Organización Municipal

Debate sobre el estado de la ciudad, 15-16 de noviembre de 2006

Intervención del alcalde de Zaragoza

Presidente del Gobierno de Aragón,
miembros de la Corporación,
señoras y señores:

Zaragoza se encuentra en un momento de transformación y expectativas sin precedentes. Un proceso de cambio en el que han colaborado gobiernos e instituciones de distinto signo; que ha entrado en una fase de aceleración exponencial a partir de la designación de Zaragoza como sede la Expo 2008; y cuyo impacto global se extenderá mucho más allá de esa fecha, al menos hasta el año 2015.

El debate del año pasado sirvió para demostrar que, a pesar de la intensa disputa política, sigue habiendo zonas de encuentro y colaboración entre el gobierno y la oposición.

Ello permitió, por ejemplo, aprobar 29 resoluciones, de las que 10 habían sido presentadas por la Oposición. Ha habido, además, un alto grado de cumplimiento de esas resoluciones.

Presenté, por mi parte, cuatro grandes ofertas de pacto. En tres de los temas propuestos se alcanzó efectivamente una posición común que se ha materializado en los respectivos acuerdos de la Junta de Portavoces.

La reorganización de la Policía Local y la construcción de su nuevo cuartel central, obra que se adjudicará en breve con un presupuesto de 31 millones de euros (5.157.966.000 pts); la redistribución de la plantilla municipal para la puesta en marcha del nuevo centro de servicios administrativos que se ubicará en el antiguo Seminario; y la aprobación de un programa de relaciones internacionales que ensanche la proyección exterior de Zaragoza, son acuerdos valiosos puesto que afectan a políticas y decisiones de larga duración en la gestión municipal.

Seguridad

El crecimiento de los últimos años no ha ido en perjuicio del alto nivel de seguridad de nuestras calles, como demuestran las estadísticas oficiales, que sitúan a Zaragoza en el año 2005 como la ciudad vigésimo segunda (22) de España en índice de delincuencia, y muy por debajo del promedio español y europeo. Las cifras que conocemos de 2006 son todavía más positivas, puesto que hasta el mes de agosto los hechos delictivos han descendido un 2 por ciento respecto al año anterior.

Conscientes del papel que en este tema corresponde a la Policía Local, hemos duplicado en tres años la inversión en medios materiales para la Policía Local y hemos incrementado la plantilla este año con la incorporación de 268 nuevos agentes, hasta alcanzar la ratio de 1,8 policías por cada mil habitantes.

A lo largo de esta legislatura la Policía Local ha emprendido distintas campañas que han contribuido a reducir el índice de accidentes en la ciudad. En los diez primeros meses de este año sólo se ha producido un accidente mortal, frente a los 16 registrados en 2005. Y el número de heridos graves durante los tres últimos años se ha reducido un 46 % respecto al periodo anterior.

También quiero recordar el esfuerzo de coordinación que este año se ha realizado para que, en colaboración con Delegación de Gobierno y Guardia Civil, se ponga en marcha un plan de seguridad en los barrios rurales, reclamado por los alcaldes.

Podemos estar seguros de que el nuevo despliegue de la Policía Local y los nuevos medios con que va a contar ?en lo que hemos estado de acuerdo Gobierno y Oposición-, harán posible que Zaragoza mantenga y mejore su actual nivel de seguridad ciudadana.

Promoción exterior

En materia de la proyección exterior de la ciudad, todos los grupos de la Corporación podemos felicitarnos por los buenos resultados de la iniciativa conjunta que hemos desarrollado codo con codo con el Gobierno de Aragón para promocionar nuestro aeropuerto, a través de la sociedad "Promoción del Aeropuerto de Zaragoza".

Tras el espectacular incremento en la cifra de pasajeros del año pasado, las previsiones para 2006 son igualmente optimistas, con un aumento hasta octubre del 14 % en el número de pasajeros, debido sobre todo al nuevo vuelo a París que se puso en marcha la pasada primavera. De este modo, esperamos terminar el año habiendo duplicado en sólo dos años el número de viajeros en el aeropuerto de Zaragoza.

Las perspectivas a corto plazo continúan siendo optimistas. Acabamos de recuperar el vuelo a Madrid a primera hora de la mañana y en los próximos días se iniciarán vuelos regulares a Santiago de Compostela y Málaga. Y en los primeros meses de 2007 se crearán nuevas conexiones con Sevilla y con Lisboa. A mediados de año contaremos también con un vuelo a Roma. La situación del aeropuerto de Zaragoza ha dado un vuelco. Con una actuación institucional conjunta, se ha conseguido romper con la inercia negativa de nuestro aeropuerto. Pero no debemos conformarnos. Seguimos lejos de tener un aeropuerto adecuado al nivel de una ciudad como Zaragoza.

Por ello es crítico que perseveremos, todos juntos, en un trabajo que tan buenos resultados ha dado y que necesita continuidad.

Los resultados de todas estas actuaciones en materia de promoción se están notando ya de manera evidente en el sector turístico.

Hoy somos la sexta ciudad de España en cuanto a número de viajeros y de pernoctaciones. Y estamos creciendo más que nuestros competidores. Durante el pasado mes julio superamos en número absoluto de visitantes a destinos turísticos tan consolidados como Bilbao, Santiago de Compostela o Córdoba. Si el ritmo de crecimiento registrado en la primera mitad del año se mantiene, podemos cerrar 2006 con una cifra de 800.000 viajeros.

El poderoso efecto llamada de la Expo, la mayor accesibilidad por avión y actuaciones de gran impacto como el bus turístico o la implantación de la Zaragoza Card están disparando el potencial turístico de nuestra ciudad, llamado a ser un elemento clave de nuestra economía en el futuro.

Expo 2008

La Expo 2008 también forma felizmente parte de esa zona de acuerdo de fondo entre todos los grupos municipales. Creo que todos hemos hecho un ejercicio de responsabilidad para proteger este gran proyecto de Zaragoza, de Aragón y de España de la natural confrontación partidista. Quiero agradecer a todos los Grupos Municipales ? y con especial interés a los que están en la Oposición ? su apoyo constante y sin fisuras.

En el tema de la Expo hay dos ideas fuerza que me parece apropiado recalcar.

En primer lugar, transmitir una sensación de tranquilidad y prudente satisfacción. Los trabajos de la Expo van razonablemente bien, siempre dentro del estrecho y estresante marco impuesto por un calendario casi imposible. Tanto las obras del recinto Expo como las del Plan de Acompañamiento están, en su gran mayoría, dentro de los plazos previstos. Es importante reseñar que en algunos casos, se ha ampliado la ambición arquitectónica de los proyectos iniciales, lo que añade más complejidad a su ejecución, pero también garantiza un legado cultural de mucho más valor para Zaragoza. La última contabilización de proyectos ya formalmente comprometidos supera los 1.700 millones de euros (282.856.200.000 pesetas), claramente por encima de la cifra inicialmente estimada cuando se firmó el convenio de colaboración entre el Gobierno central, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento.

El plan de riberas tiene un buen grado de ejecución. Con ocho de los quince tramos del Ebro en ejecución y dos más ya licitados, incluyendo el azud.

Con los dos tramos previstos para el Huerva ya en licitación.

Con dos tramos del Canal Imperial ya finalizados, tres en obras y seis en licitación. Con el Gállego cumpliendo los plazos para terminar a tiempo.

Pero, además, con nuevos proyectos no previstos en el plan de acompañamiento y que van a estar para la Expo: la navegabilidad del río; un plan de usos para las orillas que beneficie al conjunto de los barrios ribereños; y dos nuevos tramos del Canal no previstos. El corredor verde que recorrerá todo el Ebro, desde Reinosa hasta el mar, también está en ejecución.

En cuanto a las infraestructuras de transporte:

  • El cierre por el Este del Cuarto Cinturón está en obras y cumpliendo los plazos.
  • El cierre del Tercer Cinturón por Ranillas y Delicias está en obras y cumpliendo los plazos.
  • El magnífico puente del Tercer Milenio avanza a gran ritmo y ya estamos viendo correr el tablero.
  • El puente sobre el Ebro del Cuarto Cinturón está ya en obras.
  • El enlace Norte que conecta el Cuarto Cinturón con la autovía de Huesca está también en ejecución y dentro de los plazos.
  • La reforma del aeropuerto está adjudicada y cumpliendo los plazos.

Pero, además, también aquí tenemos proyectos no previstos en el Plan de Acompañamiento, como la reforma del puente de Santiago, el Vial Norte del Actur, de ejecución municipal, el telecabina para la Expo con vocación de permanencia entre la Estación Intermodal y el parque del meandro y la mejora de los nudos de conexión de la AP-2 con el Tercer Cinturón.

Desde una perspectiva municipal, el desarrollo de la Expo está exigiendo un esfuerzo extraordinario para muchos servicios, incluida la Unidad especial que se creó para agilizar la tramitación de los proyectos. Es obligado por mi parte reconocer y agradecer la valiosa contribución que muchos profesionales y empleados de esta casa están haciendo para hacer posible que el Ayuntamiento cumpla su parte en los proyectos Expo y que toda esa gran esperanza que es el 2008 culmine con éxito.

Balance

No podemos eludir la realidad de que este debate se celebra en un momento muy concreto. Es el último de la presente legislatura y, aunque faltan todavía seis meses para las elecciones, parece lógico incorporar un enfoque de balance general de la legislatura.

Quiero dejar claro que para mí y para mi Gobierno, dada la entidad de los compromisos internacionales asumidos por la ciudad para 2008, es imprescindible mantener la capacidad de gestión y de decisión al ciento por ciento. Y así lo haremos. No puede haber ni pausas ni paréntesis electorales.

A los Grupos Municipales de la oposición me atrevo a pedirles que, como ha ocurrido hasta ahora, las legítimas disputas partidistas no interrumpan ni perjudiquen los trabajos municipales relacionados con la Expo.

Estoy convencido que contaré con la colaboración de todos los miembros de esta Corporación, porque los intereses generales de nuestra Ciudad así lo demandan.

Situación política

Antes de continuar con el balance de la gestión, es obligado hacer una referencia a la situación política general del Ayuntamiento.

La coalición entre el Partido Socialista Obrero Español y Chunta Aragonesista que sostiene al gobierno municipal ha funcionado de manera satisfactoria, y se ha consolidado de manera que creo irreversible.

Pese a que esta coalición carecía de precedentes comparables, muy pronto adquirió una extraordinaria solidez, que ha permitido tomar todas las decisiones necesarias para la ciudad a lo largo de esta legislatura.

He de manifestar mi satisfacción por la lealtad y la responsabilidad con que han trabajado todos los miembros del gobierno municipal.

 

Al mismo tiempo no olvido que fui elegido alcalde con los votos de los concejales del PAR. No tuve éxito en mi intención de consolidar su presencia en el gobierno municipal.

Pero sigo pensando que ese gobierno de amplia base era el que la ciudad necesitaba para este momento histórico. En todo caso, les agradezco muy sinceramente la confianza que entonces depositaron en mí y espero que pueda renovarse en el futuro.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha mantenido a lo largo de estos años relaciones satisfactorias con el Gobierno de Aragón, sin limitar nuestra capacidad para defender la autonomía de las instituciones y nuestros respectivos intereses.

Unas relaciones que nos han permitido cooperar en muchos proyectos, como, por ejemplo, en una iniciativa de tanto calado estratégico para Zaragoza y para Aragón como la Plataforma Logística, que ha vendido ya el 80 % de sus 13 millones de metros cuadrados y donde ya trabajan cada día 4.000 de las 12.000 personas que allí tendrán su empleo.

Igualmente colaboramos ambas instituciones en el lanzamiento de la Terminal Marítima de Zaragoza, una pieza esencial en el reforzamiento de la plataforma logística alimentaria de Mercazaragoza.

Hemos disputado, como saben, en algún tema crucial como el canon del agua. En la mayoría, sin embargo, hemos llegado a acuerdos razonables evitando el riesgo de enfrascarnos en largos e imprevisibles litigios judiciales.

Es mi obligación moral como alcalde manifestar con rotundidad que Zaragoza ha contado con un apoyo decidido y decisivo del Presidente del Gobierno de Aragón en todos los temas transcendentales para su futuro. Un apoyo como nunca antes había tenido nuestra ciudad.

Deseo aprovechar esta referencia para manifestar mi total convicción de que el Presidente de Aragón, con el respaldo de todos, podrá evitar el injustificable agravio que supondría para nuestra Comunidad la modificación del proyecto para la reforma del Estatuto de Autonomía aprobado por las Cortes de Aragón

Podemos hablar en términos igualmente positivos respecto a nuestras relaciones con el Gobierno central. Basta para acreditarlo con repasar los hechos y las cifras de las actuaciones tanto de la sociedad Expoagua, como las del Protocolo de Inversiones que se ha puesto en marcha con motivo del 2008.

Entre las tres administraciones hemos puesto en marcha, con el apoyo de todos ustedes, el mayor programa de inversión pública habido nunca antes en nuestra ciudad. El mayor en la historia de Zaragoza.

Situación socioeconómica

Cualquier aproximación objetiva al estado de la ciudad en este momento difícilmente puede eludir la constatación de que los grandes indicadores socioeconómicos hablan de una Zaragoza en crecimiento y con un creciente nivel de prosperidad. Los últimos datos del paro en la provincia de Zaragoza nos hablan de una tasa de desempleo del 5,3 %, la sexta tasa provincial más baja de España.

El número de personas en paro en la ciudad de Zaragoza en septiembre de 2006 era de 19.584, lo que supone un descenso de más del 12% en el número de parados en los últimos doce meses.

Este favorable contexto laboral es aún más significativo porque se produce en un momento de impulso demográfico. La cifra de habitantes de Zaragoza entre 2003 y 2006 ha crecido un 5,56 %, lo que supone casi 35.000 vecinos más. En estos tres últimos años, Zaragoza ha sido la capital española de mayor crecimiento relativo entre las seis grandes ciudades españolas.

Tenemos la fortuna o, mejor, nos hemos ganado entre todos la fortuna de vivir en un momento socioeconómico positivo. El Ayuntamiento ha contribuido a ello aumentando de forma espectacular la inversión pública y generando un escenario de confianza para la inversión privada.

La magnífica realidad económica de Zaragoza no se entiende hoy sin la aportación de grandes iniciativas empresariales privadas.

El Parque Tecnológico del Reciclado es ya una realidad con sus más de 800 hectáreas de extensión y las primeras empresas en funcionamiento.

Puerto Venecia está ya a pocos meses de su inauguración como un innovador centro de ocio y comercio.

Plaza Imperial será el mayor centro comercial de Aragón y estará en pleno funcionamiento para la Expo.

Las torres del World Trade Center levantan ya su imponente estructura para crear un potente polo empresarial de servicios en el norte de la ciudad.

También Aragonia, que nos dejará una magnífica obra de Rafael Moneo, avanza rápidamente en la construcción de su gran complejo de servicios y ocio en el sector Universidad.

Y el polígono Empresarium, al poco de su inauguración, tiene ya en plena actividad el 30 % de sus 350 hectáreas.

Soy consciente de que a los zaragozanos, cuando cada mañana inician su jornada, no les preocupa sólo la macroeconomía. También les preocupan cosas mucho más inmediatas: los atascos del tráfico, las demoras de los autobuses, el precio de la vivienda, la limpieza de las calles, los cortes de agua, el vandalismo o el ruido que les impide descansar en sus casas. Los barómetros de opinión nos dicen que los zaragozanos hacen una valoración positiva en términos generales de los servicios públicos que reciben, pero señalan con claridad algunos problemas, especialmente en las áreas de tráfico, inmigración y vivienda.

Los problemas reales de Zaragoza hoy son, principalmente, problemas de crecimiento. Un crecimiento económico, urbanístico y demográfico que genera tensiones inevitables en el mercado de la vivienda, así como en el tráfico y el transporte.

Son problemas relacionados con el desafío que supone hacer compatible ese crecimiento general de la ciudad con el mantenimiento de una buena base de equipamientos y servicios públicos en sus barrios.

Vivienda

La vivienda es citada por el 34 % de los ciudadanos cuando se les pregunta de forma espontánea cuáles son los tres principales problemas de la ciudad.

Zaragoza es la sexta capital de provincia más cara en vivienda nueva, según los datos oficiales del Ministerio de la Vivienda.

Aunque hay indicios de que se está empezando a producir una desaceleración en el fortísimo aumento de los precios de la vivienda, lo cierto es que en Zaragoza provincia el aumento en el último año fue del 14,4 %, un porcentaje que, unido a la subida de los tipos de interés, constituye una carga verdaderamente pesada para la mayoría de las familias.

No podemos estar satisfechos con esta situación, aunque desde el Ayuntamiento se hayan puesto los medios que están a su alcance para moderar el "boom" inmobiliario.

La actuación municipal ha tenido dos directrices: agilidad en la producción de suelo para atender la demanda inmobiliaria y una intensa promoción de la vivienda protegida.

Conviene no olvidar que la política de suelo que hemos desarrollado desde el 2003 ha sido la que permitía el Plan General de Ordenación Urbana vigente, consensuado y aprobado sin ningún voto en contra de los grupos municipales.

Dentro de ese marco, hemos dado prioridad al desarrollo de suelos que permitían un crecimiento de su disponibilidad para la construcción de viviendas protegidas y una política de permutas de suelo residencial o productivo por equipamientos e infraestructuras necesarias para los ciudadanos. De esta forma hemos transformado un patrimonio improductivo por un patrimonio directamente utilizado por los zaragozanos, al mismo tiempo que hemos mejorado nuestro patrimonio cultural. La rehabilitación de Casa Soláns es una actuación emblemática que simboliza esa política.

La transformación del antiguo Seminario Metropolitano como nuevo centro administrativo municipal también comparte esos mismos objetivos, en este caso a partir de una operación acordada por la anterior Corporación.

Los problemas surgidos durante las obras del Seminario, que son suficientemente conocidos por todos, nos obligan a preguntarnos si las condiciones en las que se produjo la permuta eran realmente las más favorables para la ciudad. Pero no creo que debamos detenernos en examinar el pasado. Lo que hay que hacer es resolver los problemas y para ello la posición de mi Gobierno es que se tienen que establecer claramente las responsabilidades, porque el Ayuntamiento no está dispuesto a asumir los sobrecostes que no hayan sido generado por sus propias decisiones.

En el inevitable fragor y apasionamiento de los debates urbanísticos no somos conscientes del importante trabajo que se ha venido desarrollando en la gestión de nuestro Plan General.

Se han puesto a disposición del mercado suelos suficientes para atender la demanda de una ciudad en crecimiento y con nuevas expectativas derivadas del 2008.

Con respecto a la política urbanística y de suelo de este Ayuntamiento, creo necesario recalcar que se trata de una actuación transparente, ajustada a lo dispuesto en el Plan General, y social y económicamente útil.

Y lo quiero decir porque al socaire de los escándalos urbanísticos en otras zonas del país, algunos aprovechan la situación para sugerir que a los ayuntamientos se nos deberían reducir o limitar las competencias en materia urbanística. Pues bien, es momento oportuno para afirmar el principio constitucional de la autonomía municipal. Los ayuntamientos no somos menores de edad, ni, por tanto, necesitamos la tutela de nadie, ni, menos aún, lecciones. Al contrario, lo procedente sería que se nos dieran más competencias y más financiación.

La vivienda protegida, la vivienda de alquiler y la rehabilitación han sido las otras prioridades del Gobierno de Zaragoza.

A fecha de tres de noviembre, cuando aún faltan seis meses para las elecciones municipales, el número de viviendas protegidas calificadas por el Gobierno de Aragón en la Ciudad de Zaragoza era de 6.983, es decir, más del doble de las calificadas durante los cuatro años de la anterior Corporación y más que en los ocho años de gobiernos municipales del PP.

En mayo de 2007 se habrán superado las 8.000 nuevas viviendas protegidas. Difícilmente se podía haber hecho más de lo que este gobierno, con la colaboración y apoyo del Gobierno de Aragón, ha realizado en vivienda social.

Pero en estos años hemos realizado también otras actuaciones en política de vivienda.

El consejo de administración de la Sociedad Municipal de Rehabilitación adjudicó el pasado 30 de octubre, por un importe de casi 9 millones de euros (1.497.474.000 pesetas), las obras de una actuación modélica en materia de rehabilitación, dentro y fuera de nuestra ciudad.

En uno de los espacios más degradados de nuestra ciudad, entre las calles de Las Armas y de Casta Alvarez, vamos a construir 82 viviendas protegidas, un centro cultural de primera calidad con una dedicación especial a la música y una plaza interior con la que los vecinos van a ganar un nuevo espacio de estancia y relación.

Con ello va a culminar una de las actuaciones más importantes de transformación de la zona de San Pablo, a la que se habrán destinado más de 14 millones de euros (2.329.404.000 pesetas).

La tarea de recuperación urbanística, económica y social del Casco Histórica es larga y difícil. No es sólo una cuestión de recursos económicos.

Estamos en condiciones de afirmar que el barrio de San Pablo está salvado, que no sólo se ha detenido la dinámica de degradación sino que se ha tenido éxito en generar una dinámica autosostenida, con nuevos vecinos, con nuevas actividades, con gente joven incorporándose a la comunidad.

Quedan muchas por hacer, desde luego, pero la evidencia de que la inversión privada ya es mayor que la pública en la zona es la mejor certificación de que el barrio del Gancho está ya en una trayectoria positiva, como tan acertadamente refleja el magnífico documental de Aurea Martínez estrenado recientemente.

Cuando consigamos un resultado semejante en el barrio de la Magdalena ?y estamos en el camino de conseguirlo-, podremos empezar a respirar tranquilos sobre el futuro de nuestro Casco Histórico.

La actuación de la Sociedad Municipal de Rehabilitación, siempre con el apoyo de todos los Grupos, ha sido ejemplar. En tres años se han puesto en marcha 1.800 viviendas, de las que 600 ya están terminadas, y se han incorporado al parque municipal 400 pisos de alquiler, con lo que ya son casi 1.600 los que tenemos en servicio.

Con Ibercaja se ha puesto en marcha el proyecto "Vivir Zaragoza" y se están construyendo 191 pisos de alquiler y una residencia con 102 apartamentos para jóvenes.

Análoga valoración merecen los trabajos en Valdespartera. Valdespartera es un referente para toda España como un proyecto de alta calidad y medio ambientalmente sostenible. La urbanización y la construcción se están efectuando en un tiempo récord. De las 78 parcelas, 44 se están edificando, lo que representa un número de 5.184 viviendas, que empezarán a entregarse a partir de enero del año próximo.

Respecto a Arcosur sólo me cabe decir que en el próximo mes se procederá a la aprobación inicial de la reparcelación con lo que se abre otra gran reserva de suelo que, una vez urbanizada, pondrá en el mercado 21.168 viviendas, de las que 12.701 serán de protección oficial.

Movilidad

Una de las claves para garantizar que Zaragoza pueda cumplir en los próximos años sus objetivos de crecimiento manteniendo su cohesión interna, su funcionalidad y su calidad de vida es disponer de un nuevo esquema general de movilidad.

Muchos ciudadanos tienen hoy la percepción de que el tráfico ha empeorado en los últimos tiempos y que constituye uno de los problemas que más les afectan en su vida cotidiana. A todos ellos quiero transmitirles, en nombre de mi Gobierno, mis disculpas por las molestias que están sufriendo. Es cierto que a los problemas estructurales, como la propia expansión física de la ciudad y el aumento del parque automovilístico, se han unido recientemente los efectos de algunas obras relacionadas con el 2008.

En mi opinión, la situación en nuestra ciudad sigue siendo mejor que en otras ciudades comparables. Salvo incidencias concretas, estamos lejos de una situación de colapso como en ocasiones se ha escuchado.

Sin embargo, es evidente que, aunque se han introducido muchas mejoras en el sistema, la velocidad media de nuestra red de autobuses tiene que mejorar para prestar un buen servicio a los ciudadanos. De la misma forma, es muy difícil esperar, sin medidas estructurales de fondo, una mejor situación para el tráfico privado en el centro histórico de la ciudad.

El crecimiento del área metropolitana también contribuye a complicar los problemas de movilidad.

Del 2003 al 2005, el número total de personas que viven en Zaragoza y trabajan en los municipios limítrofes, o que viven en el entorno y trabajan en nuestra ciudad, ha aumentado en un 21 %, y suman ya un total de más de 90.000 personas. Es verdad que la finalización de los trabajos del 2008, no sólo evitará las consecuencias negativas de las propias obras sino que habilitará algunas nuevas infraestructuras que ayudarán a absorber mejor estos nuevos flujos de trafico dentro y fuera de la ciudad: el cierre del cuarto cinturón y su ramal de conexión con la autovía de Huesca, el puente del Tercer Milenio y cierre del Tercer Cinturón, el víal norte del Actur, el túnel de salida desde el Portillo hacia la AP-68 y la entrada en servicio de la red ferroviaria de cercanías entre Casetas y La Cartuja supondrán una mejora importante de la actual situación, sobre todo en lo que se refiere al tráfico de entrada y salida de la ciudad.

Pero eso no será suficiente para afrontar el conjunto del problema a medio y largo plazo.

El gobierno municipal ha enfocado esta situación con tres tipos de actuaciones.

En primer lugar, con medidas de ejecución inmediata que se han ido tomando a lo largo de esta legislatura. Se han introducido mejoras en la red de autobuses, mediante el refuerzo de líneas, incorporación de autobuses de mayor capacidad, la implantación de la tarjeta bus, puesta en servicio del bus nocturno y la creación de nuevos carriles bus.

También se ha aumentado la red de carriles bici y se ha aprobado la construcción de cinco nuevos aparcamientos públicos. En definitiva, el presupuesto municipal dedicado a estos asuntos ha aumentado un 42 % en lo que va de legislatura.

Un segundo frente de actuación es la preparación de un plan de medidas a medio plazo dirigidas a garantizar que durante 2007 y 2008 la ciudad contará con una situación más fluida y eficiente en materia de movilidad, tráfico y transporte. Este plan estará finalizado antes de fin de año.

Por último, y mucho más importante, se está trabajando para la aplicación de un Plan Intermodal de Transporte que proporcione soluciones satisfactorias de movilidad hasta el año 2015.

Debo decir que se trata de un Plan cuyas primeras actuaciones ya están en marcha, con la próxima constitución del Consorcio Metropolitano de Transportes como una pieza clave para el desarrollo del mismo.

Zaragoza es una ciudad que todavía puede recorrerse en buena parte a pie. De hecho, tenemos el mayor índice de trayectos de este tipo entre las ciudades semejantes: un 38 % del total de los desplazamientos. Forma parte de la identidad y de la calidad de nuestra ciudad el protagonismo de los peatones y paseantes. Y tenemos que conservarlo y potenciarlo. Para ello hay que dar prioridad a las medidas de peatonalización del centro histórico y de creación de trayectos cualificados para recorrer a pie en el resto de la ciudad. Para apoyar esta actuación, se va a construir una red mucho más amplia e interconectada de carriles bici y una red de aparcamientos disuasorios en la periferia.

Un elemento esencial del plan debe ser la intermodalidad, no sólo desde el punto de vista de la integración y coordinación de los sistemas de transporte, sino desde el punto de vista de los usuarios, a los que debe facilitársele la máxima sencillez tarifaria, con un billete único para todo el sistema.

Desde un punto de vista político, el plan debe ser ambicioso y consensuado hasta donde sea posible.

Tenemos que hacer una apuesta de carácter estratégico por el transporte público como columna vertebral que nos permitirá hacer de Zaragoza una gran ciudad con una gran calidad de vida.

En este sentido, las características y necesidades de la ciudad nos aconsejan contar con diferentes soluciones para los distintos trazados y problemas a resolver.

Así, la primera actuación en este campo será la puesta en marcha de la red ferroviaria de cercanías en 2008, con un recorrido inicial entre Casetas y La Cartuja. Esto corregirá una discriminación histórica que sufría Zaragoza respecto a otras ciudades españolas.

Esta línea Casetas-La Cartuja tendrá paradas en el año 2008 en Utebo, Delicias, El Portillo, y Miraflores.

Para el 2010 la línea se ampliará, por un lado, hasta Pedrola, con estaciones en Cabañas de Ebro, Alagón y La Joyosa; y, por otro lado, creando las estaciones intermedias de Avenida Goya y Tenor Fleta, entre el Portillo y Miraflores.

Para el 2010-2015, está prevista la 2ª línea de Cercanías Delicias-María de Huerva, con estaciones en Plaza, segunda estación del AVE, Cuarte y Cadrete. El conjunto de las actuaciones en la red de cercanías supondrán una inversión de 142 millones de euros (23.626.812.000 pesetas).

La segunda gran actuación, que ya se encuentra en fase de anteproyecto, es la construcción de una línea de tranvía norte-sur, desde el Actur hasta Romareda, con extensiones a Parque Goya y Valdespartera.

En el primer trimestre del año 2007, se licitarán el proyecto y ejecución de obras. En el propio año 2007 se iniciarán las obras que no afectan al tráfico.

Aunque no están fijadas definitivamente las paradas, sí lo está el paso por las siguientes zonas: Parque Goya, Actur, La Romareda, Casablanca, Valdespartera y Arcosur, con fecha de terminación en el año 2010.

También están previstas (aún sin fechas) otras dos líneas: Delicias-Las Fuentes y Torrero-La Jota. Las tres líneas requerirán una inversión de 400 millones de euros (66.554.400.000 pesetas).

La decisión de construir estas líneas de tranvía no significan, en absoluto, que Zaragoza no vaya a tener metro.

Siempre he dicho que focalizar el debate de la movilidad en Zaragoza en la alternativa entre metro y tranvía era un error. Los problemas de movilidad son mucho más amplios que esa disyuntiva. Pero, sobre todo, es una equivocación contraponer ambos sistemas de transporte.

Muchas ciudades en España y en el mundo tienen metro y tienen tranvía, según las necesidades y conveniencias de cada ruta. Zaragoza tendrá ambos medios de transporte.

Hoy quiero anunciarles el acuerdo al que he llegado con el Presidente del Gobierno de Aragón y con el Consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte del Gobierno de Aragón, Javier Velasco ?a los que agradezco su presencia en este Pleno-, para que durante el mandato de la siguiente Corporación esté terminada la Línea de Metro nº1 Este-Oeste, desde Delicias hasta San José ? Miraflores.

Las paradas de esa línea de metro serían siete: Delicias estación, El Portillo-Paseo Maria Agustín, Plaza Paraíso, Paseo Constitución-Camino de las Torres (alternativamente Paseo Las Damas?Camino las Torres), Avda San José?Cesáreo Alierta, Príncipe Felipe y Miraflores.

La longitud de la línea será de 5,1 Km y el coste estimado oscilará entre 182 y 255 millones de euros (entre 30.282.252.000 y 42.428.430.000 de pesetas), incluidas las cocheras y el material necesario para la explotación, dependiendo el coste del método constructivo y del tiempo necesario para su puesta en explotación.

La financiación correrá a cargo del Ministerio de Economía, con un 30% mediante convenio; la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento aportarán un 10% respectivamente; y el resto corresponderá al concesionario y a los ingresos por venta del billete.

En el primer semestre de 2007 se licitaría el estudio informativo y anteproyecto; a finales de 2007 el proyecto y ejecución de obra, y su puesta en funcionamiento en el 2011, prácticamente al mismo tiempo que la línea norte sur del tranvía.

La red actual de autobuses será reformada para acomodarse a este nuevo esquema, de forma que quede garantizada la complementariedad de todos los medios de transporte. Quizás la actuación de más impacto ciudadano, por lo que repercutirá en la mejora del servicio al ciudadano, será la construcción de 40 kilómetros de carril-bus con plataforma de uso exclusivo.

Es difícil aceptar consensos a seis meses de las elecciones pero les espero -como gobierno o como oposición- para después.

En todo caso, el gobierno municipal no puede esperar hasta entonces para tomar las decisiones que sean necesarias para impulsar desde ya este Plan Integral de Movilidad.

Plan de Barrios

Un tercer gran ámbito del máximo interés político en la gestión del gobierno municipal ha sido garantizar que el conjunto de los barrios de la ciudad se beneficiaban del impulso cobrado por la ciudad con motivo de los trabajos de la Expo.

En este sentido, el propio Plan de Acompañamiento de la Expo es un instrumento de máxima importancia para la mejora de nuestros barrios.

Cuando incorporamos a nuestro programa de gobierno la regeneración de los ríos, por ejemplo, estábamos pensando en la regeneración de nuestros barrios.

Me parece importante destacar que en esta transformación fundamental de los barrios de Zaragoza está participando la Administración del Estado con porcentajes superiores al 80% de su coste.

El Plan de acompañamiento lo forman seis tipos de actuaciones de las que cuatro de ellas inciden de una forma directa en los barrios, como son las proyectadas en las Riberas del Ebro; Riberas del Huerva, del Gállego y del Canal Imperial; las otras dos afectan a los accesos e integración con la Estación Intermodal y el entorno de la Expo; y a las infraestructuras de transporte.

El conjunto de las inversiones en las riberas de nuestros ríos ?con más de 170 millones de euros (28.285.620.000 pesetas)- incide favorablemente en los barrios de Torrero, La Paz, Las Fuentes, El Rabal, Vadorrey, Casco Histórico, La Almozara, Actur, Delicias, Oliver, Valdefierro, Casablanca y Peñaflor.

Pero tan importante o más que las inversiones en infraestructuras va a ser el conjunto de proyectos de usos lúdicos y deportivos de las riberas, que van a llenar de vida no sólo a nuestros ríos sino, especialmente, a nuestros barrios, que volverán así su mirada hacia los cursos fluviales.

En concreto se instalarán en las riberas del Ebro, beneficiando así directamente a los barrios tradicionales de las dos márgenes, tres grandes equipamientos destinados a usos deportivos, de ocio y de restauración.

El primero de ellos, con más de 3.000 metros cuadrados, estará ubicado junto al embarcadero del azud. El segundo, que sustituirá el edificio actual del Club Náutico por uno más adecuado y que permita el uso público de las riberas, tendrá 2.000 metros cuadrados. Y el tercero, de 5.250 metros cuadrados, estará en la margen izquierda del río, junto al puente de La Almozara y el Club Deportivo Helios.

Además, todos esos espacios se verán enriquecidos por un programa de modernas intervenciones artísticas de gran calidad y carácter monumental.

En definitiva el Plan de Acompañamiento de la Expo es una actuación al servicio de gran parte de los distritos de la ciudad, es un Plan de Barrios, otro Plan de Barrios, aunque no sea el que venimos llamando Plan de Barrios. Hablemos, entonces, del Plan de Barrios propiamente dicho. Hace un año nos referíamos a un plan extraordinario de inversiones de 502 millones de euros (83.525.772.000 pesetas), más otros 200 millones de inversiones extrapresupuestarias (33.277.200.000 pesetas), que está suponiendo el más ambicioso programa de inversión del Ayuntamiento de Zaragoza en su historia. El objetivo es llegar al 2008 con una ciudad con equipamientos renovados, de forma que todos los ciudadanos perciban directamente los beneficios de esa fecha excepcional.

También se trata de ejecutar bajo esa rúbrica -Plan de Barrios - los compromisos que habíamos asumido los dos partidos del gobierno durante la campaña electoral.

Es el momento de dar cuenta de lo hecho.

Con financiación extrapresupuestaria ya están en marcha cuatro escuelas infantiles; el Centro Cívico Actur Norte; la Rotonda de Espartidero; la urbanización de las calles Fraga, Río Cinca y María Pilar de las Heras, así como la carretera de Garrapinillos.

En 2007 se iniciarán las obras del Cuartel de la Policía Local, el parque Rigoberta Menchú, el primer tramo de la avenidad Miguel Servet y la calle Aldebarán.

Entre 2004 y 2006 se han finalizado 41 equipamientos incluidos en el Plan de Barrios: 4 juntas municipales, 14 equipamientos deportivos, 7 centros de mayores, 5 centros cívicos, 5 bibliotecas, 1 escuela infantil, 1 ludoteca y 4 nuevas dependencias municipales.

Durante el próximo año se van a poner en marcha los siguientes nuevos equipamientos sociales: del Área de Participación Ciudadana, los centros cívicos de Oliver, Esquinas del Psiquiátrico y Santa Isabel, así como el centro de mayores de La Paz.

Desde Educación y Acción Social se abrirán las escuelas infantiles de Oliver, Santa Isabel, La Paz y Actur; las ludotecas de Peñaflor y Parque Goya; las bibliotecas de Eduardo Ibarra y CUBIT en la antigua Azucarera; el bibliobús itinerante; los centros de servicios sociales de Casablanca y de Parque Goya, así como el centro de tiempo libre de Santa Isabel.

El Area de Juventud y Deportes pondrá en funcionamiento en 2007 los centros deportivos Siglo XXI, Río Ebro, y Duquesa Villahermosa; los pabellones de Valdefierro y Actur V y la remodelación del centro deportivo de La Granja.

Una parte importante del plan de mejoras de los distintos barrios de la ciudad corresponde a la renovación de calles e infraestructuras. Un objetivo estratégico ha sido impulsar los espacios centrales de dichos barrios y sentara las bases de las mejoras en sus entornos. También se trata de apoyar el desarrollo comercial de dichas zonas.

Entre las obras realizadas dentro de este programa figuran la renovación de las avenidas de Compromiso de Caspe, San José, Zaragoza la Vieja, Lasierra Purroy, Fray Julián Garcés, García Sánchez, Cataluña, Ranillas, calle y plaza de Jesús, Madre Rafols y Ramón y Cajal, Conde de Aranda, Echegaray y Caballero y Casetas.

Todo ello más una importante cantidad de obras largamente esperadas que se esparcen por toda la ciudad: desde el paseo de Domingo Miral, en el distrito Universidad hasta las calles Vega y Pegaso en Valdefierro, o los seis kilómetros de ajardinamiento en Vía Hispanidad.

El Plan de Barrios supone el mayor programa de inversión en equipamientos sociales de la ciudad. De lo que anunciamos como compromiso electoral para dos legislaturas con las entidades ciudadanas está ya terminado o en ejecución el 85 %.

Inmigración

La inmigración representa el fenómeno social más relevante y novedoso en la vida de la ciudad. Hoy los inmigrantes representan ya el 10 % de nuestra población total.

La ciudad puede sentirse orgullosa de que este fenómeno no haya producido especiales problemas de convivencia ni de integración.

Sin duda, la buena situación económica y la existencia de empleo abundante para absorber la mayor parte de esa nueva mano de obra está facilitando la adaptación de todos.

Sin embargo, estamos hablando ya de cifras de población muy notables, que se traduce en nuevas necesidades sociales y nuevos retos para la gestión municipal.

En este sentido, y siguiendo la recomendación hecha por una de las resoluciones aprobadas en el debate del año pasado, el Ayuntamiento aprobó el pasado mes de junio por unanimidad un Plan Integral de Inmigración que debe ser una herramienta de máxima utilidad para hacer posible que se consolide la buena convivencia y la integración total de esos nuevos vecinos, cuya presencia saludamos y agradecemos.

Ellos contribuyen con su trabajo a la prosperidad de la ciudad y enriquecen nuestra cultura con nuevas aportaciones y sensibilidades.

Pienso que la forma en que se ha abordado este Plan Municipal de Integración Social y Convivencia Intercultural ?que plantea 34 programas concretos de actuación- es una respuesta adecuada y digna por parte de la Corporación, tanto desde el punto de vista de los derechos de estos nuevos vecinos como de la prevención de potenciales conflictos de convivencia.

No obstante, como alcalde debo decir que el firme compromiso municipal de fomentar medidas y políticas que apoyen al máximo la integración y no discriminación de los inmigrantes, debe ir acompañado del rechazo de cualquier uso abusivo de los espacios públicos.

Nuestras calles, plazas y parques son un espacio para la convivencia y la relación de las personas, de todo tipo de personas.

Para que esto siga siendo así, es preciso que todos los ciudadanos, sin excepciones, seamos respetuosos con los usos y costumbres de la ciudad, para no crear exclusiones ni rechazos.

Esa conveniencia de prevenir un mal uso de los espacios públicos de la ciudad nos lleva a contemplar el problema desde un punto de vista más general y no vinculado en exclusiva al fenómeno de la inmigración, lo que sería injusto y contraproducente.

Nuestra intención es proponer a todos los grupos, durante el primer año de la próxima Corporación Municipal ?estemos en el gobierno o en la oposición-, un acuerdo para impulsar una ordenanza cívica que regule el uso del espacio público y las normas de convivencia.

Otras áreas

Las políticas municipales para la mejora de la calidad de vida ciudadana se nutren de otras muchas aportaciones. Por ejemplo, el reforzamiento de la red de bibliotecas municipales, que han duplicado su número de socios hasta superar los 50.000. O el fuerte aumento en el número de usuarios de las Casas de Juventud y el mantenimiento de los programas de ayuda para el acceso de los jóvenes a la vivienda.

La misma utilidad ciudadana tienen programas como el de "Entra en acción", con el que más de 30.000 personas se han iniciado en la práctica del deporte, o el de mejora e instalación de césped artificial en ocho campos de fútbol municipales.

Asimismo se ha hecho un gran esfuerzo para dinamizar los centros cívicos de los barrios rurales, y para impulsar en ellos las obras acordadas con la Diputación Provincial de Zaragoza.

Se ha continuado trabajando en el refuerzo de los instrumentos de participación ciudadana, con la creación del Consejo de alcaldes de barrio, Consejo Social, Asamblea Ciudadana y Oficina de Apoyo al Ciudadano, así como en la preparación de un nuevo paquete de competencias a asumir por las juntas de distrito. También se ha firmado con los agentes sociales el primer pacto local por el empleo

En cuanto al servicio de limpieza pública, es preciso resaltar la aplicación del Plan de Nuevas Actuaciones que se ha ido poniendo en marcha durante el segundo semestre del año, conforme se han ido incorporando los vehículos y los operarios con que se ha ampliado el servicio.

Con estos nuevos medios, el barrido mecánico de aceras y calzadas aumenta en un 50%, el motorizado de tarde se duplica y el de medios para la limpieza de pintadas se ha incrementado en un 150%.

Han aumentado también las frecuencias de los turnos, para poder hacer más tareas de repaso por la tarde y por la noche, y se ha ampliado el servicio a las nuevas zonas de crecimiento de la ciudad.

Sé que en este tema lo conseguido nunca es suficiente. Pero debe reconocerse que el Ayuntamiento está haciendo un esfuerzo objetivo muy notable para tener la ciudad limpia y agradable que todos deseamos. No son sólo palabras: entre 2003 y 2007 el presupuesto del servicio de limpieza se habrá incrementado en un 43 %.

Cultura

Los datos de la Sociedad General de Autores, nos indican que estamos en el momento de mayor actividad cultural que se ha conocido en nuestra ciudad, aumentando de manera notable en actos y asistentes.

Estamos en un momento de ebullición cultural y la actividad municipal en este campo está contribuyendo notablemente a ello mediante, por ejemplo, la programación de grandes conciertos y la involucración en redes internacionales que nos ha permitido desarrollar marcas tan reconocidas como Zaragoza Latina. El éxito a nivel nacional del festival M2 que se celebró el pasado fin de semana en la Feria es un buen ejemplo de la dirección en la que queremos ir.

Nuestros espacios emblemáticos, Teatro Principal y Auditorio, han aumentado la cantidad y la calidad de su oferta. El Museo Pablo Gargallo, que será sometido en breve a una ampliación y actualización de sus espacios, continúa siendo el espacio museístico más visitado de la ciudad.

Programas de de vanguardia como En La Frontera, Talleres Internacionales de Arte Contemporáneo, propuestas de artes visuales, música electrónica, etc., se complementan perfectamente con la promoción de los yacimientos arqueológicos, con los festivales de folclore y con actuaciones tradicionales.

Acuerdos de colaboración y residencia nos garantizan productos propios con los que poder actuar con los mayores niveles de calidad, Al Ayre Español, Miguel Ángel Berna, Orquesta Enigma y los Coros Amici Musicae, son el resultado de un modelo de gestión apreciado por el resto de ciudades.

Los Baños Judíos serán visitables por fin; el Museo del Fuego será un adecuado complemento a la Expo del Agua; la conmemoración del Bicentenario de los Sitios empieza a ser una realidad; y la lucha por la candidatura a la capitalidad cultural europea de 2016, proyecto asumido por la totalidad de las fuerzas políticas del consistorio, nos garantiza la continuidad de un proceso ilusionante para los ciudadanos y de un mayor peso de la cultura en las políticas de la ciudad.

La gestión del Area de Cultura ha tenido un brillante exponente en las Fiestas del Pilar, apoyadas por todos los grupos municipales.

Dentro de un modelo ya consolidado a lo largo de los años, se ha sabido inspirar nuevas propuestas y nuevos escenarios urbanos para ampliar todavía más si cabe la oferta y adaptarla a todos los gustos y públicos. El éxito de participación de las últimas Fiestas del Pilar acredita que se ha trabajado con acierto.

Hacienda

La celebración, hace escasos días, de un Pleno extraordinario para debatir los Presupuestos municipales del año próximo nos dio ocasión al gobierno y a la oposición de pronunciarnos extensamente sobre nuestros puntos de vista en materia presupuestaria. En aras a la fluidez de este debate no insistiré en las cosas ya dichas en ese Pleno.

Pero, con todo, es oportuno en un debate de política general como éste reiterar algo que ya dije hace un año con esta misma ocasión: la política de estabilidad presupuestaria debe formar parte de la cultura financiera de este Ayuntamiento. Este principio debe ser visto en una perspectiva temporal amplia.

Por ello no es contradictorio que las necesidades de inversiones relacionadas con el 2008 aplacen durante los tres próximos años ese objetivo de estabilidad. Se trata de una excepción contemplada en la propia norma estatal por tratarse de inversiones productivas. Lo importante es que existe un escenario financiero a medio plazo que garantiza que las cuentas municipales volverán a cumplir esos criterios de estabilidad presupuestaria sin necesidad de ajustes fiscales.

La ciudad va a hacer un esfuerzo financiero muy importante para estar a la altura del reto del 2008 y para que sus beneficios se extiendan al conjunto de los ciudadanos. Pero es un esfuerzo controlado, medido, que incluye sus propias medidas de corrección. No habrá ningún susto presupuestario después del 2008 y el Ayuntamiento seguirá funcionando con normalidad.

Esa cultura financiera de la estabilidad presupuestaria nos obliga también a ser responsables con el esfuerzo fiscal exigido a los ciudadanos. Este gobierno se vio obligado a una fuerte subida de impuestos para sanear las cuentas municipales.

Ser coherentes con ese sacrificio que hemos hecho los zaragozanos (y para evitar que deba volver a darse una situación similar) exige mantener una política de rigor en materia de impuestos, eludiendo la tentación de volver a congelarlos en época electoral.

Afortunadamente, Zaragoza es todavía una ciudad que no figura entre las que más impuestos exigen a sus ciudadanos, según se ha quedado recogido en informes recientes tanto del Ministerio de Economía y Hacienda como de publicaciones especializadas.

Zaragoza figura en el puesto número 23 entre las capitales de provincia españolas en cuando al Impuesto de Bienes Inmuebles.

En relación con la política presupuestaria, no puedo dejar de advertir que la financiación de los ayuntamientos sigue siendo una asignatura pendiente.

La estructura actual del gasto público en España, según la cual las corporaciones locales suponen tan sólo el 13 % del gasto público total, de acuerdo con los informes de la Intervención General de la Administración del estado, refleja la contradicción existente entre los servicios que prestamos los ayuntamientos como administración de proximidad a los ciudadanos y los recursos ordinarios con que contamos. Mientras esto no se resuelva, seguiremos condenados a realizar denodados ejercicios de equilibrismo presupuestario para estar a la altura de lo que los ciudadanos nos exigen.

Zaragoza Alta Velocidad

Todos ustedes saben bien que, desde el punto de vista de la transformación urbana y de su impacto económico, la operación más importante que sucederá en Zaragoza en las próximas décadas es la de la recuperación de las zonas ferroviarias de Delicias y El Portillo.

Desde el último debate, se ha producido la aprobación definitiva de la reforma del Plan General de Ordenación Urbana de ambas zonas, se han redactado los proyectos de urbanización y se han comenzado a ejecutar las obras.

Los viales y espacios públicos en el entorno de la estación del AVE estarán concluidos para la Expo, configurando un espacio atractivo y de primera calidad.

Habrá una nueva avenida desde la rotonda de la Avenida de Madrid hasta el Tercer Cinturón, se habrán soterrado definitivamente las vías y se habrán construido sendos túneles para metro y cercanías, y para el tráfico de salida de la ciudad hacia la AP-68.

Un puente peatonal, diseñado por Juan José Arenas, conectará la Estación del AVE con el nuevo parque Portillo-Almozara. En la zona del Portillo se habrá derribado completamente la antigua estación y las construcciones aledañas ?salvo el edificio de Correos-, estará en funcionamiento el nuevo apeadero de cercanías y el conjunto del espacio público estará preparado adecuadamente para la cita internacional de Zaragoza.

En tres años, el volumen de obras a cargo de la sociedad ha pasado de los 414 millones de euros iniciales (68.883.804.000 pesetas) a una cifra que hoy ronda los 1.300 millones de euros (216.301.800.000 pesetas). 1.300 millones de euros que se van a invertir ?se están invirtiendo ya- en infraestructuras y equipamiento urbano de vital importancia para la ciudad, como el puente del Tercer Milenio, el soterramiento de las vías, o la estación ferroviaria de mercancías en Plaza, entre otras muchas.

Difícilmente volverá Zaragoza a hacer una operación más rentable en términos sociales. Una operación generada por un convenio que negoció y firmó el anterior gobierno municipal y que nosotros, no sólo estamos cumpliendo escrupulosamente, sino que estamos aumentando los retornos y beneficios obtenidos por la ciudad.

Espero y deseo recuperar el consenso político en este ámbito, aunque como en el caso del Plan de Movilidad haya que esperar para lograrlo tiempos mejores o, por lo menos, más calmados.

Milla Digital

Un proyecto íntimamente ligado a éste es Milla Digital, que se ha definido siempre como un programa destinado a conseguir que la actuación urbanística de Zaragoza Alta Velocidad esté dotada de unas características especiales que convirtieran a esta nueva zona central de la ciudad en un área especialmente atractiva para las actividades innovadoras y creativas, y en un foco de creación de empleo cualificado para nuestros jóvenes en los sectores emergentes de la economía. Los pasos más destacados dados hasta ahora de cara a la materialización del proyecto son:

  • Inclusión en el planeamiento aprobado de las prescripciones tecnológicas y de especialización imprescindibles para la realización del proyecto. Entre ellas, el equipamiento de las 3.600 viviendas incluidas en la zona con fibra óptica hasta el hogar.
  • Especialización del espacio productivo en la zona: al menos un 20 % de los más de doscientos mil metros cuadrados para oficinas que tendrá la zona estarán destinados a empresas tecnológicas.
  • Construcción de una red pública de telecomunicaciones, fija e inalámbrica, de alta capacidad que Zaragoza Alta Velocidad pondrá a disposición del Ayuntamiento.
  • Concurso internacional de diseño para el parque Portillo-Almozara ?lo que llamamos el Campus Milla Digital- y materialización de la propuesta ganadora en los proyectos de urbanización que están en fase final de realización.
  • Inicio del proceso para la construcción de los dos equipamientos principales del proyecto: el Centro de Arte y Tecnología y la Mediateca del Portillo. El Ayuntamiento está trabajando ya con el equipo que se encargará de redactar los proyectos de ejecución de ambos proyectos, con cargo a la partida plurianual incluida en el Presupuesto municipal de 2007.
  • Igualmente se está completando el programa de contenidos y necesidades de los dos equipamientos, que estará terminado el próximo mes de diciembre.

Estos dos equipamientos del Campus Milla Digital van a convertir ese nuevo parque lineal en un eje cultural de la máxima importancia en la vida de la ciudad.

El Centro de Arte y Tecnología, desarrollado de forma conjunta con el Area de Cultura, proporcionará un espacio permanente de alta cualificación para todas las formas de expresión de cultura contemporánea, del que Zaragoza carece a día de hoy.

Por su ubicación (enfrente de la Estación del AVE), por su ambición arquitectónica y por lo vanguardista de su programa, este Centro de Arte y Tecnología está llamado a ser uno de los grandes equipamientos culturales de la ciudad.

Por su parte, la mediateca del Portillo será un equipamiento concebido para ser la puerta entrada de todos los ciudadanos y grupos sociales en la cultura y los usos del mundo digital.

Un lugar para aprender, jugar y experimentar las nuevas tecnologías. También será un punto de encuentro de las empresas del sector con los recursos de investigación de Milla Digital y una escaparate de presentación de los productos y servicios más innovadores.

El próximo año, tal como prevén los presupuestos de 2007, se constituirá una sociedad Milla Digital para iniciar el trabajo de promoción y captación de empresas especializadas.

Desde luego, tenemos las mejores impresiones sobre el interés que las empresas tienen en este proyecto. En las próximas semanas podré dar noticias muy positivas que afectan a algunas de las empresas con las que hemos colaborado desde el principio.

La Milla Digital ya está en marcha. Nace con vocación global y de permanente evolución. Tenemos la suerte de contar con la colaboración de la Universidad de Zaragoza y de algunos de los mayores expertos mundiales en la materia.

Y hemos comprobado ya que es un proyecto que despierta un gran interés a nivel internacional, como se ha demostrado en la reciente Bienal de Arquitectura de Venecia, donde ha sido presentado tanto en la exposición como en el forum que cerró la Bienal la pasada semana.

La gestión en materia de Ciencia y Tecnología ha ido produciendo otros importantes frutos.

Nuestro objetivo de situar a Zaragoza a la vanguardia en la prestación de servicios de administración electrónica ha tenido su rasgo más visible en el proceso de mejora constante de la web municipal, que por dos años consecutivos ha sido declarada la mejor web de los ayuntamientos españoles. Recientemente ha superado el nivel de 200.000 visitas mensuales, lo que demuestra la utilidad y aceptación por parte de los ciudadanos. Hoy en día incluye 38 portales temáticos y permite la realización de 124 trámites distintos (un 68 % más que en 2004).

Todos los procesos de administración electrónica van a verse reforzados por la implantación de la firma electrónica, cuya plataforma está lista para su uso después de un largo periodo de desarrollo Hacer posible la administración electrónica ha requerido una notable mejora de la infraestructura material.

En estos años se ha multiplicado por cinco la inversión del Centro Municipal de Informática, se ha duplicado la velocidad de nuestra red, se ha dado acceso a Internet y correo electrónico a todos los empleados municipales.

También se ha dotado de conexión inalámbrica Wi-Fi a 10 edificios municipales y se han creado zonas de acceso libre en los parques Primo de Rivera y Tío Jorge, así como en varios centros cívicos.

También hemos ido desarrollando nuestro compromiso electoral con el software libre.

  • Se ha adoptado una tecnología de código abierto para el desarrollo de todas las aplicaciones informáticas del Ayuntamiento.
  • Se han implantado con carácter general programas de correo y de navegación basados en software libre.
  • Se ha elaborado un plan de migración, que se irá desarrollando en etapas, para la utilización en todo el Ayuntamiento de un paquete ofimático basado en software libre.
  • Se ha lanzado una experiencia verdaderamente innovadora de reutilización de viejos ordenadores como terminales gestionados por software libre
  • Y se ha puesto en marcha en el barrio de San Pablo un centro para formación y diseminación de la cultura del software libre en colaboración con Hispalinux y Zaragoza Wireless.

Además, se ha creado la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento, en colaboración con cinco entidades privadas, y se ha impulsado, entre otros proyectos, la celebración en Zaragoza del evento Innovate Europe, que convierte a nuestra ciudad en una plataforma europea de referencia para el lanzamiento de nuevos proyectos empresariales en el ámbito de las nuevas tecnologías.

Medio ambiente

Las políticas medioambientales deben tener cada vez más relevancia en los debates de política general. No es sólo algo que nos afecta como ciudadanos de un mundo que se enfrenta al riesgo creciente de una catástrofe ecológica global. Para nuestra ciudad, la apuesta por la sostenibilidad es, además, una de las señas de identidad por las que hemos optado para el futuro.

Me complace por ello poder decir que los programas de la Agenda 21 han recibido un fuerte impulso en la presente legislatura.

Una gestión responsable del agua forma parte central, como no podía ser menos, de la política medioambiental del Ayuntamiento de Zaragoza.

Hemos conseguido, con un adelanto de casi cuatro años, el objetivo marcado para 2010 de reducir el consumo de agua potable a 65 hectómetros cúbicos anuales, lo que equivale al consumo que se registraba hace cuatro décadas, cuando la ciudad tenía 200.000 habitantes menos.

Hoy los zaragozanos podemos decir con orgullo que nuestro consumo es uno de los más bajos de todas las ciudades españolas.

Este éxito colectivo ha estado apoyado en tres tipos de actuaciones.

En primer lugar, el salto cualitativo impulsado desde el Area de Infraestructuras para la mejora del Ciclo Integral del Agua, con una inversión de 33 millones de euros (5.490.738.000 pesetas) en menos de cuatro años.

Entre las obras más importantes de este programa figuran la remodelación y cubrimiento de los depósitos de agua de Casablanca, la puesta en funcionamiento de los depósitos de las Canteras, la diversificación de las estaciones de cloración y la renovación de colectores y redes de distribución. En 2007, además, obtendremos una mejora en la calidad del agua al entrar en servicio las obras para el abastecimiento desde el río Aragón.

Asimismo, se ha realizado una experiencia piloto en el riego de parques ?en concreto, en los de Oliver y Castillo Palomar- consiguiendo un ahorro del 68% de agua.

Esta experiencia se va a extender a las demás zonas verdes de la ciudad.

Otro frente de actuación en materia de agua ha sido la política fiscal. Además de acabar con el déficit crónico en este servicio, se han aplicado una serie de incentivos para impulsar un consumo responsable, en línea precisamente de lo que ahora quiere implantar en todo el país el Ministerio de Medio Ambiente.

Y una tercera línea de acción ha sido el impulso a los programas y actividades de sensibilización, como la cuarta fase de la campaña "Zaragoza, ciudad ahorradora de agua" o la Alianza del Agua.

A principios del próximo año esperamos aprobar una nueva Ordenanza sobre el uso eficiente del agua, en la que se apoyarán mejoras en las acometidas de los particulares y la utilización de dispositivos ahorradores de agua en los edificios públicos y en las nuevas construcciones.

La energía es otro de los pilares de nuestra política medioambiental.

El consumo total de la energía en la ciudad de Zaragoza durante el período 2001-2005 se ha mantenido, incluso con una ligera tendencia a su disminución.

Con las medidas adoptadas en el transporte público, renovación de la flota de autobuses y adecuación de los motores a la normativa europea se ha producido una reducción de un 5% de las emisiones de CO2 a lo largo del último decenio, tendencia que se reforzará cuando se incorpore, de manera inmediata, tal como está previsto, una mezcla de entre el 5 y el 15 % de biocombustibles a los sistemas de carburantes actuales.

La introducción de criterios bioclimáticos en la construcción de viviendas también contribuirá a la reducción en las emisiones de CO2, con actuaciones como Valdespartera o las rehabilitaciones del proyecto europeo Renaissance.

En cuanto a la producción de energías renovables, a diciembre de 2005 en Zaragoza y su entorno hay 598 megawatios de potencia instalada de procedencia eólica, que serían suficientes para el consumo residencial de la ciudad en todo un año, y que están muy por encima de los objetivos de 400 previstos para el año 2010.

El tercer gran vector de la política medioambiental tiene que ver con los espacios verdes y la protección del medio natural.

Una de las transformaciones más importantes que se está produciendo en Zaragoza, de la que no se es suficientemente consciente, es el espectacular cambio en el crecimiento de zonas verdes en la ciudad.

En cuatro años van a crecer las zonas verdes de Zaragoza más que en toda su historia.

El conjunto de parques de la ciudad representa, a día de hoy, una superficie de 4.380.000 m2. Con la población actual censada nos da una ratio de 6,71 m2 por habitante.

La próxima terminación de nuevas zonas verdes como el Parque Metropolitano, riberas del Ebro, Valdespartera o parque Portillo-Almozara, añadirá cerca de 5 millones de metros cuadrados.

Con la aprobación de la reparcelación de Arcosur y su posterior urbanización, el cómputo total de zonas verdes en Zaragoza se aproximará a los 10 millones de metros cuadrados, lo que supondrá un índice de 15,03 m2 por habitante. De esta forma, estaremos entre las tres ciudades españolas con mejor ratio de zonas verdes.

Pero Zaragoza presenta, además, la peculiaridad de disponer dentro de su término municipal con grandes espacios verdes, parques naturales y de ribera muy próximos al núcleo urbano y en condiciones de uso y disfrute de los ciudadanos. Estamos hablando de zonas como los Galachos de Juslibol, Montes de Torrero, Pinares de Peñaflor, o las Riberas del Gállego y del Huerva. Estos espacios suman un total de 12,6 millones de metros cuadrados.

Si incorporamos estos espacios a las zonas verdes urbanas la ratio de zona verde por habitante alcanzaría los 35 m2. Cifra realmente espectacular y de la que los zaragozanos podemos sentirnos orgullosos.

También quiero anunciar un proyecto que pronto se va a culminar y por el que estoy seguro que nos van a envidiar muchas ciudades. Se trata de crear un cinturón verde alrededor de Zaragoza, de 35 kilómetros de longitud, que podrá recorrerse andando o en bicicleta. Con algunos tramos ya en servicio y otros en ejecución, sólo falta para cerrarlo un pequeño tramo que va desde Valdeburriana hasta la Ribera del Ebro en la zona de La Cartuja.

Autocrítica

Señoras y señores concejales, para este alcalde es un honor impagable el tener la oportunidad de participar desde la Presidencia de la Corporación en un momento tan extraordinario y apasionante como vive Zaragoza. Me siento razonablemente satisfecho de las acciones que mi gobierno ha puesto en marcha en estos tres años para contribuir a que ese proceso de mejora y transformación cobre un impulso decisivo, sea duradero en el tiempo y se extienda al conjunto de los barrios y de los ciudadanos.

Y también estoy satisfecho, si me lo permiten, del trabajo serio y responsable ? en casi todos los casos- hecho por la Oposición.

Aunque no le quiero quitar su papel a la oposición, que sin duda encontrará ?como es su obligación- cosas que reprocharnos, debo señalar, además de lo ya dicho al hablar de los distintos capítulos de la gestión, algunos aspectos concretos en los que la actuación del gobierno municipal no ha sido todo lo eficaz que yo hubiera querido.

Me hubiera gustado, en efecto, alcanzar un mayor grado de consenso en temas como el Plan de Movilidad y el Barrio del AVE.

Ustedes no nos lo han puesto fácil, pero parto de la base de que para conseguir consensos siempre tiene más responsabilidad el que gobierna que quien está en la oposición.

Tampoco me duelen prendas en reconocer que no hemos llegado a duplicar el gasto social, como era mi compromiso. Es cierto que el esfuerzo económico realizado, incluyendo el presupuesto para 2007, supone un notable incremento de más del 63 % en el gasto social de este Ayuntamiento. Y, dentro de él, las inversiones con destino social se han incrementado un 173 %.

Pero, con todo, es evidente que tenemos que seguir mejorando para poder responder a las crecientes necesidades sociales de la ciudad.

En esta línea tienen una gran importancia los programas de atención a personas mayores, como el de teleasistencia ?con más de 7.000 usuarios-, prestaciones sociales a domicilio, ayuda a familias con miembros necesitados de asistencia, pisos tutelados y residencia.

Los programas de actividades impulsados desde la Concejalía del Mayor han experimentando un importante aumento de participación acorde con el mayor número de actividades ofertadas, y con la mejora de medios e instalaciones en la red de Centros, pero estamos obligados a multiplicar también en este ámbito los recursos y las iniciativas.

Debemos también dar una creciente importancia a los programas municipales de ayuda a la mujer, con especial acento en los temas de desigualdad, la violencia de género y la promoción de la salud.

De igual modo, nunca serán suficientes los recursos que dediquemos al programa de Mediación Intercultural y de Reagrupación familiar que favorece la integración de los inmigrantes, y a las iniciativas de apoyo a las familias durante las épocas de vacaciones escolares.

Lamentablemente, no hemos logrado nuestro objetivo de que Zaragoza tenga para el 2008 un campo de fútbol adecuado a los tiempos y a las ambiciones de nuestra ciudad. Me da igual atribuir culpas o responsabilidades.

Lo cierto es que no llegaremos al 2008 con el estadio construido. Será la única mancha de la ciudad ese año. Pienso también que no hemos acertado plenamente a la hora de encontrar un equilibrio preciso entre la gran dedicación que nos ha exigido el impulso y la gestión de las grandes obras de transformación de la ciudad, con la necesaria atención a los problemas más pequeños y cotidianos.

Por utilizar un ejemplo muy gráfico: hemos conseguido la Expo o que Naciones Unidas cree en Zaragoza su primera agencia en España, pero no hemos resuelto todavía que los viajeros del AVE encuentren suficientes taxis cuando llegan a la estación de Delicias. Lo vamos a resolver próximamente, pero aún no lo hemos logrado.

Somos perfectamente conscientes de ello, y en nombre de mi gobierno pido excusas y les aseguro, entre otras cosas porque los grandes objetivos ya están conseguidos o están en marcha, que la dedicación a lo cotidiano va a ser la prioridad de nuestras actuaciones.

Quizás, finalmente, hemos intentado hacer demasiadas cosas en demasiado poco tiempo y se han producido en ocasiones disfunciones. Estoy convencido, pese a todo, de que en el momento que vive la ciudad el mayor error hubiera sido pecar por omisión, por exceso de prudencia. Es un tren que no volverá a pasar en muchas décadas y había que subirse a él con determinación y valentía.

Y, sinceramente, lo hemos hecho.

Conclusión

Cualquiera que sea el grado de autocrítica que reflejen mis últimas consideraciones, me parece fuera de toda duda que un grado mínimo de honradez intelectual debería llevarnos a todos a reconocer ?dicho sea a modo de conclusión- que la ciudad se encuentra en un momento muchísimo mejor del que tenía cuando llegamos al gobierno municipal hace algo más de tres años; que a lo largo del último año se han empezado a materializar muchos de los proyectos e inversiones de los que habíamos hablado; que la legislatura va a culminar con un récord histórico en materia de vivienda protegida y de equipamientos sociales para todos los barrios de Zaragoza; y que la progresiva terminación de todas las nuevas infraestructuras y transformaciones urbanísticas asociadas al 2008 van a cambiar radicalmente el paisaje urbano de Zaragoza, la posición competitiva de la ciudad a escala nacional e internacional y van a aumentar sustancialmente la calidad de la vida cotidiana en nuestra ciudad.

Con todos los problemas y errores que haya podido haber a lo largo de este proceso apasionante y vertiginoso, mi Gobierno está satisfecho de haber sido capaz de activar todos los resortes de la maquinaria municipal para contribuir a ese gran salto adelante que está dando Zaragoza.

Pero no es tiempo para felicitarse ni para contemplarse. Queda muchísimo trabajo por hacer.

En mi opinión, son al menos siete las grandes tareas que tenemos por delante y que, en buena medida deberían centrar el debate político local en los próximos tiempos:

  • En primer lugar, el desarrollo del plan de movilidad y la construcción de los nuevos sistemas de transporte colectivo, con nuevas líneas de tranvía, cercanías y metro.
  • En segundo, la ejecución con la máxima calidad y ambición de las actuaciones urbanísticas en el Portillo y Delicias, con la puesta en marcha del programa Milla Digital como uno de los proyectos clave para crear la nueva identidad global de Zaragoza.
  • En tercer lugar, mantener una activa política de vivienda protegida, incrementando la oferta de alquileres y de nuevos formatos accesibles para jóvenes y otros colectivos, y distribuyendo estas actuaciones a lo largo de todo el casco urbano.
  • En cuarto, diseñar un programa de revitalización y mantenimiento general de todo el centro histórico para evitar que la aparición de nuevos centros de gravedad en la ciudad provoque su deterioro y vaciamiento progresivo.
  • En quinto lugar, mantener una política activa de integración y respuesta a los desafíos crecientes que nos plantea el fenómeno de la inmigración acelerada.
  • En sexto, promover un plan de actuación post-Expo que contemple de forma coordinada, no sólo la reutilización adecuada de las instalaciones de Ranillas sino la promoción permanente de la ciudad como ciudad de congresos, de turismo urbano y de nuevos negocios.
  • Finalmente, y muy importante, incrementar los objetivos medioambientales de la gestión municipal. Zaragoza ha adquirido con la Expo 2008 un compromiso frente al mundo en materia de sostenibilidad. Pero, además, todos estamos convencidos de que este asunto se está convirtiendo en el principal problema del planeta, que requiere políticas cada vez más. Zaragoza, dentro de la red de la Agenda 21, ha hecho grandes avances en esta materia. Debemos ser todavía más exigentes en el futuro e incorporar la voluntad de ser una ciudad de referencia, algo que exige alcanzar un alto grado de consenso político y ciudadano.

Esta lista de grandes objetivos no pretende ser exhaustiva, pero estoy convencido de que en el éxito de esas iniciativas radica en gran medida el futuro de Zaragoza, nuestro futuro. Somos todos conscientes de que los meses próximos no son la mejor época para intentar grandes acuerdos políticos. Sin embargo, mi responsabilidad como alcalde me obliga a invitar a todos los grupos a que, más allá de las exigencias inmediatas de la coyuntura electoral, consideren con seriedad la necesidad de alcanzar grandes acuerdos de fondo en los temas principales que la ciudad tiene por delante. Prácticamente en todos ellos la creación de un clima de consenso y de continuidad en el tiempo de las políticas principales es absolutamente imprescindible para tener éxito. Como ese tipo de actuación no es extraño, sino todo lo contrario, a la tradición de grandes acuerdos de este Ayuntamiento creo que es razonable proponernos el avanzar en ese camino.

Tenemos por delante desafíos ambiciosos, pero también contamos colectivamente con la capacidad y la energía para salir airosos de estos nuevos retos. Zaragoza tiene un presente prometedor y un futuro espléndido por delante. La ciudad lo ha demostrado durante estos últimos años y lo confirmará con rotundidad en el 2008.

Muchas gracias.