Plaza San Carlos, 4. 50001 Zaragoza. Tel. 976 721 818. cipaj@zaragoza.es