Medio Ambiente

Se abre el periodo de inscripción para la XIX edición del Programa de Voluntariado en el Galacho de Juslibol

05/01/2018.

Todas aquellas personas interesadas en participar pueden inscribirse a través de la web www.zaragoza.es/medioambiente/galacho hasta el 20 de febrero

Se trata de un programa que permite conocer a fondo este espacio natural protegido y que ayuda a su conservación y defensa de la biodiversidad Un año más, se pone en marcha el Programa de Voluntariado en el Galacho de Juslibol, que tiene como objetivo el acercar este espacio emblemático a las vecinas y vecinos de Zaragoza fomentando la participación en su gestión y en la divulgación de sus valores naturales.

Desde su inicio en el año 2000 han participado en él más de 650 personas, lo que constituye un hito en la participación ciudadana de nuestra ciudad. En general se trata de personas entre 20 y 70 años, sensibilizadas con el medio natural y que han decidido dedicar una parte de su tiempo libre, de forma altruista, a realizar tareas de información, conservación o estudio en este espacio natural.

El compromiso que se adquiere con el Programa es anual y consiste en dedicar un mínimo de 7 jornadas de trabajo voluntario a lo largo de los meses de marzo a junio y de septiembre a noviembre.

Tareas voluntarias realizadas el pasado año

Uno de los aspectos más valorados y reconocidos del programa es su capacidad para servir a la vez de instrumento de educación y sensibilización de los voluntarios que participan, así como de los visitantes que acuden al propio Galacho.

Entre las labores desarrolladas en 2017 destacan las de información, mantenimiento, protección y potenciación de la biodiversidad en el ámbito de este espacio natural. Así, los voluntarios y voluntarias participaron muy activamente en todas las jornadas especiales desarrolladas en el Galacho de Juslibol, como el Día Mundial de las Aves Migratorias, el Día Mundial del Medio Ambiente o la celebración del Día del Galacho.

También se realizaron tareas de mantenimiento, como el acondicionamiento de sendas, el desbroce de la acequia del Rabal y limpieza de carteles informativos. Además de ser pieza fundamental del fomento y seguimiento de la biodiversidad del espacio, especialmente de aves, mamíferos e insectos.