Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

La Zaragoza de las mujeres, un recorrido en clave femenina por las calles y la Historia de la ciudad

05/11/2010. El libro de Carmen Romeo, Gloria Álvarez, Cristina Baselga y Concha Gaudó analiza la presencia de las mujeres en el nomenclátor urbano de Zaragoza

El volumen, editado por la Casa de la Mujer, ofrece numerosos datos históricos y recupera biografías perdidas y nombres olvidados

Zaragoza, viernes, 5 de noviembre de 2010.- Hoy ha sido presentado en Zaragoza el libro La Zaragoza de las mujeres, escrito por las profesoras Carmen Romeo Pemán, Gloria Álvarez Roche, Cristina Baselga Mantecón y Concha Gaudó Gaudó. El volumen ha sido editado por la Casa de la Mujer del Ayuntamiento de Zaragoza y ha contado con ayuda del Fondo Social Europeo.

La Zaragoza de las mujeres ofrece un apasionante recorrido por la Historia, la Cultura y el Urbanismo de nuestra ciudad abordando, en múltiples facetas, la evolución de la presencia de los nombres de mujer en el listado de calles y plazas que han conformado, a lo largo de los siglos, el actual callejero urbano. Las autoras no se han limitado a plasmar una relación aséptica de nombres, sino que ofrecen en su trabajo numerosos datos, referencias y anécdotas que ilustran el irregular proceso de incorporación de las mujeres a nuestro nomenclátor.

El libro consta de un amplio bloque central que recoge la biografía de las mujeres que dan actualmente nombre a calles en Zaragoza. Ese trabajo viene precedido por una introducción de la profesora de Lengua y Literatura, Pilar Laura Mateo, responsable asimismo del Programa de Educación y Cultura de la Casa de la Mujer. En su texto, Pilar Laura explica que "de los cerca de 3.200 topónimos que registra nuestro callejero, 1.300 se refieren a personas concretas y, de estos últimos, sólo unos 170 tienen nombres de mujeres. Lo cual ¿añade- es significativo de que, una vez más, no se está haciendo justicia al peso y a la presencia que las mujeres tienen y han tenido en nuestra realidad social".

El trabajo de las autoras se abre con un interesante y completo análisis sobre la historia de nuestras calles; los acontecimientos históricos que provocaron la inclusión de determinados tipos de nombre a los viales; la evolución urbanística de Zaragoza y cómo ésta ha ido marcando también el tipo de denominación de las calles en función del espacio sobre el que fueron trazadas; las Reales Órdenes que decidieron el diseño y la expansión de las ciudades; y, finalmente, la conquista paulatina, lenta y todavía muy incompleta que las mujeres han ido realizando del espacio público y, en concreto, del callejero urbano. Dicha presencia ha aumentado en los últimos años gracias a la denominada "acción positiva".

El bloque central antes citado incluye una relación de las biografías de las mujeres que dan nombre a calles de Zaragoza, así como referencias a otros nombres que hubieran podido tener los viales con anterioridad. En este tramo del libro hay jugosas anécdotas e, incluso, se aclaran malentendidos y errores que se han ido perpetuando en el tiempo y que, por ejemplo, otorgaban titularidad masculina a calles que, en realidad, están dedicadas a mujeres.

La bibliografía y las fuentes consultadas se convierten, también, en otro elemento de interés dentro de La Zaragoza de las mujeres, ya que en este apartado se ofrecen numerosas pistas para que investigadores y personas interesadas en el tema puedan seguir ahondando en un ámbito repleto de aristas por analizar.

Finalmente, el último apartado del libro, los Apéndices, ofrecen la lista de calles ordenada según su fecha de entrada en los callejeros, así como su situación en el plano de la ciudad distrito por distrito. Se incluye, asimismo, un listado de las calles desaparecidas y reubicadas y la relación de mujeres con calle según la época histórica en la que vivieron. Las calles también pueden consultarse en función de las profesiones y actividades de quienes les dan nombre.

El libro concluye con el nomenclátor de las 333 calles y otros topónimos urbanos con nombres de mujeres incluyendo, en este caso, aquellos no referidos a personas concretas, como La Ermita, Las Majas de Goya, La Camisera o la calle Monjas.