Cultura

Peirón conmemorativo del Bicentenario de la Liberación de Zaragoza

Autor/es
GAZOL, Jesús(Escultor), NAVARRO, Rafael(Pintor)
Emplazamiento
entorno del balcón de San Lázaro, entre el Puente de Piedra y la calle de Sixto Celorrio
Periodo
[2001-] Siglo XXI
Colaboradores
Pablo POLO (diseñador), Pedro José TORRES y Antonio PER (maestros albañiles)
Materiales
Ladrillo (pedestal), cerámica (placas) y hierro (cruz del remate)
Dimensiones
4,30 altura x 1 anchura x  1 m. profundidad
Cronología
2013
Promotor
Asociación de vecinos del barrio del Arrabal en Zaragoza
Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Inscripciones
Bajo la representación de la voladura del puente de piedra podemos leer: VOLADURA DEL PUENTE DE PIEDRA - 9 DE JULIO DE 1813
Bajo la representación del episodio de la "Sublime puerta" encontramos las palabras: SUBLIME PUERTA - ARRABAL-(BELMAS)-18-02-1809
Bajo la interpretación de la vista de A.Van der Wyngaerde centrada en la iglesia de Altabas se lee: IGLESIA ALTABAS- (A. VAN DER WYNGAERDE)-1563
La última placa cerámica contiene únicamente el siguiente texto: Z 2013 EN RECUERDO DE LA IGLESIA DE ALTABAS AQUÍ UBICADA, DERRUIDA EN LA VOLADURA DEL PUENTE DE PIEDRA EL 9 DE JULIO DE 1813, EN LA SALIDA DE LAS TROPAS FRANCESAS, PONIENDO FIN A LOS SITIOS DE ZARAGOZA. TESTIMONIO DE HEROICIDAD Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA, EJEMPLO DE FE Y LUGAR EMBLEMÁTICO EN LOS SITIOS. LOCUS ISTE SANCTUS EST. ZARAGOZA 9 DE JULIO DE 2013, BICENTENARIO DE LA LIBERACIÓN DE ZARAGOZA. PARROQUIA DE ALTABAS- A.VV. TÍO JORGE ARRABAL- A.C. LOS SITIOS- A.VOL. DE ARAGÓN- A.C. ROYO DEL RABAL.
Biografía del Representado
El episodio de "La Sublime Puerta" es uno de los más trágicos de los Sitios de Zaragoza. Los defensores de la ciudad sujetaban la puerta de la iglesia de Altabas, que los franceses tumbaron varias veces y que, cada vez, se volvía a levantar del suelo, empujada por docenas de personas que se negaban a rendirse. La caída de esta posición y del convento de San Lázaro, supuso la rendición de los más de dos mil defensores del Arrabal, la primera que conseguían los franceses tras sesenta días de asedio.
También fue este barrio el punto por donde salieron los invasores. El 9 de julio de 1813, ya entrada la noche, las tropas francesas abandonaban Zaragoza poniendo así fin al largo periodo de ocupación. En su marcha dejaban tras de sí una ciudad deshecha. Con intención de retrasar a las tropas españolas en su persecución, el ejército francés todavía dejaría una última cicatriz para el recuerdo, la voladura de la arcada norte del puente de piedra. Se ponía así fin a los Sitios de Zaragoza, hecho que doscientos años más tarde se conmemoró con la inauguración de este peirón de cuatro caras, que recuerda la liberación de Zaragoza y  refleja en tres cerámicas episodios históricos para el barrio del Arrabal durante Los Sitios.
Crónica

Este monumento conmemorativo se levantó en el extremo norte del puente de piedra con motivo de la conmemoración del Bicentenario de la Liberación de la ciudad de Zaragoza. Encargado por la Asociación de Vecinos del Barrio del Arrabal, y subvencionado por sus vecinos, fue creado de manera altruista por sus autores.

El diseño de Pablo Polo partió de dibujos que reflejaban peirones a la entrada y salida de las poblaciones. Sigue la estructura tradicional de este tipo monumental, un zócalo conformado por dos pequeños escalones que lo rodean por todas sus caras, un cuerpo paralelepípedo de cuatro caras en el que se abre un hueco para la memoria de lo acontecido a través de cuatro placas cerámicas (una en cada cara), y un remate formado por una cruz de hierro. El cuerpo del peirón en su parte media está adornado con un motivo estrellado en relieve que quiere imitar la decoración mudéjar y que se repite en cada una de sus caras. Sobre este motivo encontramos las cerámicas antes citadas; cabe destacar que las escenas representadas fueron inspiradas en grabados de la época, y hechos destacados del barrio del Arrabal durante los Sitios y la posterior ocupación francesa. En concreto, tres de las cerámicas, reflejan episodios históricos del barrio del Arrabal y los acontecimientos de Los Sitios y una última con finalidad explicativa narra lo que allí se conmemora y quienes lo han hecho posible.

La primera escena recoge una vista del primitivo templo de Altabás, sugerida de la obra de Anton Van der Wyngaerde, dibujante que recorrió España en el siglo XVI y que inmortalizó para la historia una vista de la ciudad de Zaragoza de este siglo. La segunda escena recuerda el episodio histórico de 'la Sublime Puerta', ocurrido en la iglesia de Altabás, el día 18 de febrero de 1809. Se muestra a los defensores luchando por mantener la puerta en pie, y a sus predecesores que yacen muertos a sus pies. Este hecho queda también recogido en un altorrelieve del Monumento a Los Sitios, en el que se inspira. La tercera representa la voladura del Puente de Piedra el 9 de julio de 1813, con la que los franceses pretendían frenar su persecución. En la cuarta placa cerámica se puede leer un texto que explica lo que en él se conmemora y nombra a las asociaciones que han hecho posible la obra. La obra se culmina siguiendo la tradicional estructura de los peirones, con una cruz de hierro forjada que se alza sobre un tejadillo a cuatro aguas.

Comentarios

El peirón rinde homenaje a acontecimientos acaecidos en el barrio, encajando por tanto a la perfección con el entorno: el punto de salida de la ciudad de las tropas francesas y los trágicos acontecimientos que previamente en este lugar se habían vivido.

Lejos de los grandes monumentos que con motivo del centenario de los Sitios se alzaron o proyectaron en la ciudad, el peirón del Bicentenario recoge un discreto testimonio del recuerdo. Plenamente armonizado con su entorno, esta solución monumental tradicional, tan típicamente aragonesa, también en sus materiales, resulta muy original en un contexto urbano, ya que pese a la notable presencia que este tipo monumental tiene en tierras aragonesas, la ciudad de Zaragoza no contaba con ninguno.

Obra de participación plural, firmemente anclada al pasado a través de su tipología y su reinterpretación de figuraciones de la época que representa, evoca también aires nuevos en determinadas soluciones, como el tratamiento etéreo de la cruz de forja que lo corona o la violenta pincelada que narra los trágicos acontecimientos, sustituyendo así, con coloristas pinturas, la tradicional hornacina que ocupa habitualmente este espacio.

Sin duda el origen de esta obra, que subyace en la participación ciudadana y en la colaboración altruista de sus creadores, no hace sino reforzar el espíritu que pretende transmitir. El pueblo de Zaragoza celebrando la paz alcanzada, tras cinco años de lucha, sufrimiento y ocupación, a los que se puso fin precisamente en este punto de la ciudad.

Autor de la Ficha
Ana CLAVERÍA PASCUAL
Bibliografía
  • Europa Press  "El Arrabal inaugura el peirón conmemorativo del Bicentenario", 8 de julio de 2013.
  • ARMILLAS VICENTE, J.A., Historia de Zaragoza. La guerra de la Independencia y los Sitios, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza y Caja de Ahorros de la Inmaculada, 1998.
Clave Iconografía
Hombres
Clave Materiales
Arquitecturas, Cerámica, Metal
Clave Temática
Milicia, Política