Huertas Life Km 0

Jornada de intercambio de experiencias en la comercialización colectiva

22/12/2017. El pasado martes 19 de diciembre, la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza organizó esta jornada para dar continuidad al proyecto Huertas Life km0 que pretende recuperar la huerta zaragozana. Siendo la comercialización y la logística dos puntos claves en el afianzamiento de la agricultura local y ecológica, se invitó a varias entidades de diferentes partes de España que llevan una trayectoria en la comercialización colectiva.
LifeHuertas

A raíz del proyecto Huertas Life km0 que se llevó a cabo entre el año 2013 y 2016, el Ayuntamiento de Zaragoza, y más concretamente la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad, en colaboración con CERAI y UAGA, sigue trabajando en pro de la recuperación de huerta zaragozana. Gracias a este proyecto europeo, se constituyó una Red de Huertas Agroecológicas de Zaragoza formada por productores ecológicos que cultivan en el término municipal de Zaragoza y en municipios ubicados dentro de la delimitación de la Huerta de Zaragoza (Alagón, Alfajarín, El Burgo de Ebro, Cadrete, Cuarte, El Burgo de Ebro, La Joyosa, María de Huerva, Nuez de Ebro, Pastriz, Pinseque, La Puebla de Alfindén, San Mateo de Gállego, Sobradiel, Torres de Berrellén, Utebo, Villamayor de Gállego y Villanueva de Gállego).
 

Reunidos en dicha Red, los hortelanos y hortelanas profesionales venden sus productos frescos a través de diferentes canales de comercialización como pueden ser la venta directa (cestas a domicilio o en puntos de recogida, Muestra Agroecológica en la Plaza del Pilar, puesto del mercado de Valdespartera, comedores escolares, etc.) y los circuitos cortos con un solo intermediario entre el productor y el consumidor (tiendas de proximidad, restaurantes, etc.). Si bien estas vías de comercialización permiten un acercamiento entre los productores y consumidores y el desarrollo de la agricultura local y ecológica, cada vez más demandada por la ciudadanía, la organización y la logística sigue siendo un punto débil para poder afianzar este modelo agroalimentario.


 

Por lo tanto, productores de Zaragoza y alrededores se reunieron el pasado martes en las instalaciones de la Torre Santa Engracia en Movera para conocer diversas iniciativas de comercialización colectiva:

  • Karabeleko: experiencia de producción y distribución agroecológica de Guipuzcoa, con finca experimental en agricultura ecológica. Realizan la venta de sus productos en su propia tienda complementado con productos de agricultores cercanos y donde ofrecen alimentos, flores y plantero. Venden también a un catering de una residencia de ancianos y a comedores escolares, así como a grupos de consumo. Además, organizan visitas guiadas de la finca, prestando una atención particular a la comunicación continua de sus proyectos. Todo ello contando con personal asalariado para la gestión del proyecto.
  • Subbética ecológica: Distribuidora de productos ecológicos de Andalucía cuyos valores sociales buscan satisfacer una alimentación del bien común, entre productores y consumidores, con un fuerte componente asociativo. Comenzaron el proyecto con la distribución de cestas y cuentan ahora con una central de logística sin dejar la venta en la finca de los propios agricultores/as. Además, organizan talleres relacionados con la alimentación y otras actividades sociales. Para hacer funcionar la central y la tienda, cuentan con personal asalariado y con un número importante de personas voluntarias. Por otra parte, trabajan en la formación intergeneracional y el acceso a la tierra.
  • Hortec: cooperativa de agricultores ecológicos con comercialización y distribución conjunta. Lleva 27 años comercializando productos ecológicos en Cataluña, contando con una Asociación de protección vegetal (ADV) para el asesoramiento y una cooperativa de productores. La cooperativa es a su vez socia de AE2, Asociación Empresarial para la Agricultura Ecológica. Los cooperativistas comparten el sentido de la cooperación, el cooperativismo, y el proyecto territorial, sin obligar no obstante a que las ventas se realicen exclusivamente a través de la cooperativa. En este proyecto también se hace un uso elevado de las herramientas de comunicación. En cuanto a los productos que aporta cada proyecto, se hace a través de una planificación de cultivos que es reevaluada cada año. Comercializan a pequeños y medianos comercios, a agricultores que hacen cestas, a cooperativas de consumo, a catering y restaurantes.

Tres modelos diferentes de organización colectiva que han ido evolucionando, adaptándose a los cambios sociales y a la demanda creciente de productos de proximidad y ecológicos en el territorio nacional, además de diversificar sus salidas comerciales.
 

Se resaltó en la jornada que para que un proyecto de distribución colectivo salga adelante, se tiene que reflexionar sobre los siguientes puntos: la motivación de las personas involucradas, la dimensión adecuada del proyecto, el compromiso de los diferentes integrantes y qué puede aportar cada uno, las inversiones a realizar, la financiación disponible, el mercado objetivo y los precios de venta según los costes reales de producción y el precio que el consumidor está dispuesto a pagar. Y de manera transversal, se requiere compartir unos valores y unas necesidades comunes.
 

La jornada terminó con una formación interna para que los y las productoras presentes analizaran la situación actual en Zaragoza y alrededores, con la perspectiva de crear un proyecto de este tipo.