Ayuntamiento de Zaragoza

Policía Zaragoza

Escuchar contenido de la página

El nuevo cuartel de la Policía Local se perfila ya como un edificio de vanguardia y calidad al pie del tercer cinturón de circunvalación

15/05/2008. Las obras se centran ahora en rematar los últimos detalles del módulo administrativo, que será el que prestará atención al público. Las dependencias deportivas y de entrenamiento estarán concluidas el próximo otoño

Zaragoza, jueves, 15 de mayo de 2008.- El nuevo cuartel de la Policía Local de Zaragoza, situado en el barrio de la Paz, se perfila ya como un edificio de vanguardia y calidad al pie del tercer cinturón de circunvalación. Con la puesta en marcha de este equipamiento, la Policía Local dispondrá de una infraestructura moderna y un diseño arquitectónico muy respetuoso con el medio ambiente, que garantizará un servicio de calidad a los ciudadanos y mayor accesibilidad al recinto, al encontrarse entre dos vías de ronda.

El nuevo cuartel, que ocupa una superficie total construida de 32.035 metros cuadrados, ha completado el proceso constructivo en el módulo administrativo, que será además el que utilicen los ciudadanos. En la actualidad, la empresa que ejecuta los trabajos, Sacyr y Marcor Ebro, remata los últimos detalles de este edificio, completando la instalación de sanitarios, mamparas, y cableado eléctrico. Asimismo, realiza el pintado de las plazas de aparcamiento, que está distribuido en dos plantas. La menos dos tiene una capacidad para 353 vehículos; en la menos uno estacionarán 84 motos y otros 80 vehículos policiales. Asimismo, se ha acondicionado un aparcamiento de superficie con 40 plazas para el público.

Operativo y moderno

La concepción de este cuartel, según el diseño del arquitecto Adolfo Morán, se ha realizado desde criterios de respeto al medio ambiente. De esta manera, aunque prima la operatividad y la seguridad del edificio, las instalaciones se han calculado teniendo en cuenta los parámetros de ahorro de energía y de sostenibilidad. Esta solución, sin embargo, se ha adoptado con unas líneas arquitectónicas de vanguardia, que hacen del Cuartel de La Paz un edificio singular y simbólico.

La parte administrativa del nuevo cuartel, que se sitúa en la zona más cercana al tercer cinturón, ocupa el centro del complejo y se organiza en un bloque de dos plantas, rodeando el patio de operaciones. Es la parte que dispone de un diseño arquitectónico más vanguardista y ambicioso. Así, el cono que culmina el edificio y que es ya un elemento identificativo de este nuevo equipamiento urbano, actúa como un lucernario, que se podrá elevar gracias a seis cilindros hidráulicos, permitiendo la entrada de luz y aire natural en las épocas de bonanza climatológica, consiguiendo una estancia más agradable. Además, en este edificio se instalará una gran estructura metálica en la que se alojará una antena que dará cobertura a las comunicaciones del cuartel y permitirá identificar las instalaciones policiales desde diversos puntos de la capital aragonesa.

El bloque administrativo se asemeja a una caja de cristal, que incorpora parasoles mecánicos para regular la luz y la temperatura del interior, y permitirá, además, conectar con las oficinas interiores por la parte posterior del edificio. En la planta baja se situarán las oficinas de gestión, de permisos y de objetos perdidos; es decir, todos aquellos servicios más vinculados con el ciudadano. En la planta primera se ubicarán las dependencias de Policía Judicial, fotografía e informática. A este edificio llegarán también los taxis a partir de otoño para pasar sus correspondientes inspecciones técnicas.

Los cinco módulos restantes que forman parte del cuartel rodearán al edificio administrativo. El cuartel albergará al 45% de la plantilla de la Policía Local, es decir, a unos 600 agentes aproximadamente, y en él se instalarán los componentes del Área de Tráfico; la Unidad de Barrios Rurales, la Unidad de Seguridad Nocturna; la Unidad de Protección Ambiental (UPAC) y las oficinas de atención al público, así como un sector de Policía de Barrio.

Sostenible

Las nuevas instalaciones han incorporado sistemas bioclimáticos, que favorecerán el ahorro de energía. Así, se ha implantado un método de captación de aire a través de galerías subterráneas, que calientan o enfrían el aire antes de su paso por las máquinas que han de aportarle la temperatura ambiente idónea. Con este mecanismo se prevé alcanzar ahorros de hasta 354 kw/h en días de invierno y 158 kw/h en el verano.

Las fachadas también tienen responsabilidad en el ahorro energético. El sistema de aplacado ventilado reduce el calor de estos elementos arquitectónicos, lo que unido a un correcto aislamiento térmico en el interior, permitirá aprovechar las inercias térmicas.

Las ventanas cuentan con vidrios del tipo climalit y tienen la hoja interior tratada para evitar el paso de radiaciones al interior. Asimismo, se han previsto cien placas solares en el complejo que aprovecharán la insolación y permitirán calentar el agua que se consuma en el edificio.

Las obras comenzaron en febrero de 2007 y concluirán en otoño, aunque desde el primer momento se ha trabajado con el objetivo de tener listo el edificio administrativo antes de la Expo, ya que el nuevo cuartel va a tener un peso notable en la organización de la Policía de Zaragoza. El desarrollo de la estructura fue el momento de la obra que contó con más operarios, ya que llegaron a trabajar 230 personas en tres turnos. Ahora, la plantilla presente en las instalaciones es de 190, en dos turnos.