Agenda 21

Indicadores de Sostenibilidad Actualización 2014

INTRODUCCIÓN

Quince años actualizando el documento de los indicadores de sostenibilidad de la ciudad de Zaragoza permiten disponer de una información importante de la evolución de los parámetros medioambientales y sociales de la ciudad.

La M. I. Alcaldía-Presidencia del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó por Resolución de 24 de marzo de 2000 la implantación de la Agenda 21 Local y de los indicadores de sostenibilidad de la ciudad de Zaragoza.

Inicialmente se prepararon treinta y cinco indicadores, los diez indicadores comunes propuestos por la Unión Europea y veinticinco indicadores locales diseñados específicamente para nuestra ciudad a fin de completar la información de su sostenibilidad.

En este momento, algunos indicadores han dejado de actualizarse, bien por haber perdido su vigencia como tales o bien porque ya se han cubierto los objetivos previstos, mientras otros nuevos se han ido incorporando a la lista. Destacan en este punto los cinco indicadores globales que, referidos a los temas más destacados de la sostenibilidad, aglutinan y relacionan diversas variables al objeto de dar una información más completa de la situación.

Este año se han actualizado tres de los diez indicadores comunes, Contribución local al cambio climático global (A2), Calidad del aire (A5) y Gestión sostenible de la autoridad local y de las empresas locales (B7).

Además, se han actualizado diversos subindicadores como A.2.1. Emisión de CO2 en cinco sectores de actividad, A.3.1. Relación entre la intensidad media de tráfico y la evolución del parque de vehículos, A.5.1. Materia particulada PM2,5, A.5.2. Evolución de la media anual de materia particulada PM10 y de óxidos de nitrógeno NO2 en la estación de referencia (Renovales), y se empieza a hacer la valoración del nuevo subindicador B.6.1 Camino escolar, que evalúa la repercusión de este proyecto integrado en el plan de movilidad de la ciudad tras dos años de implantación.

No se dispone de nueva información del Indicador B10, Productos que fomentan la sostenibilidad, por la complejidad de la obtención de datos, pero se pretende actualizarlo el año próximo. En 2014 se ha llevado a cabo un primer paso reestructurando el indicador e introduciendo el concepto de producto ecológico y de proximidad a partir del estudios derivados del Proyecto LIFE Huertos km.0 que también se desarrolla por parte de esta Agencia.

Entre las conclusiones, destaca el Indicador A2, Contribución local al cambio climático global, que continúa evolucionando positivamente alcanzando el valor más bajo de la serie estudiada con un valor total de 4,32 tCO2/habitanteo 2,60 tCO2/habitante si se trata de los sectores PAES. Se reducen las emisiones directas de CO2, debido fundamentalmente al menor consumo de combustibles fósiles en los sectores residencial y primario. A su vez, un menor consumo eléctrico y una mayor contribución de las energías renovables al mix energético nacional, debido especialmente a las abundantes lluvias que repercuten en un mayor uso de energía hidráulica, originan una disminución de las emisiones indirectas.

El Indicador Común Europeo A4. Disponibilidad de áreas públicas y servicios sociales básicos, que mide la accesibilidad de los ciudadanos a zonas verdes y servicios básicos, se actualizó en 2011 a partir de los datos preliminares del estudio del Departamento de Geografía de la Universidad de Zaragoza. Desde entonces, cada año se procede a actualizaciones parciales encaminadas a servir de apoyo a la planificación urbana con criterios de sostenibilidad. El estudio Zaragoza, Manzana a Manzana, en 2012; en 2013, el denominado Sostenibilidad urbana y medioambiental: valoración de la proximidad de las zonas verdes, equipamientos y servicios en la ciudad de Zaragoza y en 2014, Valoración de la proximidad de equipamientos, servicios y zonas verdes en Zaragoza y georreferenciación del eje Av. Madrid-Conde Aranda-Coso-P.S. Miguel, analizan desde diversos puntos de vista la proximidad de todos los equipamientos y servicios públicos a la población como puede verse en el ejemplo siguiente:

Ejemplo equipamientos y población

Los resultados del indicador de estado A5. Calidad del aire en la localidad, indican que los 365 días del año presentan buena calidad del aire para los contaminantes ozono, monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno. Sin embargo, las partículas PM10 superaron ocho días el valor límite promedio diario aunque, de todos modos, se cumple la legislación ya que el número de días con superaciones del valor límite promedio diario permitidos son treinta y cinco. Como se apuntaba en 2013, nuestra situación de desventaja respecto a la mayoría de los países europeos, caracterizados por precipitaciones más frecuentes y abundantes dificulta este cumplimiento.

En cuanto a los indicadores locales específicos, se han actualizado todos los indicadores de agua, residuos, movilidad, y económicos, además del indicador En 1, consumo total de energía y del Indicador P1 que refleja la participación en programas de educación ambiental, y de cuatro de los cinco indicadores globales.

En los indicadores de agua no hay cambios importantes y continúa, en general, la habitual evolución positiva. Así, continúa reduciéndose tanto el volumen de agua captada para su potabilización (58,8 hm3) como el consumo doméstico de agua por habitante (97,5 l/habitante.día), parámetros que alcanzan ambos los valores más bajos desde 2005.

En cuanto a los residuos, disminuye la entrada de los domésticos en el vertedero y también la recogida selectiva global aunque continúa aumentando la recogida de envase ligero y de vidrio.

El indicador global G5. Usos del transporte público, mide la evolución del transporte colectivo de la ciudad, y otro indicador de movilidad, el Indicador Local Específico M1, Movilidad en bicicleta, analiza el aumento de longitud del carril bici y el conjunto de las actuaciones de promoción, regulación y mantenimiento para el fomento de la movilidad en bicicleta. Del análisis de ambos se desprende una evolución adecuada de la movilidad de la ciudad.

Los demás indicadores no se han actualizado porque tienen establecidas frecuencias de actualización superiores al año y no corresponden, el caso más habitual, o por la imposibilidad de obtener los datos correspondientes.

Como en años anteriores, no ha sido posible disponer de los datos necesarios para actualizar los indicadores sociales por lo que, a partir del año próximo, se pretende redefinir estos indicadores de modo que puedan ofrecer información de la situación actual y de su evolución en temas de pobreza, precariedad de vivienda y otros como la pobreza energética.