Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

Noticias

Urbanismo presenta el Plan Especial de Protección y Mejora Zamoray-Pignatelli que actuará sobre los equipamientos, el viario público y la vivienda

01/12/2020.

El Ayuntamiento quiere garantizar que la renovación ur­banística preserve los valores históricos y arquitectónicos, manteniendo el tejido social y atrayendo a personas y familias jóvenes al barrio


El plan aplicará medidas urbanísticas con el objetivo de regenerar la zona y reducir el declive de un área afectada por problemas de calado social y de orden público

El Área de Urbanismo ha presentado esta mañana el Plan Especial de Protección y Mejora (PEPM) de Zamoray-Pignatelli cuyo fin es la regeneración y la rehabilitación urbanística y arquitectónica de esta zona, favoreciendo una mejora de los espacios libres, equipamientos públicos y edi­ficios privados que ahí se emplazan. "El objetivo es que la zona supere los problemas que hoy aquejan a los vecinos y adquiera un atractivo que facilite el mantenimiento de su población actual y la captación de nuevas familias jó­venes y estables", ha resumido el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano.

"El área Zamoray-Pignatelli ha alcanzado un grado de declive que requiere una decidida intervención para evitar que vaya más allá y revertir la situación", ha apuntado Serrano. "Buena parte de sus problemas son de naturaleza compleja, de calado social e incluso de orden público, lo que requiere la intervención de distintos servicios y de distintas administraciones", ha explicado Víctor Serrano, quien ha asegurado que "este Gobierno municipal no va a dejar que el problema se enquiste y vamos a actuar de manera decidida y contundente con todas las herramientas disponibles dentro de nuestras competencias". "Este Plan Especial es un instrumento de naturaleza urbanística, pero impulsará ciertas condiciones sobre el área que pueden ayudar a evitar el declive", ha resumido el consejero de Urbanismo.

 

¿EN QUÉ ÁREA SE ACTÚA?

El ámbito general de este plan especial es el área de referencia 3 del Plan General de Ordenación Urbana de Zaragoza, con una superficie de unos 318.304 m2, 3.632 viviendas y 6.705 habitantes, según datos del padrón municipal. Además, la mayor parte de las acciones de este plan coinciden con la denominada Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU), donde se impulsan actuaciones de rehabilitación y vivienda en zonas degradadas fruto de convenios con las administraciones autonómica y estatal, lo que permitirá sinergias entre ambos planes y proyectos. 

En concreto, el PEPM Zamoray-Pignatelli se concentrará de forma más urgente en una superficie íntegramente califica­da como suelo urbano consolidado de 43.920 m2, lo que supone un 13,8% del total del área de refe­rencia. Exceptuados los cinco solares situados en el encuentro de las calles de Pignatelli y Agustina de Aragón con la plaza del Portillo, aislados del resto y con un entorno urbano muy diferente, están empadronadas aquí 2.077 personas, el 30,98% de las residentes en el área de referencia 3, que dis­ponen de 983 viviendas, el 27,07% de las existentes en el polígono. 

Los límites del área están marcados por la avenida de César Augusto, las calles de José Camón Aznar y Santiago Ramón y Cajal, la plaza de José María Forqué, las calles de la Palma y Ramón Pignatelli, la plaza del Portillo y la calle del Conde de Aranda.

¿CUÁLES SON LAS BASES DEL PEPM?

La renovación del área partirá de dos premisas básicas. Por un lado, se quiere garantizar que la renovación arquitectónica y ur­banística preserve los valores históricos y arquitectónicos del conjunto. Cabe recordar que en todo el polígono 3 existen 92 edificios protegidos por el catálogo de bienes inmuebles de interés: 8 de nivel monumental, 11 de nivel arquitectónico y 73 de nivel ambiental, todos éstos en su parte norte. Por otra parte, se buscará el mantenimiento del tejido social y la garantía de alojamiento de los residentes por precios acordes con su capacidad económica; ante todo, deberá retenerse a la población arraigada y atraer personas y familias jóvenes al barrio.

Con todo ello, el Plan Especial de Protección y Mejora (PEPM) Zamoray-Pignatelli propone movilizar una batería coherente de opera­ciones puntuales que aprovechen cada necesidad y cada posibilidad de actuación para inducir una mejora urbanística real y establecer las bases para la recuperación de una estructura social sólida y autorreproductiva, y que se centrará en tres piedras angulares: equipamientos, viario y espacios libres, y vivienda.

1. EQUIPAMIENTOS

En un área de referencia ya dotada de equipamientos, al menos en térmi­nos cuantitativos, y tan consolidada que se hace muy difícil habilitar nuevas parcelas de cierta entidad, deberán perseguirse mejoras muy selectivas, que compensen las carencias actuales, especialmente agudas en las dotaciones asistenciales y de bienestar social, y aprovechen la notable aptitud de la zona para las actividades culturales. 

El Plan Especial Zamoray-Pignatelli propone en este as­pecto tres tipos de actuación. En primer lugar, la creación de un equipamiento cultural ligado a la musealización de los restos andalusíes ha­llados a ambos lados de la calle de la Escopetería y en la plaza de Forqué, que se vinculará al Área de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza. Podrá incluir alguna sala dedicada a la historia del área y otros servicios complementarios, y en su diseño se procurará un mejor entronque de Escopetería con la plaza, favoreciendo la permeabilidad desde ésta hacia la calle de Pignatelli.

En segundo lugar, la creación de una gran residencia de estudiantes que ocupe el edificio de viviendas de ofi­ciales del antiguo cuartel de Sangenís (conocido como Pontoneros) y la parte del edificio castrense no ocupada por el Área de Cultura. Esta actuación y la anterior vitalizarán po­derosamente la plaza de Forqué y ayudarán a romper el aislamiento de la zona ARRU con respecto a la parte meridional del polígono. Alternativamente, el planeamiento permite combinar este uso con otros usos educativos, asistenciales y culturales.

Y, en tercer lugar, se habilitarán, dentro del tejido residencial de la zona ARRU, pequeños locales o edificios dedicados a servicios públicos y, muy especialmente, a los vinculados a la asistencia y el bienestar social (residencias y pisos tutelados para ancianos, jóvenes, guarderías...), campo en el que se verifican las mayores carencias dotacionales del polígono y tam­bién las mayores necesidades de su población.

2. VIARIO Y ESPACIOS LIBRES

El PEPM Zamoray-Pignatelli destaca seis acciones específicas en el entorno exterior público:

ACTUACIÓN SI: Reurbanización del entorno de la Iglesia de San Ildefonso (Santiago) y la plaza de San Lamberto. El plan especial prevé una profunda reforma de la superficie viaria comprendida entre las calles de Ramón y Cajal, César Augusto, Conde de Aranda y Camón Aznar, que ejecutará el Ayuntamiento aprovechando las partidas del ARRU. La superficie total de este ámbito, denominado SI, es de 8.654 metros cuadrados. Se tratará básicamente de una renovación del pavimento, del mobiliario y del arbolado, con reposición de aquellas redes servicios que lo precisen y, en concreto, de varios tramos de saneamiento hoy pendientes de renovación. Todo el viario interior, incluida la calle de Camón Aznar, se tratará como peatonal, residencial (máx. 20 km/h, prioridad peatonal) o de tráfico restringido. El PEPM proponer crear una zona más representativa de acceso al barrio desde el centro urbano en el entorno de la iglesia de San Ildefonso (San­tiago) y la plaza de San Lamberto, vinculada a su vez a la avenida de César Augusto y a la plaza de Salamero, lo que conlleva también revalorizar el monumental edificio de la iglesia y las plazas que la rodean.

ACTUACIÓN MR: Mejora de la urbanización en el recorrido de Ramón y Cajal, Madre Rafols y Ramón Pignatelli. Es un recorrido de gran presencia arquitectónica y posibilidades hoy desaprovechadas, que liga el núcleo central del centro histórico con la plaza del Portillo, y que podría constituir un interesante recorrido turístico desde el centro romano, con sus monumentos y museos arqueológicos, hasta la Aljafería. Se tratará de conseguir una unidad paisajística, reforzada por el tratamiento del arbolado de alineación, el pavimento, el mobiliario y la iluminación, e integrar los edificios públicos.

ACTUACIÓN AA: Urbanización del tramo de la calle de Agustina de Aragón entre Cerezo y Mayoral. El plan prevé una remodelación de una superficie de 1.228 m2 en la que se procederá a reformar superficialmente la obra realizada en 2001 y posteriormente modificada, mejorando el mobiliario, la iluminación y el arbolado, y, en su caso, adecuando el pavimento a los criterios que se establezcan para la totalidad del área. El propósito es hacer de esta parte del viario un espacio de reposo y relación entre los vecinos, aprovechable también por los alumnos del instituto Ramón y Cajal, y diseñado, en particular, en función de las necesidades de los niños, los adolescentes y los ancianos. 

ACTUACIÓN JF: Mejora de la urbanización superficial de la plaza de José María Forqué. Hacer de ella un pequeño parque urbano más naturalista y con pavimentos menos duros, para potenciar su función central y su concurrencia. Cuando se desarrolle el proyecto, sería conveniente contar con la participación de los vecinos de la zona y de la Junta Municipal para concretar el programa y las características básicas de la actuación. 

ACTUACIÓN MA: Plazuelas en el encuentro de las calles de Agustina de Aragón y Miguel de Ara. Se prevé la formación de dos pequeñas plazas de 108 y 57 metros cuadrados, a norte y sur de la calle de Agustina de Aragón en su encuentro con la de Miguel de Ara. Podrán albergar juegos de niños o mayores o alguna tenaza hostelera, y su tratamiento deberá ser muy sencillo, limitado a la colocación de un pavimento transitable y, si acaso, a la plantación de no más de tres árboles de porte moderado. 

ACTUACIÓN RT: Reurbanización de las calles de la Palma y Escopetería. Se estudia la ampliación del ancho en algunos tramos, la creación de una plazuela en su encuentro, mejorar la pavimentación, el mobiliario urbano y las luminarias, e incluso alguna plantación arbustiva. 

3. VIVIENDA

En materia de vivienda, el PEPM Zamoray-Pignatelli propone impulsar operaciones más amplias, a manzanas completas o a partes significativas de ellas, con estudios de detalle para una mejor rehabilitación del tejido arquitectónico, esponjándolo en lo posible y mejorando las condiciones de habitabilidad de las viviendas. No obstante, el criterio primordial será mantener el tejido social del área, evitando que se convierta en un lugar de concentración de marginalidad, o bien que los habitantes actuales sean expulsados por operaciones incontroladas de revalorización. Se fomentará, además, la permanencia y la atracción de habitantes que puedan contribuir a su revitalización. 

Deberá atenderse especialmente a la atracción de población joven, tanto para facilitar su emancipación como el asentamiento de nuevas familias, y a las condiciones de vida de los ancianos, construyendo apartamentos adaptados en los que puedan mantener su vida independiente el mayor tiempo posible. Tanto en el caso de los jóvenes como en el de los mayores, las viviendas se completarán con servicios complementarios como talleres ocupacionales, escuelas-taller, empresas de economía social, guarderías, ludotecas, cocinas y comedores colectivos, lavanderías o centros de día.

Con estas condiciones, deberá compaginarse la disposición de un parque de vivienda públi­ca de magnitud proporcional a la capacidad de inversión municipal con fórmulas que faci­liten la cooperación con particulares interesados en edificar en sus propios suelos o a los que puedan cederse inmuebles adquiridos por el Ayuntamiento, en venta o, preferentemen­te, en derecho de superficie, con el fin de preservar a largo plazo el patrimonio municipal y posibilitar que esas actuaciones no se aparten con el tiempo del destino previsto.

¿QUÉ PLANIFICACIÓN SE PLANTEA?

El primer proyecto que se quiere emprender desde el área de Urbanismo será la Actuación SI, la del entorno de la Iglesia de San Ildefonso y la plaza de San Lamberto (8.654 m2), que se estima se pueda licitar próximamente por cerca de 1,7 millones de euros. Asimismo, le seguiría la Actuación MR, de mejora de la urbanización de las calles de Madre Rafols y Ramón Pignatelli (entre las plazas Forqué y Portillo), lo que supone 11.640 m2 que se licitarían por unos 1.164.000 euros, sin IVA. Y, además, se prevé poder comenzar también la Actuación MA, de nuevas plazoletas en la esquina de Agustina de Aragón con Miguel de Ara, 165 m2 para los que se prevé una inversión de 40.000 euros, sin IVA.

Más adelante se impulsarán otros dos proyectos, como son la Actuación JF, de mejora de urbanización superficial de la plaza de José María Forqué, para la que se necesitarían 563.800 euros, y la Actuación AA, de urbanización del tramo de la calle de Agustina de Aragón entre Cerezo y Mayoral, 1.228 m2 que costarían cerca de 92.100 euros, sin contar el IVA.

De este modo, la previsión inicial es que las seis actuaciones en la vía pública se completen en dos anualidades, sin contar con la Actuación RT, de reurbanización de las calles Palma y Escopetería, con una inversión prevista de 129.000 euros, cuyo proyecto debe esperar hasta que se desarrolle el espacio museístico de la zona. En total son 3,7 millones de euros en obras que, sumado a los costes de proyectos e IVA, ascenderían a los 4,5 millones de euros.

El plan especial, del que ya se ha indicado que tiene una función adicional como plan director, propone, además de las medidas urbanísticas que son propias de su carácter básico, otras, de carácter puramente indicativo, sugeridas como líneas de actuación que tendrán que concretar y desarrollar los servicios competentes de la administración (no sólo municipal) de mane­ra habitualmente coordinada, ya que la mayoría de los problemas del área son de naturaleza comple­ja y no pueden resolverse desde un solo departamento.

Se propone además una actuación de mejora residencial general en la manzana Agustina de Aragón-Miguel de Ara-Pignatelli-Zamoray, que deberá incluir si es posible una comunicación peatonal entre Agustina de Aragón y Pignatelli, que no se cree prudente iniciar hasta que esté concluida o avanzada la de la manzana contigua. En esta segunda manzana la superficie realmente afectada no alcanzaría quizá ni la mitad de su superficie total, ya que una parte de sus edificios están en buen estado material. En total, la superficie efectivamente afectada por los dos estudios de detalle no superaría la de la manzana Armas-Casta Álvarez rehabilitada por la Sociedad Municipal de Rehabilitación hace 20 años.

Considerando todas las acciones propuestas, se ha formado un estudio económico que, incluyendo el IVA cuando procede, incluye las siguientes partidas:

1. Obras de urbanización: 4.532.297 euros

2. Ampliación del patrimonio municipal de suelo: 1.929.112,35 euros

3. Construcción de equipamiento cultural: 8.613.251,42 euros

4. Construcción de edificios de vivienda social o dotación asistencial: 2.828.868 euros

5. Remodelación de las dos manzanas centrales de la zona ARRU: 4.087.066,73 euros