Museos y Exposiciones

Palacio de Montemuzo

Su inauguración en 1994, en la planta baja de un palacio del siglo XVI, tuvo lugar con una retrospectiva de fotografía antigua titulada Zaragoza. Memoria en blanco y negro, motivada tanto porque en el mismo edificio se encuentran el Archivo, la Biblioteca y la Hemeroteca Municipal como por la decisión inicial de especializar esta sala en todo tipo de obra realizada sobre papel, incluyendo en dicho campo tanto el dibujo y la gráfica en todos sus aspectos como la fotografía  y eventualmente las muestras bibliográficas y documentales. Dicha línea se ha mantenido hasta la fecha de modo general, salvo en lo relativo a la fotografía, para la que pudimos contar desde 1997 con la nueva sala de la Casa de los Morlanes.

Esa especialización en obras sobre papel se ha venido cubriendo de manera muy diversa, atendiendo a toda clase de manifestaciones, técnicas y tendencias, como lo demuestra el hecho de que, aun dedicando mayor atención a las propuestas contemporáneas y actuales, una de las primeras exposiciones fuese la excepcional muestra de dibujos de Francisco Bayeu realizada con fondos del Museo del Prado, a la que siguió la igualmente singular de Natalio Bayo. Ilustraciones y diseño gráfico (1965-1995), a partir de la cual se han sucedido, entre las más de setenta exposiciones realizadas hasta hoy, una serie de propuestas tan interesantes como El modernismo en las artes gráficas; la sección gráfica y documental de Después de Goya. Una mirada subjetiva; la antológica Borja de Pedro. Grabador. 1969-1996; la de collages de Antonio Fortún; las de grabado Barboza sobre metal. 30 años de grabado. 1968-1998,  Hermógenes Pardos. Naturaleza y ensueño, Pascual Blanco. Cántico (fe de vida),  J. J. Torralba. Retrospectiva, Joan Miró. Litógrafo, Ana Aragüés; las de pintura sobre papel de Vicente Pascual, infografías de Rubén Enciso y  pasteles  de Eduardo Salavera; la interesante colectiva del Certamen  Injuve de Cómic e Ilustración, que se ha venido presentando cada año en esta sala y es una muestra excelente del estado actual de estas disciplinas entre los autores más jóvenes e innovadores; la antológica  de Grasa Jordán. Cuaderno de viaje. Grabados 1972-2002;  los apartados de obra gráfica de Los juegos en el arte del siglo XX, presentada simultáneamente en la Lonja; la de grabados de Alejandro Boloix, obras sobre papel de Ramón Cascado, Pepe Cerdá, Joaquín Escuder, Balagueró, Rebullida, y, como excepciones, las de pintura de María Buil, Juan Carlos Callejas y Jesús Sus.