Life Zaragoza Natural

Rutas por la Zaragoza Natural

21/12/2017. LifeNatural Cuatro rutas sin salir de la ciudad

El proyecto Life Zaragoza Natural ha puesto en marcha una nueva iniciativa para adentrarse en espacios naturales únicos. A través de cuatro rutas, sin salir de la ciudad, invita a descubrir una gran cantidad de paisajes naturales. Desde ambientes semidesérticos a bosques de vegetación impenetrable, pasando por humedales con insólitas muestras de fauna y flora y algunos ejemplos de patrimonio hidráulico de gran valor e interés.

La peculiar situación de Zaragoza, en un territorio semiárido pero surcado por los cauces de tres ríos y el Canal de Imperial de Aragón, determina la presencia de una excepcional variedad de paisajes. Gran parte de esta enorme riqueza natural se encuentra bajo protección de la Red Natura 2000.

Ya sea por su abundante presencia o por su escasez, el agua es el protagonista absoluto en estos ecosistemas y condiciona la variedad de especies que en ellos habita. Los ríos proporcionan verdaderos oasis de vegetación en medio de una estepa, caracterizada por su extrema aridez, y que destaca por su rica biodiversidad siendo uno de los espacios más valiosos de Europa. Además, la presencia de bosques y el extraordinario patrimonio hidráulico, ligado a acequias y canales, conforman un entorno natural privilegiado.
En definitiva, una forma de adentrarse por espacios únicos a través de cuatro Rutas por la Zaragoza Natural sin salir de la ciudad. Las cuatro rutas son:

-Parque del Agua-Galacho de Juslibol
-Azud del Ebro-Pasarela Santa Isabel
-Fuente de los Incrédulos-Valdegurriana
-Barranco de Las Almunias

El Parque del Agua Luis Buñuel es el inicio de la ruta, que discurre por la ribera del Ebro. Es un placer perderse a pie tanto por el soto natural, como por el conjunto de instalaciones del parque, donde el agua es la protagonista.

El recorrido termina en el Galacho de Juslibol, último meandro abandonado por el río y rica confluencia de ecosistemas: río, galacho, lagunas, sotos, escarpes y estepa.

 
El Azud del Ebro-Pasarela Santa Isabel es un recorrido paralelo al río Gállego que destaca por la existencia de sotos o bosques de ribera, auténticas selvas adaptadas a la abundancia de agua. Desde el mirador de la desembocadura del Gállego en el Ebro es posible observar una sorprendente fauna: garcetas comunes, cormoranes, garzas reales¿ Es una de las zonas naturales más bellas a las puertas de Zaragoza.

Fuente de los Incrédulos-Valdegurriana. Recorre un tramo del Canal imperial de Aragón, una de las obras civiles más ambiciosas de la Ilustración en España. Esclusas, molinos, almenaras y fuentes conforman un excepcional patrimonio hidráulico. También discurre por los Montes de Torrero, pinar de repoblación cuya sombra han disfrutado los zaragozanos durante décadas.

Barranco de Las Almunias. Este barranco estepario, el más importante de Zaragoza, es muestra de uno de sus relieves más característico, entre las muelas o planas y los valles de los ríos. En las zonas altas exhibe un típico bosque mediterráneo; conforme descendemos, flora de lugares áridos; y en el fondo del barranco, una exuberante vegetación. El paraje permite contemplar visitas privilegiadas del paisaje estepario e impresionantes cortados de yesos.