Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Unidad de Medios de Comunicación

Escuchar contenido de la página

Noticias

Zaragoza ya cumple los objetivos para la eficiencia energética del alumbrado público que el IDAE establece para 2012

28/04/2010. Con la incorporación de 45 farolas y puntos de luz con lámparas LED en las calles Hernán Cortés, Quintana Lacaci y Casco Histórico del Arrabal, son ya más de 250 las luminarias que han sustituido a las antiguas de vapor de sodio por otras con tecnologías que ahorran en el consumo eléctrico y evitan la contaminación lumínica

Zaragoza, miércoles, 28 de abril de 2010.- Zaragoza quiere ser un referente en la mejora de la eficiencia energética en el alumbrado público, como ya lo es en el consumo responsable de agua. De hecho, ya cumple sobradamente los objetivos que el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha planteado para el año 2012 en cuanto a consumo de kilowatios/hora por habitante y año en la iluminación exterior de las ciudades.

Concretamente, el Plan de Acción 2008-2012 planteado por el Ministerio de Industria a través del IDAE, y dentro de las medidas de "Mejora de la Eficiencia Energética de las Instalaciones Actuales del Alumbrado Público Exterior", establecía como dato de partida para el año 2004 un consumo de 78 Kw.h por habitante y año, y el objetivo de que dicho consumo pasara a ser de 75 Kw.h por habitante y año en 2012. En este sentido, y en el caso de Zaragoza, los datos de explotación del Servicio de Alumbrado, Infraestructuras energéticas y de Comunicaciones del Área de Infraestructuras indican que el año pasado el consumo del alumbrado público exterior fue de 44.460.000 Kw.h / año, lo que aplicado a una población censada de 698.000 habitantes arroja un consumo medio por habitante y año de 63,69 Kw.h, un 15,08% menos que la media española prevista para 2012.

El alumbrado público urbano de Zaragoza cuenta actualmente con 66.083 puntos de luz, con una potencia total instalada de 11.115 Kw., que con un funcionamiento anual de 4.000 horas arroja un consumo total de 44.460.000 Kw.h, y un coste global para las arcas municipales de 4.446.000 euros. En consecuencia, el ratio de potencia instalada es de 15,92 kilovatios por cada 1.000 habitantes, con un gasto anual por habitante de 6,36 euros. La potencia media instalada por cada punto de luz es de 168 vatios, bastante por debajo de los 193 vatios de Palma de Mallorca o de los 190 de Madrid, y por encima de los 146 vatios de Barcelona, aunque todavía lejos de los parámetros de otras ciudades europeas como París (141), lo que ofrece un margen de mejora todavía muy amplio a la aplicación de nuevas tecnologías y medidas de ahorro energético. La media española de potencia instalada por punto de luz en la última encuesta realizada por el Comité Español de Iluminación (CEI) en el año 2000 era de 242 vatios. En aquella fecha, el parámetro de Zaragoza era de 180 vatios, cifra que en 10 años se ha reducido a los 168 actuales.

La auditoría energética, en marcha

Estos buenos resultados son consecuencia de la política municipal para la mejora de la eficiencia del alumbrado, con la que se está actuando en dos líneas complementarias: la puesta en marcha de medidas reales encaminadas al ahorro energético y a evitar la contaminación lumínica con la implantación de nuevas tecnologías como las lámparas LED, y la realización de una auditoría energética y medioambiental del alumbrado exterior en toda la ciudad, que va a permitir a corto plazo el conocimiento exacto de la eficiencia de la red y, en consecuencia, hará posible la planificación de medidas a corto, medio y largo plazo para adecuarla a la nueva normativa y a las necesidades reales de los ciudadanos.

En este sentido, hay que señalar que la auditoría energética va a iniciar el proceso administrativo de licitación el próximo mes de mayo, con lo que su adjudicación y puesta en marcha se va a producir a lo largo de este año.

Con esta auditoría se podrá disponer, en los próximos meses, de un análisis y diagnóstico preciso de la situación del alumbrado público en todo el espacio urbano, así como establecer unas líneas estratégicas de actuación sobre la base de la eficiencia energética, el ahorro de energía, la eliminación de la iluminación contaminante hacia el hemisferio superior, la eliminación de luz intrusa hacia las edificaciones, la disminución del efecto invernadero y el control de la red de alumbrado público, garantizando un consumo sostenible y eficiente.

Además, la auditoría permitirá valorar la adaptación de la red a la reciente normativa, ya que, como se recordará, el año 2007 se aprobó la Ley de Calidad del Aire y de la Atmósfera, y al año siguiente, en 2008, el Reglamento de Eficiencia Energética en Instalaciones de Alumbrado Exterior e Instrucciones Complementarias. También servirá para incidir en la mejora de la eficiencia y el ahorro en las instalaciones y adoptar medidas adecuadas para responder a las necesidades reales de la población en materia de alumbrado público.

La auditoría se realizará en 4 etapas: recogida de datos, para el conocimiento exhaustivo del estado y características de la red, la realización de una serie de mediciones (luminancia e iluminancia, parámetros de consumos, modelos de centros de mando, análisis energético de las instalaciones, etc.), análisis del cumplimiento de las normativas (con la propuesta de un plan estratégico para la mejora y puesta a punto de las instalaciones), y la propuesta de solución y actuación, que incluirá la evaluación técnica y económica de las reformas y mejoras que fueran necesarias. El estudio, una vez adjudicado, tiene un plazo de ejecución de 4 meses, y para realizarlo en el tiempo más corto posible se ha dividido la ciudad en tres zonas o lotes, y se llevará a cabo en cada una de ellas de forma independiente y simultánea. El importe total de los trabajos a realizar en el conjunto de los tres lotes asciende a 70.760 euros.

Ahorro de 750.000 euros al año en la factura eléctrica

La primera medida que se está llevando a cabo de forma sistemática para ahorrar electricidad y mejorar la eficiencia del alumbrado público es la instalación de equipos reguladores (estabilizadores - reductores) en los nuevos centros de mando, que disminuyen el flujo luminoso de las farolas y luminarias en las horas centrales de la noche. En aquellas instalaciones más antiguas que no permiten la colocación de los equipos de doble nivel, se procede a la colocación de los reguladores estabilizadores. Así, de los 66.083 puntos de luz existentes actualmente en la ciudad, 45.000 ya funcionan a la mitad de potencia en el horario nocturno más avanzado, con lo que se ha conseguido reducir el consumo en 7,5 millones de kilovatios/hora, lo que representa un ahorro económico de 750.000 euros al año.

Además, con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEESL) de 2010, el pasado 31 de marzo se adjudicó provisionalmente a la empresa Enrique Coca, S.A. Por importe de 203.000 euros el proyecto para colocar 7 unidades de telegestión para el control de este sistema de reguladores, lo que permitirá mejorar aún más la eficiencia y el ahorro del sistema.

Además, y a medida que se van renovando las instalaciones, se está procediendo a la sustitución de las lámparas de 150 vatios de vapor de sodio por lámparas de halogenuros metálicos, bien de 35 vatios, bien de 100 vatios (según la necesidad lumínica de cada zona), y se están cambiando luminarias de vapor de sodio de 250 vatios por luminarias LED de 82 vatios. Ya se ha actuado con este procedimiento en unas 250 farolas y luminarias del parque del Barrio Oliver, Parque de la Leña, Parque de la Paz, calles Espoz y Mina, Bayeu, Forment, Santiago, Boggiero, Capitán Portolés, Hernán Cortés y andador central del Paseo de Sagasta. Las últimas actuaciones llevada a cabo han sido la colocación en la calle Hernán Cortés de 6 luminarias nuevas con leds, de 180 w., sustituyendo las lámparas de vapor de sodio de 250 w., y de 4 luminarias LED más de 50 vatios en la calle Quintana Lacaci sustituyendo otras tantas de vapor de sodio de 150 w. Además, en el Casco Histórico del Arrabal, se está procediendo al cambio de las lámparas de 42 faroles Villa de vapor de sodio y 150 vatios por otros tantos con lámparas LED de 80 vatios de potencia.

Otra de las actuaciones que se ha llevado a cabo de manera directa, para racionalizar el alumbrado y su consumo, ha sido el apagado de farolas en zonas de la ciudad en las que su encendido no aporta mejoras a la seguridad vial o al paso de los ciudadanos. Para ello, tras las correspondientes inspecciones de los técnicos municipales, se han dejado sin servicio 942 farolas y puntos de luz en el aparcamiento Sur de la Expo y en el ubicado en la intersección de la Avda. Gómez Laguna con el Canal Imperial, en el Ferial de Valdespartera (cuando no hay actividad), en el Vial Norte del ACTUR, en la Vía Parque de Montecanal y Avenida de Ranillas. También se apaga, a partir de las 12 de la noche, una lámpara en cada farola de la calle Alfonso I, permaneciendo encendidos los faroles de los dos brazos restantes.

También se están realizando pruebas y colocando las primeras unidades de farolas y luminarias en las que se utilizan las últimas tecnologías, tanto la energía solar como lámparas LED. Concretamente, en la Autovía de Logroño, a la altura de la Urbanización Torreblanca, se ha colocado un punto de luz con placa solar y lámpara de bajo consumo de 18 vatios para iluminar la parada del autobús, en la Plaza Emperador Carlos I se colocó en régimen de prueba otra farola alimentada por energía solar y con lámparas LED, en las riberas del Gállego , dentro de las obras del Plan de Acompañamiento de la Expo, se han instalado 90 farolas solares, y en el Casco Histórico, en las obras de la campaña "Esto no es un solar" se han colocado luminarias LED en sustitución de los proyectores. Finalmente, en las instalaciones del Área de Infraestructuras, se están realizando pruebas con 7 luminarias de LED de distintos fabricantes, para verificar su eficiencia y calidad, de cara a su futura colocación en el sistema de alumbrado público.

Por último, para disminuir la contaminación lumínica hacia la atmósfera, se han sustituido los globos contaminantes por luminarias cerradas con reflector en el parque del Barrio Oliver, calle Canfranc, calle Costa, Parque de La Paz y diversas calles del Casco Histórico.