Ayuntamiento de Zaragoza

Deporte

La Milla Urbana Delicias cumple este sábado 35 años con espectáculo garantizado

04/09/2018.

La prueba repite su formato nocturno, gracias a los Presupuestos Participativos de la Junta Municipal de Delicias

Este sábado 8 de septiembre llega de nuevo fiel a su cita la Milla Las Delicias, una de las pruebas más atractivas del calendario atlético aragonés, que hoy ha sido presentada en el Ayuntamiento de Zaragoza. Miles de aficionados y aficionadas se acercarán una vez más a la Vía Univérsitas de Zaragoza para animar a los atletas en la finalización de una larga temporada, este año culminada por el Campeonato de Europa celebrado en Berlín en agosto.

La prueba, que alcanza este año su XXXV edición, se puede considerar la decana de la distancia en España y se disputa como acto estrella de las fiestas del barrio zaragozano de las Delicias. La dirección técnica corre a cargo de la Sección de Atletismo del Stadium Casablanca y cuenta, como de costumbre, con la organización de Zaragoza Deporte Municipal, el patrocinio de IberCaja y El Corte Inglés.

Se mantiene el atractivo y espectacular formato nocturno con iluminación especial. Esta modalidad se recuperó en 2017 gracias a los Presupuestos Participativos de la Junta Municipal de Delicias, y en este 2018 se repite a través de la misma iniciativa.

La Milla Las Delicias fue el trampolín de lanzamiento de atletas jóvenes como fue el caso del campeón olímpico en Barcelona Fermín Cacho, los hermanos García, Víctor Rojas, Zulema e Iris Fuentes Pila o el escaparate donde se exhibieron estrellas como Marta Domínguez, el doble campeón olímpico de maratón Abel Antón, la ex plusmarquista nacional de 1.500 Maite Zúñiga y los mejores aragoneses del momento como Montse Abelló, Conchita García y los anteriormente citados Carlos y Roberto García.

Al celebrarse la carrera en una céntrica avenida de doble dirección y abundante tráfico, la organización se esfuerza en preparar el circuito con doble vallado interior y exterior, con el mínimo margen posible de tiempo, con objeto de interrumpir lo mínimo posible a los usuarios de la vía.