Museos y Exposiciones

Bailarina, 1930.26 cartones recortados, 174 x 109,5

Procedencia
Donación total Anguera-Gargallo
Descripción

Esta obra, a partir de cuyas plantillas Gargallo realizó años después una segunda versión, Bailarina 1830, 1933, también en chapa de cobre, se singulariza por el uso, por primera y única vez, por lo que sabemos, de la tela metálica, utilizada para formar los planos que representan el tutú.

Del conjunto de sus plantillas, y de la presencia entre ellas de una realizada con un simple recorte de hoja de periódico, podemos deducir tanto la precariedad de medios con que se desenvolvía Gargallo como, desde un punto de vista quizá más verosímil, la perentoria necesidad de resolver de inmediato una pieza quizá no prevista en principio y descubierta como necesaria en el momento de ejecutar el trabajo en chapa, sólo aparente improvisación que responde perfectamente a la dinámica derivada de la necesidad de trasladar a volumen y movimiento formas concebidas inicialmente partiendo de su desarrollo geométrico plano

Exposiciones
  • 1991
    Gargallo. La nueva edad de los metales: Madrid, Fundación Cultural Mapfre Vida: 11 abril-19 mayo, nº 52