Organización Municipal

Debate sobre el estado de la ciudad, 25 de noviembre de 2008

Intervención inicial del Alcalde de Zaragoza

Indice

Introducción

Comparezco ante el Pleno para iniciar el debate sobre el estado de la ciudad con mi informe sobre la situación general de Zaragoza y las líneas maestras de la acción de gobierno.

A pesar de haber transcurrido casi un año y medio desde el inicio de la legislatura -plazo superior a lo que prescribe el Reglamento-, las circunstancias extraordinarias que el Ayuntamiento ha vivido con motivo de la Expo 2008 aconsejaron posponer hasta ahora, con acuerdo de todos los grupos, el que va a ser el primer debate general de la actual Corporación Municipal surgida de las elecciones de mayo de 2007.

Creo, por ello, que es obligado que empiece mi intervención dedicando el tiempo preciso a dar cuenta de la gestión realizada en relación con ese acontecimiento excepcional, que ha absorbido, como no podía ser menos, buena parte de la energía y de los recursos del Gobierno municipal y de la ciudad en su conjunto. También detallaré, no obstante, los datos esenciales de la gestión realizada en el resto de áreas de competencia municipal.

Me detendré después en analizar la compleja situación económica en que nos encontramos en la actualidad debido, en parte, al esfuerzo financiero que ha supuesto la Expo y, en parte, a la crisis financiera internacional y a la amenaza de una depresión global, que están teniendo ya importantes repercusiones en la economía de la ciudad y del Ayuntamiento.

Y, finalmente, dedicaré una atención detallada a las acciones que el Gobierno está poniendo en marcha -o planea hacerlo en el futuro- para combatir los efectos de la crisis económica y el desempleo; así como a las iniciativas destinadas a mantener a medio y largo plazo el impulso y la ambición que nos ha dado la Expo 2008.

Balance de la Expo

Me referiré así pues, en primer lugar, a la Expo, nuestra gran obra colectiva. Esta Corporación, y las dos anteriores, son tributarias en su totalidad de los méritos que ha significado la Expo. De los defectos, en cambio, no hay más responsable que este alcalde y mis Gobiernos.

Quiero que conste en acta, con toda solemnidad, mi gratitud a todos los grupos municipales por la generosidad de su apoyo y por su cooperación permanente al gran proyecto de la Expo. Ese sólido consenso, que tanto nos han envidiado fuera de Zaragoza, ha sido la verdadera clave del éxito.

No es aún tiempo para hacer un balance definitivo de la Expo y de la transformación urbana asociada a este evento. Como toda actuación de gran calado y largo alcance, el juicio último no se podrá hacer hasta dentro de unos años, cuando estemos en condiciones de calibrar si se han cumplido plenamente los objetivos estratégicos que perseguíamos en materia de proyección internacional de la ciudad, atracción de inversiones, impulso al turismo urbano y de las ferias y congresos, etc.

Pero sí que hay que hacer un balance a día de hoy.

Empezaré proclamando con orgullo que Zaragoza ha estado a la altura del gran prestigio de España como país organizador de eventos internacionales.

La Expo estuvo lista para su inauguración el 14 de junio a pesar del escepticismo de muchos de nuestros convecinos y pese a que el plazo para su ejecución dado por el BIE era casi temerario por escaso. De hecho, creo que nunca más se volverá a plantear ninguna Expo con tan escaso margen.

Zaragoza cumplió y ello fue posible por la capacidad profesional de las personas que trabajaron en la Expo, por la competencia de las empresas, por el extraordinario esfuerzo de los empleados del Ayuntamiento, que superaron con nota un desafío extraordinario. Y ¿por qué no decirlo?, por una buena y coordinada gestión política del evento. En el plano operativo, el desarrollo de la Exposición y de la vida en la ciudad durante esos 93 días ha sido, en líneas generales, fluido y eficiente.

Merece una mención especial la movilidad. El Ayuntamiento diseñó y puso en marcha un operativo especial de transporte público que ha resultado ejemplar, logrando que un 40,1 % de los visitantes de la Expo accedieran al recinto mediante la red de autobuses urbanos, con un total de 5,3 millones de usuarios.

Y ello fue posible manteniendo en el conjunto de la red una alta capacidad de servicio, que permitió incluso que se llegara a batir el récord histórico de usuarios en un solo día.

El nuevo servicio de alquiler de bicicletas impulsado por el Ayuntamiento también ha tenido un papel valioso en el desarrollo de la movilidad durante la Expo, con una cifra de 120.000 usos en esos tres meses.

A la acertada gestión del transporte colectivo se unen las nuevas infraestructuras viarias de acceso a la ciudad, el modélico comportamiento cívico de los ciudadanos y un altísimo nivel de seguridad, al que ha contribuido de forma decisiva -y en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado- la excelente actuación de la Policía Local, que prestó casi 52.000 horas de servicio en relación con la Expo, en tareas como la escolta de 477 caravanas oficiales de altas personalidades o en la vigilancia del tráfico, que permitió que el número de accidentes en la ciudad fuese durante el periodo Expo un 5,9 % inferior al del mismo periodo del año anterior.

Fluidez del tráfico, reducción de la siniestralidad y un muy bajo nivel de delincuencia -con un número de delitos incluso por debajo del año anterior-, han consolidado la imagen de Zaragoza como ciudad segura y tranquila incluso en situaciones de elevada concentración ciudadana y de alto compromiso como es una exposición internacional.

Zaragoza ha sido capaz igualmente de ofrecer una atractiva oferta cultural durante el pasado verano. Una parte importante de esa oferta ha sido fruto de la iniciativa privada -algo de lo que debemos felicitarnos-, pero también de las iniciativas de las distintas instituciones. El Ayuntamiento contribuyó a ese panorama con diversas actuaciones, entre las que destaca la programación extraordinaria del Auditorio, que atrajó a 27.200 espectadores, y la del Teatro Principal, con 40.000.

Los servicios turísticos municipales también han estado, como es lógico, a pleno funcionamiento. El número de consultas en las Oficinas de Turismo se multiplicó por cuatro respecto a veranos anteriores, con más de 720.000 usuarios, mientras el volumen de viajeros del bus turístico ha superado las 150.000 personas, con crecimientos superiores al 70 %. También el turismo de congresos ha experimentado un auge durante 2008, con un aumento del número de eventos y de participantes del 40 % respecto al año anterior.

Todas estas cifras ilustran, en definitiva, el hecho de que la ciudad en su conjunto y la maquinaria municipal en particular han estado funcionando a pleno rendimiento y a plena satisfacción. Especial mención merece la aportación extraordinaria de un voluntariado que ha transmitido al mundo las mejores cualidades de la sociedad zaragozana.

De la afluencia de visitantes y de su proyección mediática, creo que podemos estar razonablemente satisfechos. Debemos darle el valor que merece al altísimo nivel de las personalidades, jefes de Estado, miembros de Casas Reales, presidentes y ministros que nos han visitado. Ellos, junto a destacadísimas representaciones empresariales de todo el mundo, han colocado a Zaragoza en muchas agendas de relevancia internacional.

Aunque estoy seguro de que coincidiremos en que lo más importante para Zaragoza es lo que la exposición nos ha dejado con carácter duradero.

No insistiré, por bien conocidos, en los aspectos intangibles, como son el aumento del orgullo ciudadano, la experiencia organizativa y la confianza para abordar grandes proyectos en el futuro. Pero sí me referiré a las infraestructuras y equipamientos realizados con ocasión de la Expo, porque constituyen un salto cualitativo decisivo en la historia de la ciudad.

Precisamente ahora, en plena crisis económica, podemos calibrar todavía con más precisión el valor de haber tenido un programa de inversiones en los tres últimos años que ha sumado la cifra de 1.053 millones de euros en el Plan de Acompañamiento, 446 millones en el programa de proyectos asociados al propio Plan de Acompañamiento, 584 millones invertidos en el recinto de Ranillas -sin contabilizar los 291 millones de euros que ha supuesto el propio funcionamiento de la Exposición- y 556 millones de euros invertidos por Zaragoza Alta Velocidad en unas obras vitales para la ciudad y cuya ejecución se ha realizado en tiempo récord con motivo de la Expo.

Es decir, estamos hablando de una inversión total de 2.639 millones de euros (438.000 millones de pesetas). Si tenemos en cuenta que nuestra capacidad de inversión anual ordinaria gira en torno a los 110 millones de euros, hubiéramos necesitado 24 años para financiar con nuestros propios recursos las inversiones realizadas en estos tres últimos años. Ese esfuerzo inversor se ha traducido en una importante creación de riqueza y de puestos de trabajo en la ciudad. Hemos crecido por encima de la media española en los últimos años y batimos el récord de afiliados a la Seguridad Social en Zaragoza, que durante casi todo este año se ha situado por encima del nivel de las 300.000 personas.

Las cifras que vamos conociendo sobre el impacto económico de la Expo no dejan lugar a dudas.

Las inversiones de la Expo entre 2005 y 2008 explican el 10,9 % del aumento de la renta de Aragón en cada uno de esos cuatro años.

En cuanto al gasto generado, principalmente por los turistas, se estima que ha significado un 9,4 % del aumento de la renta en Aragón durante 2008.

En definitiva, y para tener un término de referencia, si todo el impacto económico se hubiese concentrado en 2008, la Expo habría representado nada menos que el 7,5 % del Producto Interior Bruto total de Aragón.

Más importante, si cabe, es el impacto que las infraestructuras creadas tienen y tendrán de forma permanente en la mejora de la calidad de vida para nuestros ciudadanos.

El cierre del Tercer y el Cuarto Cinturón, la ampliación de la Ronda Norte, la nueva conexión entre el Cuarto Cinturón y la autovía de Huesca, el vial Norte del Actur, el paso inferior en la Rotonda de la MAZ, los nuevos viales en el entorno de la estación del AVE, el túnel de salida hacia la AP-68, el acceso al aeropuerto desde la A-2, la nueva terminal del Aeropuerto, la creación de la primera línea de cercanías o los 24 puentes y pasarelas construidos sobre el Ebro, el Gállego, el Huerva y el Canal Imperial suponen, en muchos casos, soluciones a necesidades históricas de la ciudad y, en todos ellos, una mejora de la accesibilidad de la ciudad, un ahorro de tiempo para los ciudadanos en sus desplazamientos cotidianos y un aumento de la competitividad para nuestras empresas. Uno de los beneficios inmediatos de todas estas obras ha sido la palpable mejora del tráfico en el conjunto de la ciudad.

Otras obras que aún están en ejecución abrirán nuevas perspectivas en la ciudad, como el cubrimiento de las vías desde el Camino de Cabaldós hasta el Tercer cinturón para prolongar la avenida Tercer Fleta; o resolverán otros importantes problemas, como la supresión de los pasos a nivel de ferrocarril en el barrio de la Estación de Casetas y en la Venta del Olivar, con lo que no quedará ningún paso a nivel en todo el término municipal de Zaragoza.

Sólo por la posibilidad de ejecutar el Plan de Riberas y el Parque del Agua Luis Buñuel habría valido la pena, en mi opinión, todo el esfuerzo de la Expo.

En el caso del Plan de Riberas, hablamos de una intervención de gran envergadura para el tratamiento de un total de 2.692.000 metros cuadrados, con 56 kilómetros y medio de riberas regeneradas, en las que se han ajardinado más de 75 hectáreas y se han construido 20,4 kilómetros de carriles-bici.

Se trata, además, en el caso específico del Ebro, de una actuación integral que contempla todos los aspectos necesarios para cualificar estos nuevos espacios y garantizar su uso y disfrute por todos los ciudadanos: apertura de varios kioscos-cafetería, instalación de obras de arte público urbano, recuperación de patrimonio como el antiguo Molino del Rabal, nuevos embarcaderos, creación, gracias al azud, de un nuevo y atractivo campo de regatas, etc.,etc.

No todo, es cierto, se pudo culminar a tiempo, ni todas las operaciones han tenido el éxito inicial previsto. Son conocidas las causas que motivaron el retraso en la zona del Balcón de San Lázaro y también las dificultades para la puesta en marcha del servicio de navegación en el Ebro, que provocaron una cifra de usuarios muy inferior a la estimada.

La dimensión y complejidad de la intervención en nuestras riberas aconseja un seguimiento permanente para culminar adecuadamente la operación. De la misma forma, la limpieza del cauce del Ebro y la gestión del azud y del servicio de navegación deben ser vistos, como atractivos turísticos y elementos recreativos para todos los ciudadanos.

La rápida y masiva apropiación por los ciudadanos de los espacios verdes generados por el Plan de Riberas es la mejor demostración de la utilidad social de esta gran realidad.

La recuperación de las riberas del Ebro ha beneficiado directamente a cinco distritos municipales. El conjunto del Plan de Riberas ha incorporado actuaciones en 11 de los 14 distritos municipales urbanos. Si contemplamos el programa completo del Plan de Acompañamiento de la Expo comprobamos que todos los distritos municipales urbanos, absolutamente todos, se han beneficiado en mayor o menos grado de las inversiones realizadas.

Por otra parte, la creación de nuevos espacios públicos ha permitido resolver viejos problemas como el de la ubicación definitiva del Mercadillo ambulante y del Rastro, que han encontrado en el aparcamiento sur de la Expo un lugar idóneo para clientes y comerciantes. Y también se ha podido mejorar la infraestructura turística de la ciudad con instalaciones como el nuevo Cámping municipal.

Mención especial merece el extraordinario Parque del Agua Luis Buñuel. Con sus 121 hectáreas, 40.000 arbustos y 25.000 árboles se ha convertido, con diferencia, en el mayor parque de la ciudad, capaz de atender la demanda actual de espacios verdes y, sobre todo, la de la Zaragoza de las próximas décadas.

Se trata, además, de un concepto de parque innovador en el que se combinan de forma creativa los usos recreativos y deportivos típicamente urbanos con aquellos otros más enfocados al disfrute de la naturaleza. Y todo ello con una respetuosa omnipresencia del agua.

El Parque del Agua, junto con las riberas, es ya el gran éxito de la post Expo. Lo demuestran cada día, y especialmente los fines de semana, los miles y miles de zaragozanos que han adoptado estos espacios como su lugar natural de esparcimiento. Empieza a ser reconocido en el campo del diseño urbano como una actuación singular que dará renombre a nuestra ciudad y que, además, no hará más que mejorar y embellecerse cada año conforme la naturaleza vaya desarrollando todo su potencial.

Para ilustrar el alcance y dimensión histórica de la transformación urbana que Zaragoza ha experimentado puede bastar este elocuente dato: los 9.000 nuevos puntos de luz que el Ayuntamiento va a gestionar en los espacios generados por la Expo y el Plan de Acompañamiento suponen un aumento del 16 % sobre la red de alumbrado público previamente existente en la ciudad.

La relación coste / beneficio de la operación Expo ha sido abrumadoramente positiva y de largo alcance para Zaragoza. No es un paréntesis que haya que cerrar cuanto antes como si se tratara -como alguno proclama o insinúa, lo que es peor- de una pequeña frivolidad que nos ha impedido ocuparnos de las cosas importantes de la ciudad. ¡¡¿Qué hay mas importante para la ciudad y para sus ciudadanos que lo dicho?!!

Ha sido una obra colectiva monumental, de la que debemos sentirnos todos orgullosos y de la que debemos aprender que, con ambición y un amplio apoyo, podemos seguir transformando la ciudad hasta situarla entre las mejores de Europa.

Tampoco ha sido, como aquellos mismo necios proclaman, ni un disparate financiero, ni una carga que lastrará la actividad del Ayuntamiento durante años. Esas afirmaciones son simplemente falsas.

Es verdad que el Ayuntamiento ha hecho un esfuerzo económico importante durante estos tres últimos años, en los que ha mantenido un ritmo de inversión que ha duplicado la media histórica del periodo anterior. Pero cada euro que hemos invertido con motivo de la Expo se ha multiplicado por diez con las inversiones asociadas del Gobierno de Aragón y, muy especialmente, del Gobierno de la nación.

He manifestado en reiteradas ocasiones antes de la crisis económica que iba a intentar que la próxima Corporación no se viera obligada a seguir pagando deudas de la Expo. Y ahora, pese a la crisis que supone reducción de ingresos, pienso que lo vamos a conseguir.

Hoy podemos decir que, a falta de algunas discusiones técnicas y los acuerdos correspondientes, las cuantías que el Ayuntamiento tiene que aportar a Expoagua para liquidar todas nuestras deudas, incluidas las que se derivan de las encomiendas de gestión y aportaciones de capital pendientes, van a quedar prácticamente saldadas de aquí a final de año o en los primeros meses de 2009.

Y eso se ha conseguido manteniendo unos impuestos que siguen situando a Zaragoza como una de las grandes ciudades españolas con menor carga fiscal y, no menos importante, con una gestión transparente e intachable.

En pocas semanas se conocerá la liquidación completa de la contabilidad de Expoagua y el detalle de las responsabilidades financieras que corresponden al Ayuntamiento, pero ya les adelanto que no habrá ni sorpresas desagradables ni cargas ocultas bajo las alfombras, para disgusto de los profetas de la desgracia y para decepción de los que siguen esperando encontrar un flanco débil por el que atacar la gestión de la Expo. Es una pena que no dediquen sus esfuerzos a hacer algo útil para la ciudad en la que viven.

Gestión: Movilidad

Debo referirme ahora a otros aspectos de la gestión realizada por el Gobierno municipal en este año y medio de legislatura.

De especial trascendencia resultan las actuaciones para el desarrollo del Plan de Movilidad Sostenible, que ya ha obtenido su aprobación definitiva por parte de las administraciones implicadas en el mismo.

Como saben, este Plan contempla una inversión de 997 millones de euros hasta 2015. De ellos se han presupuestado 32 millones en 2007 y 2008.

De todas las acciones en marcha, la de mayor trascendencia es la primera línea de transporte urbano de alta capacidad, es decir, el nuevo tranvía Norte-Sur. Con 12,8 kilómetros de recorrido y 25 paradas entre Parque Goya y Valdespartera. Esta línea supondrá un salto cualitativo importante en el sistema de transporte urbano, puesto que absorberá en torno a un 20 % del volumen actual de pasajeros de toda la red.

Después de un largo debate en el que no ha sido posible aproximar las posiciones que los grupos municipales mantienen desde hace años sobre este tema, ahora es el tiempo de su ejecución.

Una vez superado el periodo de información pública y la resolución de las alegaciones en el último Pleno municipal, todo está listo para la creación de la sociedad mixta de gestión y la licitación de las obras del primer tramo en el primer semestre de 2009, obras que deben concluir dos años después, en el primer semestre del 2011.

Al propio tiempo estamos trabajando en el estudio de una línea de metro Este-Oeste, de la que ya se ha redactado el estudio informativo y se ha licitado la redacción del estudio de viabilidad y anteproyecto.

La Zaragoza de mediados de la próxima década va a necesitar forzosamente un transporte urbano más eficiente y nada impide pensar que la combinación de diferentes modalidades, sea una buena solución como lo es en tantos lugares del mundo. Entre tanto, es necesario introducir importantes mejoras en la red actual de transporte urbano, porque es uno de los servicios que más afectan a la calidad de vida cotidiana de la mayoría de los ciudadanos.

La flota se ha incrementado en 45 autobuses en lo que va de legislatura, se han remodelado 8 líneas, se han construido 10 kilómetros de carril-bus y un intercambiador, se ha implantado la nueva línea al Aeropuerto y la Plataforma Logística y se han incrementado en 2 millones los kilómetros recorridos cada año a consecuencia de distintas mejoras en el servicio.

Pero es indispensable ampliar a toda la red el estudio de tiempos y recorridos que se ha iniciado en 16 de las líneas para intentar mejorar la regularidad y la predecibilidad, como cualidades indispensables en cualquier sistema moderno de transporte.

Tenemos que ser mucho más ambiciosos para conseguir en el más breve plazo que todos los autobuses tengan rampa de acceso (actualmente cuentan con ella el 45 % de los vehículos). Y es preciso desarrollar cuanto antes el proyecto de Línea Circular y la adaptación de toda la red de autobuses para cuando entre en servicio el tranvía.

Como parte importante del Plan de Movilidad, se ha iniciado la implantación de Zonas 30 de tráfico calmado en la Plaza de los Sitios y León XIII -que se extenderán próximamente a otras dos zonas del centro-, y se han adjudicado las obras de construcción de tres estacionamiento subterráneos en Delicias, San José y Las fuentes, mientras se avanza en los proyectos para estacionamientos de disuasión en los accesos a la ciudad y de estacionamientos mixtos en concesión en diferentes barrios de la ciudad.

La puesta en marcha del servicio de alquiler de bicicletas y de 25 kilómetros de carril-bici coincidiendo con la Expo ha provocado un espectacular y saludable aumento del uso de la bicicleta en nuestras calles. Tenemos que ser diligentes para evitar que esta buena noticia se convierta en un problema de convivencia entre conductores, ciclistas y peatones.

Necesitamos intensificar la creación de carriles-bici que permitan completar los itinerarios principales de la ciudad, y anticiparnos a promover una convivencia ordenada y unas reglas de conducta en las aceras. El Plan Director de la Bicicleta que está en redacción -con el decisivo impulso del concejal José Manuel Alonso, siempre tan comprometido en este tema- debería servir para avanzar en esa dirección.

Aunque sea una actuación que no corresponde al Ayuntamiento, es obligado mencionar en este apartado la reciente puesta en marcha de la primera línea ferroviaria de cercanías. Desde el Gobierno municipal se va a mantener un seguimiento permanente para hacer posible el inicio en 2009 de las obras de la estación de Avenida Goya y también para favorecer la mejor explotación de este servicio, llamado a desempeñar un papel importante en la movilidad urbana y metropolitana.

Gestión: Residuos y limpieza

En materia de los servicios públicos que presta el Ayuntamiento es obligado referirse a continuación a la nueva contrata del servicio de limpieza y recogida de basuras.

En este momento está extendido ya al completo el nuevo sistema de contenedores y de recogida mediante camiones de carga lateral, que se está demostrando más rápido y menos ruidoso que el anterior.

El nuevo contrato incluye un amplio número de otras novedades en el servicio, que deberían traducirse pronto en una mejora generalizada de la limpieza de nuestras calles hasta alcanzar el nivel de calidad que todos queremos.

Habrá, sin duda, que estar vigilantes para que el servicio contratado responda a las condiciones acordadas, pero también tendremos que incentivar otras iniciativas, como las puestas en marcha recientemente en el Casco Histórico y en Delicias, para fomentar la implicación y la concienciación vecinal en la tarea de tener una Zaragoza limpia y agradable, pues, ciertamente se viene observando en los últimos años una degradación de ciertas pautas cívicas sin cuya corrección será imposible alcanzar el objetivo que todos queremos. Para ello, la colaboración de las asociaciones y de los vecinos es imprescindible. Y como último remedio: aplicación sin complejos de la normativa sancionadora.

Gestión: Bomberos y Policía Local

En materia de los servicios publicos municipales, no quiero dejar de referirme al siempre eficaz y meritorio trabajo del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, con sus más de 8.000 intervenciones al año en incendios, salvamentos y distintas asistencias técnicas.

En este sentido, además del trabajo realizado al servicio de Expo 2008, ha tenido una especial significación su labor en el campo de la prevención, con la aprobación definitiva de la actualización del Plan Municipal de Protección Civil y la redacción de distintos planes específicos de protección ante riesgos meteorológicos, catástrofes, emergencias nucleares o graves accidentes de transporte.

En este periodo, además, el Cuerpo de Bomberos ha continuado la renovación de su parque de vehículos y ha integrado su red de comunicaciones en la red municipal TETRA para una mayor garantía de cobertura y coordinación con otros servicios municipales.

En cuanto a la Policía Local, además de su actuación con ocasión de la Expo, conviene reseñar la próxima apertura del nuevo cuartel central en el barrio de La Paz. Constituirá una mejora generalizada en las condiciones de trabajo de los agentes y en la eficacia del servicio a los ciudadanos.

Quiero poner un énfasis especial en el trabajo realizado por la Policía Local en materia de seguridad vial. Ha sido intenso y continuado y está ofreciendo buenos resultados en un ámbito en el que la sociedad, afortunadamente, está mostrando un alto nivel de sensibilidad. Gracias, entre otros factores, a este trabajo, la siniestralidad vial en Zaragoza se ha reducido en un 50 %, en cuanto a número de heridos y de fallecidos, en el quinquenio 2004-2008 en comparación con el quinquenio anterior. Se ha conseguido un cumplimiento casi absoluto en la obligatoriedad del cinturón de seguridad y del casco para los motociclistas, así como una reducción notable en la velocidad de los vehículos que circulan por nuestras calles.

Gestión: Ciclo del Agua y Medio Ambiente

En las actuaciones relativas al Ciclo del Agua se ha seguido trabajando en el plan a siete años que se aprobó en 2002. Los ambiciosos objetivos de reducción del consumo de agua que se fijaron en el mencionado plan se han conseguido de forma anticipada. De los casi 80 hectómetros cúbicos consumidos por la ciudad en 2001, este año 2008 la cifra de consumo quedará en 62 hectómetros cúbicos, claramente por debajo de la cifra de 65 fijados como objetivo. La renovación de tuberías y de instalaciones que ha conducido a ese ahorro ha permitido también reducir el número de roturas prácticamente a la mitad en ese mismo periodo.

Además de estas actuaciones relacionadas con el ciclo del agua, también se han llevado a cabo actuaciones de reforma de distintas vías urbanas como la remodelación del Paseo de Teruel, ampliación de la carretera de Garrapinillos, renovación de las calles Fraga, Río Cinca y María Pilar de las Heras, o la urbanización de la intersección de la N-II con la carretera de Villamayor en Santa Isabel. Actualmente están en proceso de licitación otras obras como la renovación de las calles de Boggiero, Miguel de Ara y de la plaza Ecce Homo -todas en el Casco Histórico-, además de otras como en las calles Aldebarán y Marcelino Alvarez, y la reparación del Puente de Hierro.

En cuanto a la estrategia de reducción de emisiones de CO2 y mejora de la calidad del aire, el objetivo planteado es la reducción del 30 % en las emisiones de CO2 para el año 2015. En su consecución, además de la importancia esencial del Plan de Movilidad Sostenible, tendrán incidencia otras actuaciones como la Ordenanza de Construcción Bioclimática, pendiente de su aprobación definitiva o el decreto de Alcaldía para el uso de biocombustibles en los servicios públicos. En este momento, usa biocarburantes el 22 % de la flota de transporte público urbano y todos los vehículos de recogida de residuos, de acuerdo con el pliego de la nueva contrata.

En materia de espacios verdes, las actuaciones más destacadas han sido la construcción del Parque del Agua y la recuperación de las riberas de los ríos y del Canal. No obstante, debe mencionarse también la atención prestada a lugares de tanta significación urbana como los Pinares de Torrero, donde se lleva ejecutado el 70 % de un Plan de Ordenación orientado a facilitar su disfrute por parte de los ciudadanos, que es especialmente importante dadas las actuaciones urbanísticas en el barrio de La Paz y el desarrollo de Puerto Venecia.

En cuanto al Parque Grande, está a punto de presentarse el anteproyecto del Plan Director para su regeneración integral.

Gestión: Acción Social

Como saben, una de las prioridades más destacadas de mi gobierno, con claro reflejo presupuestario, es la acción social.

En este momento, el desarrollo de la Ley de Dependencia constituye un marco de referencia en materia social. Estamos trabajando en este tema de manera coordinada con el Departamento de Familia y Asuntos Sociales del Gobierno de Aragón.

El Ayuntamiento ha contratado 18 gestores personales para la realización de propuestas individualizadas de atención, con más de 3.600 propuestas elaboradas hasta la fecha. De esta forma, se podrá cumplir el objetivo de terminar el año 2008 con una plena normalización en la aplicación de la Ley de Dependencia. Con ello, nuestra ciudad, será una de las primeras ciudades de España en lograrlo.

Se está trabajando igualmente en la concertación y valoración económica de otros servicios de atención social que presta el Ayuntamiento, al tratarse de prestaciones sociales que entran dentro de los derechos personales reconocidos por la Ley. Me refiero a la teleasistencia, la Casa Amparo o los servicios de ayuda a domicilio. Nuestro objetivo es llegar a concluir acuerdos en todas esas materias con el Gobierno de Aragón.

En todo caso, estamos incrementando la actividad y los servicios en este campo sin esperar a decisiones futuras. Así, el Servicio de Ayuda a Domicilio ha incrementado un 11 % las horas de atención en 2008 respecto a 2007, con un aumento en la dotación presupuestaria del 30 %. Por su parte, el Servicio de Teleasistencia ha aumentado un 20 %, hasta 8.975 servicios.

Seguimos trabajando en el drama la violencia de género. En 2007 se puso en marcha un plan integral que desarrolla medidas de sensibilización y también de atención directa a mujeres maltratadas. Sólo en 2007 se atendieron a 468 mujeres, de las que 32, junto a 43 menores, fueron alojadas en los pisos tutelados o en la Casa de Acogida municipal. En 2008 se ha puesto en marcha una nueva Casa de Acogida con mayor capacidad y mejores condiciones que la anterior.

También se ha intensificado el trabajo en la aplicación del Plan Municipal de Integración Social y Convivencia Multicultural para la atención a los inmigrantes, que está funcionando bien como demuestra el mantenimiento de un aceptable nivel de convivencia en la ciudad pese al elevado ritmo de aumento de la población inmigrante extranjera.

Se ha reforzado la Red Municipal de Centros de Tiempo Libre, con la consolidación del centro de Parque Goya y la apertura inmediata de otro centro en La Jota y dos ludotecas en Valdefierro y Oliver.

En colaboración con el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón se va a reforzar todo el programa de actividades de tiempo libre como una de las estrategias para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar en los días festivos y en los periodos vacacionales.

En el Area de Juventud cabe destacar por su carácter novedoso la puesta en marcha de la Oficina Municipal de Emancipación Joven, dedicada a prestar asesoramiento, formación, información y servicios de bolsa de empleo y vivienda a jóvenes entre 16 y 35 años para favorecer su emancipación.

Gestión: Equipamientos en barrios

En cuanto al Plan de Barrios, que se inició en 2003 y que debía alcanzar dos legislaturas, se encuentra en este momento en un alto nivel de cumplimiento.

Desde la constitución de la actual Corporación Municipal en 2007 se han terminado las obras y puesto en servicio, entre otros equipamientos: las escuelas infantiles de El Tren (en Delicias), y las de Santa Isabel, La Paz, Oliver y Actur; los nuevos campos de fútbol en Barrio Oliver; y el Pabellón de Valdefierro.

Están acabadas las obras de: remodelación del Centro Deportivo de La Granja; rehabilitación del Convento de la Victoria - Museo del fuego; centro sociocultural de La Jota; centro cívico Oliver; la biblioteca y centro de convivencia de Actur norte; talleres, centro sociolaboral, casa de juventud y centro de tiempo libre de Valdefierro; y la nueva sede central de la Policía Local. Mención destacada merece asimismo la terminación de la plaza y el aparcamiento subterráneo de Eduardo Ibarra.

Durante los próximos cuatro meses concluirán las obras de la primera fase de la Casa Amparo; del edificio de la Unidad de Montes junto al puente de la Almozara; y la ampliación del Museo Pablo Gargallo.

Gestión: Barrios rurales y participación ciudadana

Esa política de equipamientos se ha traducido en una importante actividad también en los barrios rurales.

En relación con el convenio con la Diputación Provincial de Zaragoza, (con un presupuesto total de 18 millones de euros -de los que la Diputación aporta 6) se han ejecutado inversiones por más de 11 millones. Entre las obras terminadas figuran la Avenida de Casetas, el abastecimiento de agua en varias zonas de Movera o el Centro Deportivo Municipal en La Cartuja Baja. En la actualidad están en ejecución el Centro Médico y Centro de Actividades en Garrapinillos, la nueva Alcaldía y Centro Cívico en Juslibol, el centro médico en Monzalbarba, la nueva Alcaldía en San Gregorio y el acondicionamiento en la carretera de Torrecilla de Valmadrid. El próximo año se acometerán el Centro de Mayores de Montañana, la Alcaldía de Peñaflor y la Casa de Juventud de San Juan de Mozarrifar.

En cuanto a las obras en barrios rurales financiadas exclusivamente por este Ayuntamiento, se han hecho en 2007 y 2008 inversiones superiores a los 8.700.000 euros, con numerosas obras de arreglo de calles y plazas en prácticamente todos los barrios. Igualmente se ha realizado un programa de mejora de los centros deportivos municipales, en el que debe destacarse no sólo la reforma de las instalaciones sino su impacto medioambiental, al conseguirse el pasado verano un ahorro de 8 millones de litros de agua.

En el ámbito de la participación ciudadana, el hecho más destacado ha sido la puesta en marcha del Consejo de la Ciudad, creado en 2007, así como la integración de las Juntas de Distrito en el programa municipal de gestión presupuestaria y la implantación de la gestión electrónica de la red de centros cívicos, medidas que nos permitirán avanzar más en la desconcentración de competencias en las Juntas de Distrito.

Gestión: Deportes

La apertura hace un año del Centro Deportivo Municipal Siglo XXI ha sido el principal hito en materia de nuevas infraestructuras deportivas, acompañadas por otras instalaciones reformadas o de nueva construcción como las de Valdefierro, La Cartuja, La Granja o el nuevo campo de fútbol de La Camisera.

Esta ampliación de la oferta viene respaldada por la aceptación de los ciudadanos, cuyo nivel de uso de las instalaciones deportivas municipales sigue en aumento. Este año, casi 44.000 zaragozanos practican dos o más horas de deporte semanal en las instalaciones municipales.

Esta demanda creciente nos obliga a disponer de un análisis riguroso de los hábitos deportivos y del censo de instalaciones -que ya se está haciendo- para proceder a una nueva planificación de la política de infraestructuras deportivas.

También nos exige estudiar y explorar nuevas fórmulas de gestión que permitan continuar la expansión de la oferta sin sobrecargar en exceso las finanzas municipales. En este sentido, se ha puesto en marcha un nuevo modelo de construcción y explotación por empresas privadas de determinadas instalaciones dentro de los centros deportivos municipales que nos proporcionará un interesante caso de estudio para abordar futuras actuaciones. Se ha implantado ya con plena aceptación del ciudadano en los fitness y balnearios de los pabellones "Pepe Garcés", "Alberto Maestro", "Siglo XXI" y próximamente en el de La Granja, y también se va a utilizar esta fórmula para las nuevas pistas de pádel.

Gestión: Cultura

La celebración del Bicentenario de Los Sitios ha marcado la gestión en el plano cultural, con un programa extenso y variado que creo que está a la altura del decisivo significado que este acontecimiento tiene para la identidad colectiva de los zaragozanos. Terminada la Expo, se va a incrementar las actividades (en cantidad y calidad) para celebrar el Bicentenario, que se prologarán hasta finales de mayo.

Ahora es también el momento del lanzamiento definitivo de la candidatura de Zaragoza como Capital Europea de la Cultura en 2016. Independientemente de las posibilidades reales de obtener esa designación -por la que compiten un buen número de ciudades españolas- se trata de una magnífica oportunidad para ordenar, movilizar y poner en valor el potencial cultural de carácter histórico y monumental que tiene nuestra ciudad, y para proyectar a nivel nacional e internacional la potente red de nuevas infraestructuras culturales de las que la ciudad se va a dotar en los próximos años.

Zaragoza también formará parte de las ciudades que van a refrendar las conclusiones de la Agenda 21 de la Cultura, y se van a constituir un Observatorio de las Políticas Culturales Locales y un Consejo Sectorial, lo que nos permitirá disponer de un amplio análisis comparativo y participativo para impulsar la nueva estrategia cultural que Zaragoza necesita. En cuanto a la organización de las fiestas del Pilar, en 2008 se ha hecho un esfuerzo organizativo para reducir su coste para las arcas municipales y desconcentrar los núcleos festivos de forma que se reduzcan las molestias a los residentes.

Gestión: Situación económica y política presupuestaria

El acelerado empeoramiento del contexto económico general, nos obliga a todos a reconsiderar nuestras previsiones, y nuestras prioridades.

Como es bien conocido, la situación del mercado laboral se ha deteriorado y en los sectores de la construcción y los servicios, el aumento del paro ha sido particularmente brusco.

A final de octubre en Zaragoza capital la cifra de parados ascendía a 32.774 personas.

Es verdad que el mercado de trabajo en Zaragoza tiene otros rasgos menos negativos. Por ejemplo, el número de afiliados a la Seguridad Social sólo ha descendido un 3,2 % en lo que va de año.

Por otra parte, la Encuesta de Población Activa nos indica que, mientras en el conjunto de España la tasa de paro ha crecido 3,4 puntos desde el verano de 2007, en Aragón no ha llegado a un punto de aumento.

Afrontamos, por tanto, la aguda crisis económica actual con un nivel de actividad laboral importante y con una tasa de paro baja en términos comparativos con el resto de España: un 6,8 %. Pero no podemos engañarnos. El paro va a seguir subiendo de forma acusada en los próximos meses.

Afrontar con realismo y determinación ese grave problema no sólo es una cuestión de sensibilidad social. El deterioro de la situación económica afecta también directamente a la situación financiera del Ayuntamiento.

La crisis del sector inmobiliario ha hecho, por ejemplo, que la recaudación por el impuesto de plusvalías se vea reducida este año en casi 9 millones de euros -es decir, en torno a un 30 % sobre lo previsto-, mientras que los ingresos procedentes de la Administración central se reducen otros 9 millones de euros.

El escenario presupuestario del Ayuntamiento para 2009 es complicado, por la dificultad que tiene estimar los ingresos reales en una situación económica general de gran incertidumbre.

Un criterio de prudencia y de adecuación al nuevo contexto nos llevará a una reducción próxima al 5 % en la cifra total del presupuesto municipal para el próximo año.

El gasto corriente se va a reducir en términos reales, con la aplicación de distintas medidas restrictivas en gasto de personal (congelación de la oferta pública de empleo, reducción de horas extraordinarias, etc.) y en la política de subvenciones.

Por su parte, tal como se debatió y aprobó en el último Pleno, los impuestos y tasas se actualizarán de acuerdo con la inflación, excepto en el caso de las tasas de contenido medioambiental (agua y basuras) en el que la subida será de un 2,5% por encima del IPC para cumplir con el mandato europeo de acercarnos progresivamente al coste real de estos servicios. Quiero recordar que nos encontramos todavía lejos de ese objetivo, puesto que los ingresos cubren a día de hoy sólo el 76% del coste de esos servicios. Para aliviar el impacto de esa subida se ha articulado un esquema de bonificaciones para una serie de colectivos, siempre vinculadas a un consumo medioambientalmente responsable y a un criterio de progresividad, en línea con lo sugerido por algunos de los grupos municipales.

En el apartado de ingresos, se incluirán en torno a 50 millones de euros de nueva deuda -frente a los 131 de este año- y otros 56 millones de venta de suelo, ingreso éste que, por razones obvias, estará sometido a una gran incertidumbre.

El capítulo de inversiones experimentará una notable reducción, puesto que los 230 millones de euros de inversión ejecutada en 2008 pasaremos a una cifra en torno a 120 millones de euros, lo que nos sitúa -incluso- por encima de la media de los últimos años (2000 y 2005), antes de entrar en el ciclo de inversiones extraordinarias de la Expo.

A pesar de este esfuerzo de contención, en 2009 todavía no cumpliremos la estabilidad presupuestaria y nuestro coeficiente de endeudamiento estará aún por encima del 110 por ciento de los ingresos corrientes que determina la ley de haciendas locales. Será en el año 2010 cuando alcancemos la estabilidad.

Es forzoso hacer en este punto una referencia al problema de la financiación de los ayuntamientos. Como saben, nos hemos pronunciado contra una probable reducción de las transferencias del Gobierno central a los municipios. Termine como termine el debate de los Presupuestos Generales del Estado, lo cierto es que el problema de fondo sigue vigente.

Los ayuntamientos sufrimos una financiación estructuralmente insuficiente y además poco flexible para adaptarse a los ciclos económicos, lo que nos hace demasiado dependientes de las operaciones patrimoniales de suelo. Lo que subyace es algo todavía más inaceptable para nosotros y es la consideración de los ayuntamientos como una administración menor que debe ser tutelada.

Los ayuntamientos tenemos un margen muy escaso para aplicar las recetas ortodoxas en momentos de crisis. Dada la estrechez de nuestra financiación, bajar los impuestos repercutiría directamente en la reducción de servicios públicos esenciales, mientras la capacidad de endeudamiento está muy limitada, lejos de la que tienen las comunidades autónomas o el Gobierno de la nación. Por eso entiendo que es un error que, ante una situación excepcional como la que afrontamos en estos tiempos, no se nos permita a los ayuntamientos, de forma también excepcional, un mayor recurso al endeudamiento para inversiones públicas como forma de combatir el paro.

En materia fiscal, por tanto, no existe margen para bajar los impuestos. Vamos, sí, a mantener la presión fiscal, que sitúa actualmente a Zaragoza como una de las ciudades con menor esfuerzo fiscal entre las capitales españolas: estamos en el puesto 36 en esfuerzo fiscal en el IBI; el 23 en el Impuesto de Actividades Económicas; el 33 en el Impuesto de circulación; el 25 en el impuesto de construcciones; y el 18 en el de plusvalías.

Pese a todo, les garantizo que haremos el máximo esfuerzo inversor directo e indirecto, mediante la obtención de recursos no sólo por vía presupuestaria sino también por la extrapresupuestaria.

Gestión: Suelo y vivienda

En ese contexto, he defendido a menudo la utilidad social de las operaciones patrimoniales de suelo. Soy muy consciente de que esto no siempre es bien entendido y de que tiene connotaciones negativas de carácter entre telúrico y dogmático. Sin embargo, la posición de mi gobierno es clara: somos partidarios de desarrollar todos aquellos suelos que sean útiles para los intereses de la ciudad, que nos permitan disponer de suelo público para promover más viviendas protegidas -especialmente en régimen de alquiler- y que nos proporcionen recursos para la aplicación de un programa de choque de nuevas inversiones municipales para combatir el desempleo.

Es nuestra responsabilidad lograr que la próxima Corporación disponga al menos de tanto suelo público desarrollado para VPO como nosotros nos encontramos en 2003. Es lo que a la ciudad le conviene.

Y forzosamente tenemos que hacer esto por la vía de los convenios urbanísticos, puesto que la hipótesis de ir a una reforma del Plan General de Ordenación Urbana no sólo exigiría un tiempo que no tenemos para actuar, sino que acentuaría la paralización de la inversión en la ciudad.

Convenios urbanísticos con luz y taquígrafos, adecuados a las necesidades de desarrollo urbano, vinculados a proyectos estratégicos de inversión y con una importante carga de viviendas protegidas, especialmente en régimen de alquiler. Esa es nuestra opción.

El buen trabajo que vienen realizando la Gerencia de Urbanismo y la sociedad municipal Zaragoza Vivienda nos permitirá cumplir en la legislatura el compromiso de facilitar la construcción de 10.000 nuevas viviendas protegidas y, sobre todo, permitirá que se pueda seguir construyendo VPO en la siguiente. Les recuerdo que cada vivienda da trabajo a más de dos personas.

En 2007 y 2008 se ha incorporado suelo al patrimonio municipal con capacidad para construir 7.272 nuevas viviendas y con el suelo anteriormente obtenido se ha puesto en el mercado en este periodo suelo para 2.263 viviendas de protección oficial.

En cuanto a la promoción directa por parte del Ayuntamiento, desde 2003 Zaragoza Vivienda ha construido 1.292 pisos protegidos y en la actualidad tiene en marcha 640 para alquiler y 846 para la venta.

Me interesa aclarar, frente a frecuentes afirmaciones gratuitas e irresponsables, que la producción de vivienda en Zaragoza en los últimos años no ha crecido de forma desproporcionada a la demanda real generada por el crecimiento demográfico y la tendencia a la reducción del número de personas por hogar. Esa producción de entre 4.000 y 5.000 viviendas nuevas por año (tan sólo fue mayor en el 2006), es el ritmo adecuado.

Ha sido en el resto de la provincia -especialmente en el entorno de la capital- donde la construcción de vivienda se ha disparado en los últimos cuatro años muy por encima de lo sucedido en la capital, lo que posiblemente nos indica que existe una demanda que no hemos sabido o podido atender en este periodo.

La mejor prueba de que el ritmo de la ciudad en la construcción de vivienda no ha estado lejos de la demanda natural, nos la proporciona el dato de que desde septiembre de 2007 a septiembre de 2008, pese a la crisis, el número de viviendas a las que se ha concedido licencia de construcción en Zaragoza ha sido de 5.186, es decir, un volumen de construcción situado en el nivel medio de los últimos años.

Creo por ello, que dentro de las dificultades ya conocidas, será posible recuperar un nivel de actividad razonable en el sector en Zaragoza en cuanto se normalice el flujo de crédito y la demanda en los mercados.

Plan de choque contra el paro

Pese a la reducción de las inversiones en el presupuesto municipal, lo cierto es que en estos momentos, si contabilizamos los grandes proyectos públicos y privados que están en marcha o a punto de hacerlo a lo largo de los próximos meses, se alcanza una cifra de inversión de 1.600 millones de euros. Es decir, una cifra similar a la del Plan de Acompañamiento de la Expo.

Se trata de un verdadero Plan de choque contra el paro que incluye los siguientes proyectos:

  1. La ya citada licitación de las obras de la línea de tranvía Norte-Sur, por un importe de 400 millones de euros, de los que el 80 % serán de aportación privada, y el resto serán aportados a partes iguales por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento. Las obras comenzarán antes del próximo verano.
  2. El inicio de las obras de urbanización de Arcosur -donde se construirán 12.700 viviendas protegidas- por un importe aproximado de 300 millones de euros.
  3. El nuevo campo de fútbol en Miraflores, con un presupuesto inicial de 103 millones de euros.
  4. El proyecto de remodelación del Parque Empresarial de la post Expo en Ranillas. La obra se licitará de forma inmediata, con un presupuesto para la primera fase que rondará los 120 millones de euros.
  5. La construcción hasta 2011 de 27 aparcamientos subterráneos en distintos barrios de la ciudad por un importe entre 175 y 200 millones de euros. De ellos, están en fase de inicio inmediato de obras los de Duquesa Villahermosa, Doctor Iranzo y plaza Reina Sofía.
  6. El centro de Arte y Tecnología de la Milla Digital en el nuevo parque de la Almozara, junto a la Estación Intermodal. En estos momentos está en redacción el proyecto y el presupuesto estimativo está en torno a los 30 millones de euros. Su licitación está prevista a lo largo de 2009, para lo que existe un crédito a interés cero del Ministerio de Industria, dentro del Plan Avanza.
  7. Construcción del CaixaForum en el Portillo, dentro de Milla Digital, de acuerdo con el convenio firmado con la Caixa hace escasos días. Aunque aún debe redactarse el proyecto, la inversión podría aproximarse a los 30 millones de euros.

Sólo este primer paquete de proyectos suma casi 1.200 millones de euros. A ellos habría que añadir otros, como la segunda fase de Puerto Venecia, con un gran centro comercial de El Corte Inglés o el nuevo hospital privado en San Gregorio.

Reorganización y ahorro

En paralelo a este plan de choque contra el desempleo a través de la activación de la inversión pública y privada en la ciudad, el Ayuntamiento también va a poner en práctica un plan de medidas de reorganización y mejora en la gestión con el propósito de agilizar la inversión privada y generar recursos que permitan al Ayuntamiento, como he dicho ya en alguna ocasión anterior, hacer más con menos.

Entre las medidas que incluirá ese programa figuran:

  • La implantación a partir del próximo 1 de enero de 2009 de la concesión de licencias urbanísticas en el acto, si se hace con cita previa, o en un máximo de 72 horas. A este nuevo procedimiento se podrán acoger todas las licencias de obras menores, vallas y andamios, apertura de actividades no clasificadas, urbanística y de apertura, grúas, ascensores y cambios de titularidad de licencias vigentes. Este tipo de licencias representan el 60 % de las 15.000 licencias que se gestionan en total cada año, por lo que supondrá una agilización notable para la propia administración y un ahorro considerable de tiempo para miles de particulares y empresas. En el futuro se ampliará este sistema a otras modalidades de licencias como las de reformas en viviendas y locales.
  • Asociada a este procedimiento se implantará también la Inspección Periódica de la Actividad: un mecanismo de comprobación a posteriori de que las actividades económicas que se realizan responden realmente a la licencia aprobada. %uF0B7 En tercer lugar, se impulsará la implantación de la Administración Electrónica, que supondrá un importante ahorro, tanto para el Ayuntamiento como para los ciudadanos y empresas. Para este fin, se acaban de adjudicar dos proyectos por un importe de 1,2 millones de euros, que significarán el simplificar más de 300 procesos burocráticos y la creación de una plataforma telemática basada en software libre para dar servicio a los ciudadanos. Con ello daremos cumplimiento a la ley estatal que obliga a que en 2010 todos los ciudadanos tengan garantizado el derecho a poder relacionarse con la administración por vía electrónica y generaremos un ahorro que, de acuerdo con distintos estudios, puede suponer a medio plazo un 2 % del gasto corriente del Ayuntamiento, es decir, en torno a 5 millones de euros anuales.
  • Una cuarta medida es la reordenación de los espacios municipales y de atención al ciudadano con la puesta en servicio del Edificio Seminario. Además de Urbanismo, el año próximo se producirá el traslado de Hacienda y Economía, Régimen Interior, Fomento y Ciencia y Tecnología, además de completarse el traslado del Servicio de Arquitectura y el de Medio Ambiente. En total 1.000 funcionarios municipales tendrán en el Seminario un lugar de trabajo mucho más adecuado. A medio y largo plazo será positivo también para los usuarios al concentrar todos estos servicios en una sola ubicación evitando desplazamientos innecesarios entre sedes municipales. Y algo muy importante es que permitirá liberar al presupuesto municipal de un gasto en alquileres de 200.000 euros por año.

Como saben ustedes, ayer mismo firmé un decreto de Alcaldía aprobando un primer paquete urgente de medidas de eficiencia y ahorro municipal que, entre otras medidas, incluye:

  • La exigencia de una justificación de la oportunidad de toda decisión de gasto a cargo del consejero o concejal responsable.
  • Reducción del gasto en protocolo, mobiliario, material de oficina, parque móvil y consumos energéticos.
  • Congelación del sueldo de los miembros del Gobierno y la Corporación, así como de los órganos directivos y altos cargos del Ayuntamiento y de sus sociedades y organismos autónomos.
  • Tramitación preferente de los proyectos de interés económico municipal sean públicos o privados.
  • Garantizar los pagos a las pequeñas y medianas empresas dentro de los 60 días siguientes a la recepción de la documentación completa.

A estas medidas -que supondrán un ahorro inicial estimado en más de 2.700.000 euros- seguirán otras de acuerdo con la efectividad de las ya aprobadas y las nuevas necesidades que surjan de acuerdo con la evolución de la situación económica.

Situación política

Señoras y señores concejales. Afrontamos una situación compleja. A los rigores de la crisis económica general, se suma la necesidad de renovar y perseverar en el gran proyecto de transformación de la ciudad que ha tenido su foco de atención en la Expo 2008, pero que es imprescindible mantener activo para alcanzar sus objetivos de largo plazo.

Y todo ello desde un gobierno municipal que no alcanza la mayoría absoluta.

Un gobierno de coalición entre el Partido Socialista y el Partido Aragonés que se siente con fuerzas y con capacidad para seguir impulsando su programa de legislatura, desde la experiencia de este año y medio de un eficaz y fluido trabajo de colaboración con el PAR, a quien agradezco públicamente su lealtad y espíritu constructivo a la hora de impulsar nuestros proyectos comunes y también de gestionar nuestras lógicas diferencias.

Formamos un gobierno de coalición bien consciente de que su situación de minoría le obliga a realizar un ejercicio permamente de diálogo con los grupos de la oposición para sacar adelante los proyectos.

Conocen ustedes bien mi criterio de que las necesidades de la ciudad aconsejaban la creación de una amplia mayoría de gobierno y que he intentado en repetidas ocasiones, siempre sin éxito, favorecer ese tipo de operación. Hoy, dicha necesidad es aún mayor. Sin embargo, soy también consciente de que no es fácil ampliar la base de apoyo al Gobierno, al menos de manera estable.

No queda otra salida que la de intentar alcanzar, al menos en los temas principales, acuerdos específicos para cada asunto, de modo que la ciudad no se paralice. Acuerdos como se han alcanzado, por ejemplo, respecto al tranvía o al nuevo campo de fútbol.

El sentido de la responsabilidad que todos los grupos han demostrado en años anteriores me permite deducir que no será imposible alcanzar al menos los acuerdos imprescindibles para los grandes proyectos.

El Ayuntamiento de Zaragoza cuenta, además, con el respaldo del Gobierno de Aragón. Los acuerdos alcanzados en la última Comisión Bilateral, por más que a algunos de ustedes les parecieran inconcretos, suponen una ambiciosa iniciativa de actuación conjunta en más de 20 proyectos, en los que ambas instituciones van a trabajar de forma coordinada, lo que asegura su viabilidad y ejecución. Hablamos de proyectos estratégicos en materia de vivienda protegida, desarrollo de suelo, infraestructuras, equipamientos sociales y culturales y proyectos de promoción económica, que permitirán continuar el impulso de la ciudad en la post Expo. Lo irán viendo en los próximos meses.

Para el Gobierno que encabezo, más allá de esa urgencia excepcional de anticipar en lo posible los grandes proyectos de inversión para combatir el paro y la crisis económica, las líneas de actuación para lo que resta de legislatura se sustancian en ocho directrices fundamentales:

  1. Intensificar la política social
  2. Completar el programa de nuevos equipamientos para los barrios
  3. Ejecutar el Plan de Movilidad Sostenible
  4. Promover la vivienda de protección oficial
  5. Revitalizar el Casco Histórico
  6. Gestionar e impulsar el legado de la Expo y los espacios de su entorno
  7. Desarrollo de una nueva oferta cultural de alto nivel
  8. Y mantener un elevado perfil en la promoción de la ciudad a nivel nacional e internacional.

Las políticas referentes a movilidad y vivienda han quedado explicadas anteriormente, de modo que me referiré ahora al resto de las líneas de actuación.

FUTURO: Acción social

Antes de la Expo y después de la Expo, Zaragoza no respondería a sus señas de identidad si no atendiera de forma decidida a una política permanente de cohesión social. Nosotros hemos asumido el compromiso de duplicar el gasto social en esta legislatura y hemos dados los primeros pasos en esa dirección en el presupuesto de 2008.

Con la puesta en marcha de la Ley de Dependencia, la política social del Ayuntamiento se bifurca en dos líneas de acción. En primer lugar, y como ya dije, todas las prestaciones y servicios que el Ayuntamiento proporciona y que pueden entrar dentro de los derechos reconocidos por la citada ley se van a concertar con la Comunidad Autónoma, lo que permitirá incorporar financiación extramunicipal.

El reconocimiento del Ayuntamiento como prestador de servicios de atención a la dependencia nos permitirá liberar recursos para destinarlos a otros objetivos. Respecto a los grandes dependientes ya es una realidad, y pretendemos que también lo sea respecto a la ayuda a domicilio y la teleasistencia.

Por otro lado, el Ayuntamiento va a reforzar su oferta de servicios sociales para las personas no dependientes. Un ejemplo de estas actuaciones es la implantación del servicio de comedor en los Centros de Mayores. Hace unos días se acaba de poner en marcha en el Centro de La Jota y en 2009 se implantará en otros dos centros.

Los Centros de Mayores son una pieza esencial como espacios de socialización, entretenimiento y prestación de servicios, por lo que consideramos incluir en el futuro nuevos servicios como el de lavandería.

Otro elemento de la política social, por su incidencia en la conciliación de la vida familiar y laboral son las escuelas infantiles. Se trata de un campo en el que el Ayuntamiento de Zaragoza está presente desde hace más de dos décadas prestando un servicio de gran calidad, aunque se trata de una competencia impropia y por la que hasta ahora no recibíamos ninguna ayuda.

Afortunadamente, el diálogo con el Gobierno de Aragón ha dado sus frutos. Se ha firmado un convenio con la Diputación General de Aragón para que financie un porcentaje importante de los gastos de personal de las escuelas infantiles. Y se van a construir tres nuevas escuelas infantiles, a cargo íntegramente de la Comunidad Autónoma, en el Casco Histórico, Valdefierro y Delicias.

Por otra parte, estamos a punto de terminar el III Plan Joven y es un buen momento para producir un debate sobre la valoración de las políticas actuales y cuáles son las directrices y las prioridades que deben orientar el IV Plan Joven. El debate debe articularse con el Consejo de la Juventud y debe estar abierto al conjunto de los jóvenes y, por supuesto, de los grupos políticos municipales.

Las políticas de juventud deben encajar con el sistema educativo, pero a la vez poseen espacios propios que tienen que ver con el ocio, el consumo o la cultura. Sin embargo, en los momentos actuales de crisis económica entiendo que hay que priorizar las políticas dirigidas a la creación de empleo y a la formación para el empleo.

FUTURO: Equipamientos

Otra tarea a la que el Gobierno le dedicará su máxima atención es el dar un nuevo impulso para terminar y poner en marcha los nuevos equipamientos previstos en los barrios.

Uno de los más importantes, porque ha sido largamente esperado tras una lucha vecinal que ha durado más de veinte años es el complejo de las esquinas del Psiquiátrico. Tras el acuerdo alcanzado recientemente con el Gobierno de Aragón, este conjunto de equipamientos se pondrá en marcha en los próximos días y prestará un importantísimo servicio al barrio de Delicias a través de sus instalaciones de teatro y centro cívico, centro de convivencia y piscina cubierta, entre otros.

Otra incorporación destacada a la red de centros municipales va a ser el complejo Zaragoza Activa, ubicado en la antigua Azucarera del Arrabal.

Desde principio del año 2009, Zaragoza Activa integrará la Biblioteca Tecnológica Cubit más un vivero de empresas, club de empleo, centro de recursos informáticos y un espacio polivalente para actividades creativas y asociativas, servicios todos ellos dirigidos de manera preferente (pero no exclusiva) a los jóvenes.

Una novedad relevante será la ubicación en este centro de la nueva Oficina del Voluntariado, que absorberá una parte de las actividades que hasta ahora desarrollaba el área de Juventud y que, sobre todo, consolidará ese gran descubrimiento de Expo Zaragoza 2008 que fueron los voluntarios. Pretendemos capitalizar la experiencia organizativa y participativa de la Expo para pensar en nuevas actividades ciudadanas en las que los voluntarios se puedan implicar.

Se trata en el fondo de cultivar y reforzar el tejido social de la ciudad, de crear un nuevo patriotismo zaragozano, si me permiten la expresión, basado en los valores de la solidaridad, el compromiso y la participación.

FUTURO: Casco Histórico y rehabilitación

La atención al Casco Histórico será una prioridad en esta segunda parte de la legislatura que ahora se inicia. No comparto la opinión de que la Expo ha pasado de largo por el Casco Histórico, como si las reformadas riberas del Ebro no formaran parte del Casco, pero sí admito que en este asunto cualquier complacencia está fuera de lugar.

Desde 1989 el Ayuntamiento ha invertido 50 millones de euros en ayudas a la rehabilitación de viviendas y edificios, que han beneficiado a 32.200 familias y 2.792 edificios en toda la ciudad -muchos de ellos en el Casco Histórico-, en los que se han hecho obras de recuperación por un importe de 128 millones de euros.

Además, desde el arranque del primer Plan Integral del Casco Histórico en 1997, el Ayuntamiento ha ejecutado proyectos de renovación de 85 calles, con una inversión superior a los 36 millones de euros.

Esta lluvia fina de pequeñas inversiones fue determinante, primero, para detener el proceso de degradación acelerada en que estaba el Casco en los años setenta y ochenta y, después, para atraer de nuevo la atención de la inversión privada, que ha sido el rasgo definitivo que nos da la tranquilidad de saber que el proceso de recuperación es irreversible, aunque desde luego podría ser más rápido.

En un próximo futuro me comprometo a que otras intervenciones públicas ayuden a consolidar y hacer más evidente esa revitalización.

Una de ellas es el equipamiento cultural, plaza pública y 82 nuevas viviendas que se está construyendo en la calle Las Armas. Esta obras, iniciadas en 2007, se encuentran ahora al 50 % de ejecución. El carácter integral y modélico de esta intervención tendrá un efecto dinamizador definitivo sobre todo el barrio de San Pablo.

Otra actuación que resultará decisiva es la construcción del Distrito de la Justicia en la zona trasera del Palacio de la Audiencia, en Fuenclara y en la Imprenta Blasco. Haber hecho la Ciudad de la Justicia en cualquier otro sitio lejos de esa zona, habría causado un daño irreparable al Casco.

También tendrá un impacto positivo en la revitalización del Casco la reforma del Mercado Central, donde se ha concluido la primera fase y se iniciará la segunda en 2009. así como la del mercado de San Vicente de Paúl, que se terminará el próximo año.

No obstante, creo que sería de interés, de cara a la segunda fase del Plan Integral entre 2009 y 2012, avanzar en la búsqueda -tal como sugiere el propio Plan- en la búsqueda de un modelo de gestión más integrado y ejecutivo, que permita mantener una visión de conjunto, priorizar paquetes de acciones y desatascar alguno de esos asuntos que se han eternizado en algunas calles del Casco y que deslucen en buena parte el trabajo realizado alrededor.

El Casco será siempre el núcleo capital de la identidad colectiva de los zaragozanos. Tenemos que darle el empujón definitivo para se incorpore con carácter irreversible al dinamismo y modernización que vive el resto de la ciudad. Además, tenemos que abrir el zoom e intensificar la labor de rehabilitación en otras zonas de la ciudad que, sin ser tan antiguas, tienen también problemas de envejecimiento o degradación.

La nueva Ordenanza de Rehabilitación, que estará definitivamente aprobada antes de fin de año, permitirá, como novedad, fijar criterios de prioridad para concentrar actuaciones en lugares específicos, de forma que tengan un efecto revitalizador más rápido y potente.

Otra importante vía de actuación para la regeneración de viviendas en la ciudad consolidada son las denominadas Áreas de Rehabilitación Integral (ARIs) que, en convenio con el Ministerio de la Vivienda y el Gobierno de Aragón, contemplan 383 actuaciones en toda la ciudad entre 2008 y 2011. La inversión prevista en el Casco Histórico dentro de estos convenios es de 13 millones de euros.

En estos momentos están también en realización cuatro proyectos piloto en los llamados popularmente como "grupos sindicales" en el Picarral, Las Fuentes, San José y Delicias, como parte de los 21 conjuntos urbanos de interés, construidos entre 1950 y 1965, y que afectan a más de 8.000 viviendas.

Se trata de actuaciones imprescindibles para la regeneración permanente del conjunto de la ciudad consolidada. Pero debemos ir más allá de los actuales proyectos piloto y lanzar una operación más ambiciosa.

FUTURO: Post-Expo

Otra tarea que va a requerir la máxima atención por parte del Gobierno municipal es la gestión de la post Expo. Una vez aprobada por el Pleno, se constituirá próximamente la nueva sociedad municipal creada para la gestión de los espacios públicos legados a la ciudad por la Expo y el Plan de Riberas. Es necesaria una gestión especializada para hacer que ese gran patrimonio se conserve en buenas condiciones para el disfrute de todos los ciudadanos.

El Ayuntamiento está recepcionando el conjunto de espacios que se han utilizado para la Expo y que van a formar parte del patrimonio municipal. Nuevas zonas verdes, nuevos equipamientos, nuevas concesiones, nuevas infraestructuras. Ello nos exige que estos nuevos espacios incorporen nuevos servicios y nuevas actividades que deben gestionarse de una forma integrada no solo con el objetivo de llenarlos de vida sino también para que proporcionen una parte importante de los ingresos necesarios para su mantenimiento.

En cuanto al propio recinto de Ranillas y la liquidación de Expoagua y la creación de la sociedad que deberá sustituirla, estamos abiertos a distintas posiciones con continuidad o sin continuidad de la presencia en la sociedad de la Administración central. En el caso de que no continúe formando parte de la sociedad post- Expo, sí que debería liquidar la parte de la deuda de la que es responsable (70% del total) y las otras dos administraciones podríamos continuar con la gestión bajo nuestra responsabilidad, dado que en ese supuesto la situación patrimonial sería perfectamente compatible con el cumplimiento de los objetivos de poner en el mercado en condiciones financieramente aceptables, el Parque empresarial sin que ello supusiera quebranto para las finanzas municipales ni las de la Comunidad Autónoma.

Lograr que la post-Expo sea un éxito supone también promover su legado intelectual, difundir la Carta de Zaragoza y seguir trabajando en que nuestra ciudad sea un lugar de referencia como capital para el debate internacional sobre el buen gobierno del agua.

Asimismo, exige dedicar el máximo esfuerzo a conseguir que la utilización de los distintos edificios sea lo más rápida posible y al mismo tiempo se haga con actividades de la mayor utilidad para la economía y el prestigio de la ciudad.

Frente a la tentación de dar casi por concluido el trabajo y desviar la atención hacia otras zonas de la ciudad, tenemos que esforzarnos para hacer el seguimiento adecuado del entorno Expo y de los espacios del Portillo y de la Estación del AVE.

La post-Expo, la Milla Digital, la puesta en valor de esas 250 hectáreas de nueva ciudad son un asunto primordial, que va a exigir tiempo, recursos y trabajo en promoción empresarial, diseño urbano y programación de actividades. Gran parte de las apuestas estratégicas de Zaragoza para el futuro dependen del éxito de esos espacios.

FUTURO: Oferta cultural

Uno de los rasgos más definidos que empiezan a emerger en el área Expo-Milla Digital es precisamente la potente infraestructura cultural que se va a conformar allí a medio plazo. La Torre del Agua y el Pabellón Puente -que se van a transformar, como es conocido, en grandes centros culturales-, el Centro de Arte y Tecnología de la Milla Digital -que será el gran espacio municipal para la creación y exhibición de cultura contemporánea, con un alto contenido de innovación tecnológica- y el CaixaForum, son proyectos en marcha que deberían estar en funcionamiento para el año 2011. Además, en el Portillo se avanza en el proyecto del Museo de la Milla y está en estudio la posibilidad de que la Sociedad General de Autores construya allí un Teatro de la Música y un Museo del Rock.

Esa media docena de equipamientos culturales, dispuestos a lo largo de un espectacular paseo urbano de apenas media hora de recorrido a pie y pegado a la Estación Intermodal, puede componer una de las ofertas culturales más innovadoras y potentes de España, que se convertirá en un poderoso imán para el turismo urbano (caso Valencia).

Oferta cultural que se completa, con el nuevo Espacio Goya, con las ampliaciones de los Museos de Pablo Gargallo y Pablo Serrano, así como el reformado Museo Ibercaja Camón Aznar, además de los museos romanos ya existentes.

Zaragoza tiene la oportunidad en los próximos años de dar un salto exponencial en materia de infraestructura cultural.

FUTURO: Promoción exterior y grandes eventos

Por último, las acciones del Gobierno municipal se encaminarán también a seguir trabajando en la promoción nacional e internacional de Zaragoza, como forma más responsable de capitalizar el enorme esfuerzo que la ciudad ha hecho durante la Expo.

Uno de los instrumentos fundamentales para esa labor será la sociedad Zaragoza Global, ya puesta en marcha. La creación de una nueva marca de ciudad -trabajo que estará listo a finales de diciembre- y la realización de acciones de promoción fuera de nuestro país en colaboración con los empresarios y con la Comunidad Autónoma forman parte de su cartera de objetivos.

Zaragoza ha ampliado notablemente con la Expo su dotación de equipamientos e infraestructuras para el turismo urbano y de negocios. La oferta de camas hoteleras se ha incrementado un 50 % hasta superar actualmente las 10.000. Ello quiere decir que la ciudad tiene ahora capacidad para competir a un alto nivel y potencialidad para generar riqueza y empleos en este sector.

Para hacerlo realidad, debemos ser conscientes de la necesidad de estar presentes sin falta en la escena internacional para asegurar el flujo de visitantes.

Es en ese contexto donde hay que encajar proyectos como nuestra participación en la Expo Shanghai 2010 -dentro del Área de Buenas Prácticas Urbanas-, o una hipotética candidatura para una olimpiada de invierno en los Pirineos, que plantearemos tan pronto como haya decisión sobre la candidatura de Madrid.

Zaragoza puede. Tiene prestigio. Ha demostrado capacidad de organización. No debemos desaprovechar ese salto cualitativo que hemos dado y que tantas otras ciudades en el mundo anhelan.

El proyecto Expo Paisajes 2014 forma parte de esa estrategia. Es errónea la idea de que esta iniciativa suponga una especie de huida hacia adelante, un intento de basar todo el desarrollo de la ciudad en expos y otros eventos internacionales. Es simplemente una importante actividad económica. Una industria creciente, disputada por muchas ciudades, para crear riqueza, generar actividad para nuestros hoteles, restaurantes y comercios; para sacarle partido a nuestra privilegiada posición en la red de alta velocidad y dar argumentos para un mayor desarrollo del aeropuerto.

Expo Paisajes 2014 tiene ese sentido y, como en cualquier otro proyecto, tenemos que trabajar para que, además de tener éxito en su desarrollo, tenga el encaje idóneo en el diseño urbano de la ciudad. No sólo para minimizar los posibles impactos negativos, sino para intentar que sirva como dinamizador a otros proyectos de interés público.

Cierre

Entiendo que en estas directrices principales de actuación del Gobierno municipal para los próximos años hay espacio suficiente para el diálogo, la concertación y el acuerdo entre los grupos municipales. Hay en ellos asuntos de suficiente envergadura estratégica para Zaragoza como para que nos sea exigible a todos el mayor esfuerzo -que siempre debe empezar por el propio Gobierno- de discusión y acercamiento de posiciones partidistas.

De todos ellos, me gustaría destacar tres, en los que el Gobierno considera viable -y del mayor interés para la ciudad-, alcanzar un consenso con uno o más de los grupos de la oposición.

En primer lugar, dotar al Plan Integral del Casco Histórico de un nuevo impulso de gestión que permita dotar a este Plan y a esta zona de la ciudad de un protagonismo definitivo.

En segundo lugar, establecer el más amplio acuerdo posible en cuanto al desarrollo de la post-Expo, incluyendo en la agenda para la discusión: las fórmulas de gestión convenientes tras la liquidación de la actual Expoagua; la gestión de los nuevos espacios públicos; los usos deseables para los edificios de Ranillas; la configuración y promoción del nuevo eje de equipamientos culturales a los que me he referido antes; la creación de un instrumento de gestión para el impulso de Milla Digital; y la realización de la imprescindible labor de atracción y captación de empresas y otras actividades a estos nuevos espacios.

Por último, considero imprescindible abrir un profundo y amplio proceso de diálogo político y social sobre la Expo 2014 y el desarrollo urbanístico de los barrios del Este de la ciudad, partiendo de la premisa de que son discusiones independientes que pueden o no confluir en un futuro, según las conclusiones que se alcancen. Un diálogo sin más condiciones de partida que el compromiso para hacer que Zaragoza siga siendo capaz de atraer y organizar con éxito eventos internacionales.

Creo que el cierre de la ciudad por el Este, la protección de los magníficos espacios naturales de la zona, la necesidad de preservar la huerta como una de las señas de identidad de Zaragoza y la conveniencia de completar el Plan de Riberas aguas abajo del Ebro hasta La Alfranca configuran una oportunidad excepcional para una intervención urbanística, paisajística y social que sea modélica. El Gobierno municipal está abierto al más amplio proceso de participación ciudadana y diálogo con todos los sectores sociales interesados para llegar a las conclusiones que mejor representen los intereses y la visión del conjunto de la ciudad.

Además de estos tres grandes temas, hay otros de igual naturaleza estratégica para los que el Gobierno hará el máximo esfuerzo para conseguir los apoyos suficientes en este Pleno ante la necesidad de sacarlos adelante, como es el diseño de la primera línea de metro y la posible expansión de la ciudad por la zona norte.

Concluyo ya esta primera intervención manifestando mi convicción de que Zaragoza está en el buen camino para alcanzar los grandes objetivos estratégicos que la ciudad empezó a diseñar a finales de los años 90.

Hoy somos una ciudad más conocida a nivel nacional e internacional; tenemos nuevas infraestructuras que han resuelto históricos cuellos de botella que impedían nuestro crecimiento; hemos dado un gran salto adelante en la calidad de nuestro paisaje urbano; y nos estamos beneficiando de una posición de privilegio en la red ferroviaria de alta velocidad, que se está traduciendo ya en la atracción de inversiones y crecimiento económico.

Todo eso es cierto, pero también lo es que no basta. Hemos sacado buena nota en el desafío de organizar una Exposición Internacional, pero no debemos creer que se puede vivir de los réditos del pasado. La intensa competencia internacional exige seguir pedaleando, impulsando nuevos proyectos sin pausa.

Y, por encima de todo ello, es imprescindible conseguir que Zaragoza sea una ciudad de la que sus vecinos sigan sintiéndose orgullosos, no por lo bien que hablen de nosotros fuera de aquí sino por la calidad de los servicios que reciben.

No podemos perder de vista los grandes objetivos que veníamos trabajando de forma colectiva, pero la prioridad -todavía más en un contexto de severa crisis económica- tiene que ser la atención a los ciudadanos y a sus necesidades, el conseguir una mayor cohesión social con las más altas cotas posibles de solidaridad.

Debemos afrontar con humildad las dificultades de la presente situación y buscar en el diálogo con todos los partidos y colectivos ciudadanos las mejores respuestas para conseguir que Zaragoza siga siendo una gran ciudad para vivir.