Medio Ambiente

El Servicio de Parques y Jardines impulsará la puesta en valor del “bosque urbano” de la ciudad como uno de sus principales objetivos de trabajo

05/11/2019.

El Plan Especial de Poda, puesto en marcha de manera urgente este verano, ha conseguido intervenir en más de 3.000 árboles, de los que 2.500 se han podado y otros 780 se han eliminado para evitar riesgos

Este martes se ha celebrado una reunión en la que se han planteado los nuevos ejes estratégicos del servicio, basados en el compromiso con la salud y la calidad de vida, así como con el embellecimiento urbano

En este encuentro también se ha presentado al nuevo responsable de Parques y Jardines, Francisco Bergua, incorporado recientemente al Ayuntamiento de Zaragoza


El Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza, encuadrado en el Área de Servicios Públicos y Movilidad, ha presentado hoy algunos de los principales ejes estratégicos de su gestión para los próximos años. En una reunión de trabajo con la consejera responsable, Natalia Chueca, se ha realizado asimismo un balance de los principales trabajos realizados en estos primeros meses de Gobierno y se ha aprovechado para presentar al nuevo jefe del servicio, Francisco Bergua, recientemente incorporado al Ayuntamiento de Zaragoza desde su anterior puesto, en el Ayuntamiento de Huesca.

La nueva estrategia de gestión de la Infraestructura Verde Urbana de Zaragoza se centrará en un planteamiento que va más allá de los trabajos de mantenimiento y conservación que se han realizado a lo largo de los últimos años. Se tratará, como ha explicado la consejera, de dar "un nuevo enfoque más global, más sostenible, más saludable y más pensado para las personas", poniendo en valor ese patrimonio verde. "Queremos -ha explicado Natalia Chueca- que esa infraestructura, nuestro 'bosque urbano', no sólo esté en el mejor estado posible, sino que también sirva para mejorar la calidad de aire, ayudar a mejorar la salud de la ciudadanía y hacer que ésta se sienta aún más orgullosa de Zaragoza".

A lo largo de estos meses se ha realizado un diagnóstico del servicio de Parques y Jardines en el que se ha analizado al situación desde distintos puntos de vista, tanto su situación real como la gestión de los diferentes contratos de mantenimiento, así como de los medios humanos y materiales disponibles.

Fruto de este análisis se puso en marcha, de manera inmediata, un plan especial de poda y control del riesgo del arbolado que ya ofrece un destacable balance parcial. También se ha  incorporado un nuevo responsable del Servicio, Francisco Bergua, que hasta ahora venía desarrollando este trabajo en el Ayuntamiento de Huesca. Bergua es, además, Presidente de la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos. Bergua participa en los principales comités y foros técnicos nacionales e internacionales relacionados con la gestión de servicios de parques y jardines, limpieza viaria y gestión de residuos. Actualmente destaca su participación en el Grupo de Infraestructura Verde del Ministerio de Transición Ecológica, en representación de la Federación Española de Municipios y Provincias.

Entre las acciones que ya están programadas dentro de esta nueva etapa del Servicio de Parques y Jardines figuran una reorganización de su estructura y funcionamiento; la incorporación del Parque del Agua al Servicio; la puesta en marcha del Plan Director del Bosque Urbano o la integración de nuevas soluciones basadas en la naturaleza y la biodiversidad.


BALANCE DEL PLAN ESPECIAL DE PODA

A finales del mes de julio se puso en marcha el operativo especial para la mejora del control del riesgo del arbolado de la ciudad. Sólo en 2019, desde enero a octubre, hubo 6.000 avisos por posibles riesgos, y la seguridad ha sido la principal prioridad a abordar en estos primeros meses de trabajo.

Este plan tiene dos líneas de acción:

- Aumento de los equipos de avisos: se han incorporado de forma escalonada cuatro equipos de avisos, que se han sumado a los dos ya existentes como mejora del contrato del sector I, para poder atender las más de 1.200 órdenes de trabajo por avisos acumuladas a principios de verano. A fecha de hoy quedan pendientes de ejecución 736 avisos, teniendo en cuenta que en el periodo de tiempo transcurrido han entrado 450 avisos más.

Desde el 27/05/19, fecha de inicio del operativo de choque, con los 6 equipos de avisos, se han podado 2.467 unidades y se han talado 780 que eran insalvables o que presentaban elevado riesgo.
Por otra parte se ha contado con la colaboración del Servicio de Prevención de Incendios para la retirada de árboles secos o secos en más del 85% de su copa. El número de unidades taladas por ellos es de 54.


- Inspección de árboles con defectos: A final  del mes de agosto se puso en marcha un equipo de inspección de evaluación de riesgo, formado por 6 especialistas en la materia, que se encarga de revisar todo el arbolado de la ciudad que presenta defectos significativos y que puede ser de potencial riesgo. Este trabajo tiene previsto revisar hasta fin de año algo más de 14.000 árboles distribuidos por las calles, las zonas verdes y los parques de la ciudad, que ya el Servicio de Parques y Jardines tenía previamente categorizados como pendientes de revisión especial, para evaluar el nivel de riesgo según la probabilidad de accidente y establecer unas medidas correctoras o paliativas para su control.

Los objetivos del trabajo de inspección son:
 

  • Valorar en detalle cual es el estado fitopatológico y estructural del árbol
  • Describir los problemas que tiene y su grado de afección
  • Catalogar el nivel de riesgo del árbol según la probabilidad de que ocasione un accidente y según la gravedad y finalmente,
  • Proponer actuaciones encaminadas a reducir el riesgo a niveles tolerables (podas, sujeciones, tratamientos, apeos)


La Información se recoge en una ficha para cada uno de los ejemplares y se carga en un software de gestión específico que incluye su geolocalización específica.


PLAN DIRECTOR DEL BOSQUE URBANO DE ZARAGOZA

Zaragoza tiene 165.199 árboles (121.247 en viario y 43.952 en parques), lo que supone la importante ratio de 23 árboles por cada 100 habitantes.

Este arbolado urbano juega un papel fundamental en la ciudad al dar estructura y conectar los parques y espacios verdes en general de Zaragoza, conformando un gran bosque urbano de 7.500.000 m2. que engloba, tanto a la naturaleza vegetal que habita el municipio, como a los organismos vivos que interactúan con el medio físico en el que existen.

Más allá de la función paisajística y ornamental, este bosque juega un papel decisivo en la mejora del medio ambiente:

- Influyendo de una manera directa en la calidad del aire.
- Reduciendo la contaminación atmosférica actuando como sumidero de gases y captación de partículas contaminantes.
- Reducción de la "isla de calor".

Precisamente teniendo en cuenta que el arbolado es uno de los elementos que requiere mayor esfuerzo, y que además es un aspecto que acumula avisos y quejas ciudadanas, en la reunión de hoy también se ha abordado el contenido del nuevo Plan Director del Bosque Urbano de Zaragoza, que se licitará próximamente y tiene por objeto optimizar la gestión del arbolado urbano de Zaragoza estableciendo las bases y directrices de su gestión.

Bajo la dirección del servicio municipal, se pretende que el Plan Director defina, guíe y/o condicione las actuaciones que afecten al bosque urbano, llevadas a cabo por los Servicios del Ayuntamiento de Zaragoza, y otros agentes que puedan intervenir en la planificación, instalación y mantenimiento de los espacios públicos.
 

PLANTACIÓN DE NUEVOS EJEMPLARES: UNOS 3.000 EN 2020

Hasta la fecha se ha programado extraordinariamente la plantación de 317 árboles nuevos, que se va a acometer en la tercera semana del mes de noviembre, cifra provisional a falta de finalizar la revisión de Parque Miraflores.

En cualquier caso, en el año 2020 está previstas plantaciones de unos 3.000 nuevos ejemplares, repartidos entre distintos puntos de toda la ciudad, lo que supondrá eliminar el 43% de los alcorques vacíos en este momento.

Uno de los objetivos a medio plazo, a lo largo de los próximos tres años, será la ocupación del máximo número posible de alcorques que actualmente están vacíos y en los que realmente sea posible incorporar nuevos árboles.