Cultura

Mariposas de arcoíris: fotografía

HORARIO

Lunes a viernes de 9,00 a 21,00 h. Sábados de 9,00 a 14,00 h.

Biblioteca Ibercaja Jose Sinués
Paseo Fernando el Catolico, 1-3
Teléfono: 976 359 887

Del 10 de Enero al 31 de Marzo de 2017

Web de referencia: obrasocial.ibercaja.es/cultura/zaragoza/exposicion-mariposas-de-arcoiris

Organiza: Obra Social Ibercaja

El Grupo Fotomanía expone en la Biblioteca Ibercaja José Sinués.
 
 En el siglo XVII, en Irlanda, estaba prohibido matar las mariposas blancas. Se creía que eran las almas de los niños inocentes y puros que habían fallecido.
En muchas culturas (Mayas, Griegos y Egipcios) se atribuía a estas criaturas cualidades mágicas y se representaba con su figura a deidades y seres mitológicos dotados de alas (diosa Psiquis, Cupido, Rumina, ángeles, duendes, hadas o ninfas). En Centroamérica, África y Asia se identificaba a la mariposa con el Alma.
 
La fascinación que ejercen sobre el hombre por sus colores preciosos, su forma armoniosa, su vuelo elegante y delicado, su aspecto frágil, y su extraordinario ciclo biológico desde el diminuto huevo pasando por la fea y a veces tóxica larva (gusano u oruga), la misteriosa pupa (crisálida) hasta la esplendorosa fase adulta (mariposa o imago), hace de ellos una metáfora de la aspiración humana de ascender desde la penuria material, moral y estética hasta la gloria de la bella mariposa que vuela libre y se alimenta del néctar de las flores. En el cristianismo representan la resurrección y la inmortalidad.
 
En España vuelan 228 especies de mariposas (127 en el Moncayo) y unas 4.000 de polillas nocturnas. Su observación, fotografiado y posterior identificación mediante las guías de lepidópteros o las numerosísimas webs dedicadas a ellas son una delicia de las muchas que nos ofrece la Naturaleza.
 
La imagen de las mariposas sugiere a quien la contempla bondad, alegría, ligereza, libertad, fugacidad y fragilidad. Sin embargo, esta percepción de fragilidad no es totalmente cierta, pues algunas mariposas como la Monarca efectúan migraciones de cuatro mil kilómetros, desde Méjico a Canadá, en varias generaciones. Lo mismo ocurre con la Cardera, que viaja desde África tropical hasta el Círculo Ártico (14.400 km. en seis generaciones) atravesando España. Hay especies efímeras que viven unos pocos días, y otras más longevas que llegan a durar hasta un año.
 
No es necesario, aunque sea útil, conocer todo esto para disfrutar de la observación de las mariposas. Sólo  necesitáis salir al campo, pasear plácidamente y transitar prados floridos, riberas de los ríos y laderas soleadas donde estas princesas bailarinas del aire danzan sobre las flores, ataviadas con sus mejores galas nupciales.
 
Hacedlo y alcanzaréis las mismas o aún mejores satisfacciones que nosotros, los aficionados autores de la exposición: Raimundo Ponz, Emilio Auré, Manuel Muñoz, Jose Manuel Betes, y Julián Bernal, conseguimos en nuestros safaris fotográficos tras estas maravillosas criaturas. Dejaos seducir por estas bellas hechiceras que, como el arco íris, parecen intangibles seres de luz y armonía que estén hechas de la misma materia que los sueños.

ENTRADAS

Gratuita

TU OPINIÓN NOS INTERESA

Actualmente no existe ningún comentario