Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

El Ayuntamiento activa el Plan Municipal de Protección Civil en previsión de la crecida ordinaria de Ebro prevista para esta madrugada

15/12/2019.

Se recomienda a los ciudadanos precaución en las proximidades de los ríos, abstenerse de acercarse demasiado a las riberas, no aparcar vehículos cerca de los cauces y evitar atravesar vados inundados


El Ayuntamiento de Zaragoza ha activado el Plan Municipal de Protección Civil en previsión del aumento del caudal del Ebro. Su objetivo es minimizar los riesgos y molestias que pueda provocar la crecida. Bomberos, Policía Local, el Área de Infraestructuras, Medio Ambiente, Parques, el personal de Limpieza Pública y la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, entre otros servicios, están atentos a la evolución de los acontecimientos.

La decisión se ha tomado ante la previsión de alcanzar este lunes, día 16 de diciembre, alrededor de  1.800 m³/s  de caudal del río Ebro a su paso por Zaragoza, según informa en su página web la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Como es habitual, los puntos de atención prioritarios serán las zonas de las urbanizaciones Doña Sancha y Torre Urzáiz, que previsiblemente serán desalojadas por precaución, así como los alrededores del Parque Deportivo Ebro. Los Bomberos de Zaragoza, en coordinación con el resto de medios locales y autonómicos, también prestarán especial atención a la evolución del río en Monzalbarba y Alfocea, en este ultimo barrio para garantizar la entrada y salida de los vecinos en el caso de que la crecida afectara a la carretera de acceso.

De manera preventiva se ha desalojado la residencia de mayores de Monzalbarba, que gestiona el Gobierno de Aragón. El Ayuntamiento de Zaragoza ha puesto a disposición del IASS plazas que pudieran ser necesarias para alojar temporalmente a las personas afectadas.

Los diferentes departamentos que forman parte del Plan Municipal de Protección Civil llevarán a cabo distintas acciones coordinadas, entre ellas:

  • Establecimiento de una comunicación permanente con la Confederación Hidrográfica del Ebro sobre las previsiones de avenida.
  • Información directa y a través de los medios de comunicación con suficiente antelación para el hipotético caso de que fuera necesario evacuar algún lugar concreto
  • Control de las áreas afectadas y de posible afectación por parte de los servicios públicos para mantener alejada a la población.
  • Retirada prudencial de vehículos de vía publica o, llegado el caso, de garajes incluidos en el área afectada y de los bienes no indispensables.


Desde la activación del Plan, la Policía Local controlará el acceso el acceso a distintos senderos que discurren por las proximidades del Ebro.

Como norma general, se recomienda a todos los ciudadanos evitar acercarse a las riberas de los ríos, así como estacionar vehículos en las proximidades o en zonas que sean susceptibles de inundación por la crecida.

Y, evidentemente, respetar las indicaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de Protección Civil, no sobrepasando en ningún caso las zonas que hayan sido acotadas.