Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

El Ayuntamiento modifica la estructura de la Agencia Municipal Tributaria para reforzar la lucha contra el fraude fiscal

05/06/2018.

 Para cumplir los objetivos del Plan de Control Tributario en materia de detección y control del fraude fiscal, se crea la unidad especializada en Grandes Contribuyentes y se racionalizan el funcionamiento y los recursos humanos

El Ayuntamiento intensifica las actuaciones para la detección y el control del fraude fiscal contenidas en el Plan de Control Tributario. Para ello, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, firmó ayer el decreto por el que se modifica la estructura de la Agencia Municipal Tributaria para adecuarla a la consecución de estos objetivo

Combatir el fraude es una medida de equidad impositiva, de justicia tributaria y de consolidación fiscal, ya que permite incrementar los ingresos municipales para financiar el gasto público sin incrementar la presión fiscal sobre la ciudadanía que está al día en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Para ello, el Ayuntamiento de Zaragoza ha modificado la estructura de la Agencia Municipal Tributaria, creando unidades especializadas en actuaciones de control sobre Grandes Contribuyentes, dirigidas a regularizar la situación tributaria de aquellas personas y entidades que hubieran utilizado mecanismos de incumplimiento fiscal.

La Agencia Municipal Tributaria, a cuyo cargo se encuentra la Directora General de Economía, es el órgano encargado de ejercer las competencias propias que la legislación atribuye a la administración tributaria local, para conseguir una gestión integral del sistema tributario municipal, que se rige por los principios de eficiencia, suficiencia, agilidad y unidad en la gestión.

La ejecución y desarrollo de las funciones de la Agencia Municipal Tributaria están encomendadas al Departamento de Hacienda, que, además tiene encomendada la relación con la AEAT, la Gerencia Territorial del Catastro, la elaboración y tramitación de las ordenanzas fiscales y la propuesta anual del Plan de Control Tributario. Para el ejercicio de estas funciones y competencias, en el departamento se integran tres unidades: la Oficina de Gestión Tributaria, la Oficina de Inspección Tributaria y la Oficina de Recaudación.

La Oficina de Gestión Tributaria, a partir de ahora, se estructura en dos servicios: el Servicio de Impuestos Inmobiliarios (IBI, gestión catastral, Plusvalía, ICIO, etc.), y el nuevo Servicio de Gestión de Grandes Contribuyentes, Impuestos sobre Actividad e Impuestos de Tracción Mecánica, que también se encargará del Impuesto de Actividades Económicas y el mantenimiento y gestión del Padrón de Grandes Contribuyentes.

La Oficina de Inspección Tributaria se encarga de la investigación y comprobación de los tributos municipales, la práctica de las liquidaciones tributarias resultantes de sus actuaciones, la instrucción de los procedimientos sancionadores y al elaboración de los planes de inspección y de actuaciones sobre grandes contribuyentes.

Por su parte, la Oficina de Recaudación se estructura en dos servicios: el Servicio de Recaudación de Grandes Contribuyentes y actuaciones en vía de apremio, y el Servicio de Atención al Contribuyente, que se encarga de la información y atención a la ciudadanía en relación con los tributos municipales, la base de datos fiscal y los procedimientos administrativos fiscales.

Con todo ello, el Ayuntamiento de Zaragoza, en materia fiscal y tributaria, se adapta a las necesidades y situaciones actuales, en aras de una mayor eficiencia en la gestión y de avanzar en el ámbito de la justicia social y distributiva en materia de fiscalidad local.