Cultura

Por el Andador "D" y "C" hacia el Andador de la Fosa Común

Regresamos de nuevo al Cementerio Antiguo y nos dirigimos por el andador "D" en dirección oeste. Nos desviamos por el primer camino de tierra a la derecha en dirección norte, jalonado de esbeltos y aromáticos cipreses, hasta el cruce con el andador "C". Aquí encontramos tres espléndidos panteones pétreos de fines del siglo XIX. El panteón de las familias Ascaso y Moncasi (cuadro 20, 1892) obra del polifacético arquitecto Félix Navarro, es concebido como un baldaquino clasicista con un gran arco de medio punto a cada lado. Frente a la sobriedad y pureza de líneas de éste, contrasta el gusto alambicado del panteón de la familia de Antonio García Heriz (cuadro 28, hacia 1890), que nos recuerda la forma de un sagrario goticista, con abundante simbología funeraria. Más reducido y contenido es el panteón de los Marqueses de Montemuzo (cuadro 32, 1890), en el que destaca un pequeño grupo de ángeles orantes, de bella factura. Esculpidos por Buzzi y Gussoni, escultor y ornamentista italiano afincado en Zaragoza.

Avanzamos algunos metros más por el andador "C" hasta el cruce con el andador adoquinado. Un ancho vial en el que llama la atención el hecho de que la mayoría de los panteones tienen grandes cruces en piedra. Representativo de esta tipología es el panteón de la familia de Franco y López (cuadro 32, 1896), con una disposición radial de las tumbas y una compleja y ornamentada columna, rematada por una cruz con halo.

Enfilaremos ahora este andador hacia el lado derecho en dirección norte, en él encontramos panteones de sencilla estructura con algunas obras ornamentales de interés, como una cabeza de Cristo muerto con corona de espinas, relieve en mármol del escultor Félix Burriel, en el panteón de la familia Irrisarri-Villuendas (cuadro 44, 1930). Al llegar al cruce con el Andador de la Fosa Común, que seguiremos luego, podemos continuar por el mismo andador y acercarnos hasta el cementerio alemán, que podremos ver tras una valla metálica ya que tiene entrada independiente desde el exterior. También el moderno y acertado panteón de la familia del arquitecto y pintor Santiago Lagunas, resuelto en ladrillo rojo. Y un maltrecho panteón con esculturas de hierro fundido (cuadro 8, hacia 1890), que representa a Cristo en la cruz y la Virgen. Realizado en las afamadas fundiciones Averly.

Retornamos hasta el Andador de la Fosa Común.