Medio Ambiente

El Ayuntamiento dedicará 36 hectáreas para huerta ecológica en el barrio de San Gregorio

14/01/2016.

El objetivo es que el Banco de Tierras, ligado al proyecto Huertas Life km0, pueda seguir incrementándose para ofrecer espacios en alquiler a agricultores que opten por un salida profesional con cultivos ecológicos

El Ayuntamiento de Zaragoza ha dado un paso más en la constitución de un Banco de Tierras para huerta ecológica, ligada al proyecto Huertas Life km0. Hoy se ha anunciado que 36 hectáreas de suelo urbanizable situadas en el barrio de San Gregorio serán utilizadas, temporalmente, como espacio para dicha huerta. Además, se sigue trabajando para encontrar otras ubicaciones que permitan este uso, dado que los proyectos urbanísticos inicialmente previstos no tienen visos de prosperar por el momento.

 

La concejala responsable de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, ha explicado que se trata de "un paso importante para este Gobierno", ya que este proyecto está ligado a un modelo de sostenibilidad urbana estratégico para esta legislatura. El objetivo, a medio plazo, es favorecer que los ciudadanos y ciudadanas de Zaragoza puedan alimentarse de su producción agroecológica, lo cual es sostenible desde puntos de vista sociales, ambientales y económicos. Asimismo, este tipo de proyectos genera empleo local, beneficios ambientales y es saludable para las personas.

Banco de Tierras forma parte del proyecto en el proyecto Huertas Life km0 (2013-2016), consistente en la recuperación medioambiental de espacios periurbanos de Zaragoza mediante la intervención en el ecosistema y la agricultura ecológica.

Actualmente ya hay 62 personas formadas en las dos ediciones que ya se han celebrado de la Escuela Agrícola. Diez de ellas han empezado a cultivar, siete de ellos en Zaragoza. Actualmente hay otras 20 que están a la espera de poder disponer de tierras para ello.

El Ayuntamiento de Zaragoza, coordinando los esfuerzos del área de Urbanismo y de la Agencia de Medio Ambiente, está decidido a dar un impulso a futuras ampliaciones del Banco de Tierras.

Suelo urbanizable sin ejecutar

Los terrenos que van a integrar esta intervención y se dedicarán al banco de tierras del Ayuntamiento están ubicados en el barrio de San Gregorio. Concretamente se trata de un suelo urbanizable (SUZ-SG2), proveniente de fincas rústicas, con una superficie de 36 hectáreas y capacidad para 1.347 viviendas, de las que 457 está calificadas como protección oficial.

Cuenta con Plan Parcial y Proyecto de Compensación. De esta superficie, el Ayuntamiento es propietario del 60% aproximadamente, unas 22 hectáreas, correspondiente a viario, zonas verdes, equipamientos públicos y usos lucrativos correspondientes al 10% de aprovechamiento medio de cesión gratuita y obligatoria.

La Junta de compensación se dirigió al Ayuntamiento en un escrito señalando que tropieza con dificultades financieras ¿derivadas de la crisis económica general¿, que han supuesto el retraso en la ejecución material de las previsiones del plan, y solicitando la posibilidad de valorar si, durante este periodo intermedio hasta el inicio de la obra urbanizadora, y, en consecuencia, disponer de autorización para explotar los terrenos con cultivos de ciclo corto y duración limitada.

Dado que, desde el punto de vista urbanístico, se considera que puede ser oportuno retrasar las obras de urbanización y edificación hasta que estén garantizadas unas expectativas suficientes de venta o alquiler de viviendas, para su utilización como zona de huerta en el marco del proyecto Huertas Life Km 0, integrándose en el Banco de Tierras que está constituyendo el Ayuntamiento para este fin, para ponerlo a disposición de los agricultores en formación en el proyecto Agros, también por parte municipal y en el marco del citado proyecto europeo.

Estos terrenos del sector SG2 tienen la ventaja de su capacidad agraria, ya que en su estado actual son adecuados para el cultivo en régimen de regadío en casi toda su extensión, prácticamente sin inversiones adicionales.

En consecuencia, el Ayuntamiento de Zaragoza actuaría como mediador con la Junta de Compensación para la puesta a disposición del Banco de Tierras de estos terrenos, en régimen de alquiler a los futuros arrendatarios, para su explotación y producción de agricultura ecológica, por un plazo que, como mínimo, se estima en cinco años prorrogables.