Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

La estatua de Alfonso I El Batallador ya luce restaurada en el Cabezo del Parque José Antonio Labordeta

16/12/2018.

 Además de este monumento, el Ayuntamiento de Zaragoza ha llevado a cabo, a lo largo del año, los trabajos de restauración de otras obras artísticas de la vía pública ubicadas en diferentes lugares de la ciudad

La escultura de Alfonso I El Batallador ya puede verse al completo en el Parque José Antonio Labordeta tras los trabajos de restauración que se le han practicado en los últimos meses. El consejero de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, ha acudido esta mañana al Cabezo del parque, donde ha tenido lugar un acto de presentación de la estatua remodelada, que ha contado con un pasacalles de música tradicional de dulzainas y tambores Bucardo, así como una escenificación a cargo del grupo de recreación Caballeros de Exea, en la que han participado también tres gigantes de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos (el rey Alfonso y los Bearneses) y unas 40 personas vestidas de época.

Este año, con motivo de la celebración de los 900 años de la conquista y del centenario de la ejecución de la escultura del monarca por el escultor zaragozano José Bueno, la Unidad de Patrimonio Cultural del Servicio de Cultura ha realizado una serie de intervenciones para mejorar su aspecto, ya que se trata de una de las obras más emblemáticas de la ciudad.

El conjunto del monumento está integrado por la escultura del rey Alfonso I y la del león, como símbolo de la ciudad de Zaragoza. Está formado por un basamento de planta rectangular, en piedra sillar, con una meseta en la parte delantera en la que se colocó la estatua en bronce de un león rugiente. Sobre el basamento se yergue un grueso pilar con forma de torre construido en piedra de albortón, adornado en su parte superior por un friso de arquillos de medio punto diseñado por el arquitecto Miguel Angel Navarro, a modo de torreón medieval, que sirve de pedestal a la estatua colosal de Alfonso I, de 6,50 m. de altura, labrada en mármol de Carrara.

Este conjunto monumental es una obra de colaboración entre varios artistas. José Bueno empezó a modelar en barro, en 1918 (coincidiendo con la efeméride del ochocientos aniversario de la conquista de la taifa musulmana por Alfonso I), la gran escultura dedicada al monarca, aunque los trabajos preparatorios se dilataron en el tiempo y la instalación definitiva no se llevó a cabo hasta unos años más tarde, en 1925. En cuanto al león fue modelado por el comandante de infantería Virgilio Garrán y fundido en los Talleres de Averly, en 1927.

El tratamiento que se ha planteado a la escultura de Alfonso I (realizado in situ) ha sido preventivo y de mantenimiento, llevando a cabo una limpieza de todos aquellos depósitos superficiales, incidiendo en la eliminación de toda la vegetación que había prosperado en la zona de la rocalla donde se asienta la escultura y en la base de la peana cuadrangular. Reposición de todos los morteros disgregados o desaparecidos de la zona superior y de la base así como la eliminación de los diferentes tipos de grafitis. Igualmente, se han aplicado varias manos de herbicida.

Por otra parte, la escultura de bronce del león se encontraba en un estado de conservación muy deteriorado y los trabajos de restauración y limpieza se han realizado en una fundición zaragozana.

Además de este monumento, el Ayuntamiento de Zaragoza ha llevado a cabo, a lo largo del año, los trabajos de restauración de otras obras artísticas ubicadas en diferentes vías públicas de la ciudad, con un presupuesto que ha ascendido a más de 45.000 euros. Así, en el Parque José Antonio Labordeta se han reparado los bustos de Joaquín Dicenta y de Eusebio Blasco, y en la Plaza Aragón los de Julio Monreal y Ximénez de Embún, y de Mariano de Cavia. Igualmente, se ha restaurado el monumeto La siesta, de la Plaza Paraíso, la Locomotora de Vapor Baldwin, ubicada entre el puente de La Almozara y la calle Valle de Broto, los restos arqueológicos de la Plaza Mayor del distrito de San José, así como la instalación Corazones Rotos en el entorno de San Juan de los Panetes, realizada por el autor.