Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

El expediente del 010 incluye nuevos informes sobre mejoras en el servicio y de costes laborales

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha asistido esta mañana a la puesta en marcha de la depuradora de Utebo, en cuya instalación se depurarán las aguas residuales de tres barrios rurales de Zaragoza: Casetas, Garrapinillos y Villarapa, que suponen algo más del 30% de la población servida.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha participado en la financiación de esta planta, tras un acuerdo alcanzado con el Gobierno de Aragón en diciembre de 2012, en el que se establecía el compromiso del Ayuntamiento de Zaragoza para pagar al Instituto Aragonés del Agua (IAA) la cantidad de 10 millones de euros.

En referencia a este acuerdo, Santisteve ha señalado que "el Gobierno de Zaragoza cumple con sus compromisos, vengan de esta u otra Corporación, siempre y cuando exista negociación y diálogo y no imposiciones". Ha manifestado su "más rotunda oposición" a que el Gobierno de Aragón cobre a los vecinos y vecinas de Zaragoza el Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA): "Esta oposición al ICA no es solo del alcalde o del equipo de Gobierno, es un tema de ciudad en el que consumidores, empresarios, sindicatos y vecinos lo están rechazando", ha aseverado. En este sentido también se ha preguntado qué opinan el resto de los Grupos Municipales del Ayuntamiento.

El alcalde también ha hecho referencia a la necesidad de que exista una "verdadera lealtad entre instituciones", de forma que, igual que el Consistorio lo ha hecho con las deudas contraídas con la DGA, el Gobierno de Aragón "pague a la ciudad lo que debe", como los 39 millones pendientes del tranvía o la segunda fase del sellado del vertedero. "Zaragoza cumple con con otras localidades y es solidaria con su entorno cercano. Esa lealtad con la ciudad no la vemos por parte del Gobierno de Aragón". Por último, el alcalde ha concluido que "las cuentas del Instituto Aragonés del Agua siguen sin estar claras".