Medio Ambiente

El Gobierno reafirma su apuesta por la Economía Circular en la gestión y tratamiento de residuos

08/08/2019.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, avanza el proyecto de intensificar la recogida orgánica procedente de grandes productores, como mercados, restaurantes, hospitales, colegios u hoteles

Junto a la consejera Natalia Chueca ha visitado el Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza y su planta de Innovación Tecnológica, donde se investigan nuevos usos para los plásticos recuperados


El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, junto a la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha visitado hoy el Centro de Tratamiento de Residuos de Zaragoza, CTRUZ, planta en la que se trata la basura domiciliaria y los envases que generan a diario la ciudad de Zaragoza y otros más de 60 municipios de su entorno.

Allí se realiza un intensivo triaje de los desechos, "rescatando" todo lo que pueda ser reutilizado, tanto plásticos como envases de todo tipo, latas, bricks, etcétera. Además, con la basura orgánica se genera biogás que luego es transformado en energía eléctrica, así como compost.

En el CTRUZ se investigan, asimismo, otras fórmulas para la recuperación y reutilización de materiales. La empresa que gestiona este complejo, la UTE Ebro (Urbaser y Vertresa), dispone de un Centro de Innovación Tecnológica donde se trabaja en la generación de combustible a partir del material plástico.

En su visita, Jorge Azcón ha destacado la cualidades del CTRUZ, una instalación de referencia nacional en el tratamiento y aprovechamiento de los desechos. El alcalde ha reiterado su apuesta por la llamada Economía Circular, que se considera uno de los pilares de desarrollo económico y ambiental del Gobierno de Zaragoza.

En este sentido, ha anunciado que, una vez lanzados los proyectos piloto de recogida de residuos orgánicos de particulares, el Ayuntamiento va a centrar sus esfuerzos en la recogida selectiva de estos bio-residuos procedentes de los grandes productores, como mercados, restaurantes, hospitales, colegios, hoteles o residencias, que generan el 30% de los que se producen en Zaragoza. Si se consigue un sistema eficaz para abordar la gestión de estos residuos orgánicos, la capital aragonesa podría acercarse e incluso superar los límites marcos por la Unión Europea, que marcan un 50% de reciclaje total para 2020 y aún más, un 55%, para 2025.