Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

Santisteve firma la Declaración de los Alcaldes Europeos

10/12/2016.

La firma del documento ha tenido lugar hoy tras la celebración de la Cumbre Los refugiados son nuestros hermanos en el Vaticano que ha reunido a más de 70 de alcaldes


En su intervención, Santisteve ha anunciado que "desde mi Gobierno no vamos a perder ninguna oportunidad de seguir reclamando y luchando por lo que es de justicia, por esta situación en el que se resumen y manifiestan de manera extrema los problemas que nos son comunes a todos: desigualdad, injusticia, falta de democracia, descomposición de los mecanismos de solidaridad"


 

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha realizado hoy su intervención en la Cumbre Los refugiados son nuestros hermanos en el Vaticano donde han participado más de 70 ciudades con el objetivo de atraer la atención mundial sobre la situación de miles de personas que tratan de llegar a las fronteras europeas en búsqueda de protección. Al concluir, los participantes han firmado la Declaración de Alcaldes europeos en la que se comprometen a crear una nueva red para promover soluciones para estas personas.

Santisteve ha intervenido en la última parte de este encuentro en el que diversos municipios han explicado sus experiencias en esta materia. El primer edil zaragozano ha recogido parte de las ponencias que se han sucedido durante los dos últimos días, ha alabado "la inmensidad del pueblo griego", llamando a la reflexión sobre la visión italiana "que nos avisa de que estamos ante un problema que tendremos que afrontar durante muchos años" y reconocido "el trabajo de iniciativas ciudadanas surgidas por el todo el mundo que nos otorgan un atisbo de esperanza".

Según ha expresado Santisteve, "desde mi Gobierno no vamos a perder ninguna oportunidad de seguir reclamando y luchando por lo que es de justicia, por esta situación en el que se resumen y manifiestan de manera extrema los problemas que nos son comunes a todos: desigualdad, injusticia, falta de democracia, descomposición de los mecanismos de solidaridad".

El alcalde ha cerrado su conferencia explicando que "lo que está en juego no es la dignidad de estas personas que buscan refugio a las cuales ahogamos en el mar, arrastramos por muros y entre concertinas...- sino nuestro propio modelo civilizatorio en el caso de que no hagamos nada por ayudarlas".

Declaración de los Alcaldes Europeos

Las ciudades presentes en la cumbre han firmado la Declaración de los Alcaldes europeos en la que han manifestado que "las ciudades de Europa que representamos son agrupaciones de pueblos anteriores a las naciones, muchas de ellas incluso anteriores al cristianismo, como Atenas, Roma, Lesbos y otras. Algunas de tales ciudades han sabido crear modos de convivencia y acogida que hoy son modelos de imitar".

Los firmantes se han comprometido a: "pensar en la necesidad de crear una red de alcaldes capaces de concebir ciudades acogedoras, refugios, que sepan organizar corredores humanitarios europeos, seguros y regulares -reconocidos por la comunidad internacional-, y prácticas solidarias, para así ejercer mejor nuestras responsabilidades en una más armónica articulación con las instancias de gobierno regionales, nacionales e internacionales".

Esta nueva red promoverá una amnistía u otra solución para las víctimas de las formas modernas de esclavitud y de la trata de personas, en términos de trabajo forzado, prostitución, y trafico de órganos y contribuir a restaurar un sentido de justicia y de oportunidad para la condición trabajadora desencantada, los jóvenes desempleados y a quienes la persistente crisis financiera y la subcontratación laboral han perjudicado económicamente.

Para lograr estos objetivos, "los estados tendrán que implementar un amplio programa de gasto social en salud, educación, capacitación, cesantías y apoyo familiar, financiados a través del cierre de los paraísos fiscales. También implica otorgar a Grecia el alivio de la deuda, con la esperanza de poner fin a la prolongada crisis de la eurozona".

La declaración concluye indicando que "los muros nunca sofocarán la búsqueda de seguridad, dignidad, bienestar y paz. Las ciudades deben construir puentes de amor, de caridad, de solidaridad, de buena fe, de confianza y de esperanza. Puentes para sanar a nuestros hermanos refugiados, a nuestras hermanas refugiadas, a nuestros niños refugiados y así sanar también a nuestra humanidad común".